Fotografías que nunca tomarás cuando vayas de viaje

jueves, 5 de enero de 2017 11:16

|Julieta S



¿Qué es lo primero que deseas visitar cuando vas a la India, Nueva York, París o Brasil? Seguramente dirás los mismos sitios que un millón de personas: el Taj Mahal, la estatua de la libertad, la torre Eiffel y el Cristo Redentor respectivamente. Porque sin querer sólo conocemos esos lugares clichés del mismo modo básico en el que pensamos que se comportan distintas naciones: franceses románticos y con bigotes largos, mexicanos sentados al lado de un nopal desfallecidos por la flojera o alemanes estrictos que sólo buscan apoderarse del mundo.

expectativa y realidad torre eiffel
Vemos la superficie de lo que existe. Sólo observamos lo que el resto menciona. Nos queda bien la frase de Carl Jung "todos nacemos originales y morimos copias" porque de miles de sitios que podemos ver, sólo nos interesa reproducir las mismas fotos que el otro, conocer lo que los demás saben, tener tema de conversación para las largas reuniones en las que sólo buscas la empatía del otro:

–¿Has ido al Coliseo Romano?
–Por supuesto, uno de los lugares más impresionantes que visité en Europa.

sitios cliche
El que escucha intenta encajar en la conversación... si no ha ido, queda fuera de la plática. No hay nada qué agregar ni cómo justificar la ignominia de ir a Europa para perderse tremendo lugar. Si tenemos la oportunidad y el Internet lo permite, mostramos algunas fotos de nuestro viaje para hacer más que evidente que estuvimos ahí.

Oliver Curtis, cansado de ver las mismas fotos de las atracciones principales de diversas partes del mundo. Comenzó su proyecto "Volte-face" desde 2012. En él nos muestra todo menos lo que el resto del mundo observa. Así, logra crear una perspectiva completamente distinta de los sitios que todos conocemos al menos en cientos de fotografías de las redes sociales. 

 

 


A cualquier sitio que viaja, planea recorridos a sitios históricos y monumentos que se han convertido en los principales puntos turísticos. Ya en el lugar, le da la espalda a la atracción que millones de personas observan para encontrar algo más que le sirva para una fotografía diferente. Esta imagen, idealmente, debe reflejar la historia del lugar y mostrar algo nuevo sobre él.

 


En una entrevista con la publicación "Slate", Curtis relató cómo selecciona la escena que retratará: "En algunos casos surge de inmediato. Sitios como el Vaticano, me permiten encontrar muchas tomas que son evocativas y me permiten darle un giro de 180 grados al lugar que retrato. Otros son mucho más difíciles y tengo que caminar alrededor durante horas o volver al siguiente día para encontrar algo. Eventualmente ocurre algo interesante. Los soldados marchando a las afueras de Chile o un joven caminando debajo del Lincoln Memorial. Así comencé a notar el propio discurso de mis imágenes".

 


Uno de los descubrimientos que hizo Curtis con su trabajo, es lo que hay detrás del glamour. Esas personas que también se aglutinan en los sitios turísticos pero lo hacen para ganarse la vida: conserjes, guardias de seguridad, vendedores. Así, de un modo bastante sutil los añade a sus imágenes para darles el reconocimiento que merecen.

Las fotos que nadie toma no lucen con el mismo glamour que las que siempre vemos en Internet. Lo que hay detrás son botes de basura, restos de aquellas construcciones arqueológicas que no son tan visitadas, las huellas de un tractor que acabó con el aura de una viaja época que se encontraba en el lugar o un hondo precipicio que nadie puede cruzar.

 

 


Toda oportunidad de revelar algo fresco sobre esos sitios inherentemente viejos, se convierte en el trabajo diario de este fotógrafo quien con 24 tomas deja claro su discurso: ver más allá de los grandes sitios turísticos y darnos cuenta de que al lado del gran glamour, el mundo cotidiano invade lo que nadie ve. 

 

 

 

 

 


Creemos que la expectativa luce igual a la realidad pero en pocos casos esto sucede. Si quieres conocer algunos ejemplos, puedes ver nuestro artículo "Fotografías que muestran la expectativa y la realidad de viajar por el mundo" y en lugar de visitar las grandes urbes, viajar a los "Destinos más olvidados del planeta".


**

Si quieres conocer más del trabajo de Oliver Curtis, da click aquí.





TAGS: Destinos
REFERENCIAS:
Julieta S

Julieta S


  COMENTARIOS