Fotografías para recordar que las mujeres solas también son hermosas
Fotografía

Fotografías para recordar que las mujeres solas también son hermosas

Avatar of Geovanni M

Por: Geovanni M

7 de diciembre, 2016

Fotografía Fotografías para recordar que las mujeres solas también son hermosas
Avatar of Geovanni M

Por: Geovanni M

7 de diciembre, 2016




Uno busca la palabra soledad en la computadora. En seguida, la palabra se convierte en enunciado porque el sujeto que anda sin verbo está muy mal del predicado. Uno busca de nuevo: fotografías de la soledad. No se convence. Las imágenes circulan frente a sus pupilas como si se tratara de una autopista de imágenes impactándose entre ellas. Uno sonríe, por fin encontró algo que le sorprende y comienza su descripción.

Se observa la posición de la cabeza en una modelo, ligeramente inclinada hacia su derecha. El cabello cae sobre su frente y hombros sin impedimento aparente. Se repara en el gesto de sus brazos, entrelazados hasta los dedos como parte de una misma pieza. Las piernas, extendidas sobre la cama, reposan envueltas en una falda larga que apenas permite se asome una parte de los pies.

Se mira la habitación donde la mujer descansa. La caja de cartón al otro lado de la cama, el abandonado sostén que pende de la silla o la secadora de cabello debajo del buró parecen seguir una desmesurada armonía. Es necesario pausar, aún persiste la imagen de un elemento en este retrato que poca atención se ha merecido, o ¿acaso la mirada que el peluche devuelve a la mujer es perceptible a primera instancia?

En esta habitación la soledad sonríe.

mash bits fotografías

mash bits fotografías

mash bits fotografías

Las imágenes ilustran el abanico de posibilidades desprendidas de una actitud o un objeto. Un diálogo convenido entre las mujeres que aparecen en ellas con el entorno que se mueve a su alrededor sin mayor escándalo que el silencio del instante. Son situaciones de reflexión e inmovilidad (al interior o exterior del lugar manifiesto durante la serie de imágenes),
donde la belleza adquiere forma y corresponde el flash de la cámara fotográfica. 

mash bits fotografías mujeres

mash bits fotografías mujeres

mash bits fotografías mujeres

mash bits fotografías mujeres persiana

mash bits fotografías mujeres

Mash Bits es el sitio electrónico que reúne estas imágenes. Retratos de mujeres en donde la soledad resulta un catálogo de actividades didácticas con infinitas representaciones. Un crisol de escenarios en los que la mujer no necesita ser linda, correcta, doméstica, ni mucho menos una "linda señorita". Por el contrario, se apuesta por la hilaridad. La espontaneidad de las reacciones que no están sujetas al guión escrito ni a la absurda planificación del comportamiento. 

mash bits fotografías

mash bits fotografías

mash bits fotografías

Se trata de un diálogo pictórico. Una conversación entablada en las expresiones que adquieren tanta emotividad y no precisan maquillaje. La fuerza se refleja en los gestos, la postura: la locura de la premeditación capturada por la velocidad del obturador.  Las mujeres se muestran, pero también se insinúan, se lanzan, se adhieren a las reglas únicamente para destruirlas y hacerlas de nuevo. Sin reproches ni consideraciones.

A su antojo.

mash bits fotografías mujeres church I

mash bits fotografías mujeres

mash bits fotografías

mash bits fotografías

mash bits fotografías

Las fotos ilustran una actitud, no sólo un aspecto físico. Una forma de ser acorde con la soledad. Una soledad plagada de rutas por explorar. Emociones que logran retratar las andanzas y tropiezos de mujeres sin pánico a las alturas. Mujeres que entienden la soledad como un un atributo que se convierte en formación propia. La desinhibición de una libertad conquistada todos los días, sin reposo ni atraso. Porque la belleza de la soledad no tiene edad. Lo mismo sucede parte a los 20 años o a los 90.

La soledad no sabe de números.

Tampoco de fealdades.

mash bits fotografías

mash bits fotografías

mash bits fotografías

mash bits fotografías

mash bits fotografías

Uno vuelve los ojos sobre el cursor que parpadea en la pantalla. Esta vez, la palabra en la computadora no necesita buscarse. Uno comprende que la belleza también aparece en los juegos de imágenes menos pensados. Conducidos por el vértigo de no llegar a ningún sitio, la soledad poco a poco se convierte en un lujo. Una búsqueda y al mismo tiempo un exilio en el que el la destrucción del mundo, ocurrida cada día en las pequeñas cosas, siempre deja lugar a la hermosura. Uno sonríe. Uno mira de nuevo las imágenes y apaga la computadora. Uno aspira de golpe el último aliento del cigarro y de pronto se eleva con el humo hasta desvanecerse en sus pensamientos.






Referencias: