Fotografías que muestran que ir a un concierto es de las mejores experiencias que puedes vivir
Fotografía

Fotografías que muestran que ir a un concierto es de las mejores experiencias que puedes vivir

Avatar of Alex R. Myrt

Por: Alex R. Myrt

11 de mayo, 2016

Fotografía Fotografías que muestran que ir a un concierto es de las mejores experiencias que puedes vivir
Avatar of Alex R. Myrt

Por: Alex R. Myrt

11 de mayo, 2016


Todo un ritual que se ofrece a los representantes del sonido durante su presentación, un Mosh Pit, Slam, un remolino de gente, una manta gigante o el coreo de canciones estruendoso, son el espectáculo frente al show en el que el público se convierte en uno solo.

Todo comienza con ganas de encarnar la energía que desprende un show de alguna de nuestras bandas  favoritas, la conciliación va de un trato violento pero consciente que consta de más o menos en sumergirse metafóricamente en una lavadora… Está de más mencionar que estará completamente fuera de lugar que saques a tu satán interior, solamente porque fuiste golpeado en la cara -como todos los demás-, eso es lo que mantiene a la violencia en armonía: sólo las ganas de sentir el poder sonoro.

Para nada un acto colectivo como un mega baile es un rompe vibras en un concierto, obvio si lo aplicas en una sala de conciertos en la que necesariamente tengas que estar sentado y toque alguna sinfónica, aunque probablemente esto será algo que nunca olvidarás; sin embargo, si hablamos de un concierto de Megadeath, Tokyo Ska Paradise o AC/DC te hallaras entre una corriente incontrolable de eufóricos extraños que se convertirán, quizá, en tus mejores colegas.

El ritual no necesariamente se apega un dark punk desquiciado, la verdad es que muchas bandas en el escenario logran concentrar una buena cantidad de energía para que algo así esto ocurra y aunque muchos escépticos esnobistas del underground dirán que eso sólo ocurre en las tocadas de Hardcore, Punk, Metal (y todos su derivados) eso no es del todo cierto.

De Woodstock para Coachella, Glasbonbury o Big Day Out se ha mantenido siempre la tradición de hacer alguna locura que vuelva memorables a estos festivales, además de sus excelentes carteles,  lo que hace que la gente se vuelva loca por estar ahí, es por eso que aquí y ahora más que nunca aplica una premisa como "En un buen slam se rompen géneros". 

Estarás a salvo siempre y cuando te mantengas fuera de la rueda viendo al caos frente a ti, con suerte no serás empujado ya que la corriente es fuerte, nadie quiere ver al mundo arder y quedarse fuera, así que para que no te quedes sin concebir visualmente lo que es un espectáculo de esta magnitud, te dejamos una galería de imágenes que ilustran lo mejor de un la locura colectiva en un concierto. 

Reading Festival, London 2012
 
Sólo dales la espalda y abraza a tu novia, si no quieres ser parte, ser espectador no te asegura una participación pasiva. 

Punk y metal fans en el Reading Festival, Reino Unido, 2012.

Bestival 2015 en la Isla de Wight

¿Por qué usar a la gente de colchón si puedes llevar, literal, un colchón? ser arrastrado por la corriente de manos al aire debe ser una experiencia inolvidable. Aquí la prueba de que se ha intentado sin ser el atractivo principal del escenario. 

A veces en un festival de música se emplea tanta energía que uno necesita acostarse, de ahí el colchón inflable.


Pyramid Rock Festival, Phillip Island, Australia 2009

Cuando la lluvia no responde al invoco presencial de cientos de personas, tendrá que intervenir el humano y refrescar a todos dándole vida a los agobiados por el sol, sin duda puede ser la cereza en el pastel 

Un poco de refresco en medio de un festival caliente. Pyramid Rock Festival, Phillip Island, Australia 2009.

Glastonbury Festival, Reino Unido

Todo un parque de diversiones es lo que deja la lluvia después de caer sobre un festival o el concierto más eufórico en el terreno adecuado y con el clima perfecto, he aquí el éxtasis al que se podría llegar si nos dejamos llevar un poco. 

A veces a la banda se le lanza barro, no sabemos si como señal de aprecio o justo lo contrario.

Peaches actuando en directo y caminando por encima del público en Amsterdam en 2015.

No hay energía más pura que la que recibe un mar de gente cuando los ídolos se lanzan sobre ellos para llevar la catarsis musical a una experiencia mística, Peaches pone el ejemplo en esta fotografía. 

La cantante Peaches actuando en directo y caminando por encima del público en Amsterdam.

Marquee de Londres en 1992

Podrás utilizar cualquier elemento del escenario para llevar la locura hasta su máximo punto de expresión, el escenario o el público mismo sin duda te orillaran a liberar a la locura completa siempre en sintonía. 

Un participante salta con los pies por delante en el concierto Godflesh.

Glastonbury 2010
 

Si eres hábil y constantemente realizas el ritual serás una experta o un experto, tanto que hallarás tiempo para todo en medio del caos podrías freír un huevo o ¿por qué no? maquillarte. 

Una chica se maquilla en el festival de Glastonbury. En medio del caos esta joven encontró tiempo para arreglarse un poco.

Festival en el Reino Unido en 2012

Un real espectáculo el que se vive dentro del remolino, podrás ver de todo y sentir de todo, golpes, caricias, roces, maromas y hormonas desprendiendo de los cuerpos locos por vivir. 

Mortal hacia atrás en el Reading Festival en el Reino Unido en 2012.

Sonisphere en el Reino Unido en 2009

Guardar el recuerdo de un mosh pit en tu cámara siempre será algo bueno; sin embargo, si no estás preparado, puede que no obtengas una buena foto y hasta pierdas tu dispositivo. Por otro lado, si eres muy atrevido, tendrás una buena foto que concentre la energía y le añada ese movimiento desintencionado que no expresa nada más que ajetreo y locura. 

Apretaditos en un festival de música de Sonisphere en el Reino Unido en 2009.

Big Day Out en Australia

Nunca olvides que no eres de hule, estarás expuesto a todo tipo de daños, más vale ser consciente de que entrarás al dolor y la diversión, pero sin duda todo valdrá la pena (siempre y cuando te recuperes) entonces podrás reírte de ello y recordar tu primera gran caída de la cual te levantaste -te perdiste el toquín- pero sobreviviste. 

un concierto


**

Te puede interesar:

Top ten, festivales de música en el mundo

Los mejores 27 festivales al rededor del mundo 


Referencias: