Fotografía

Fotografías que prueban que ser skinhead no tiene nada que ver con ser fascista

Fotografía Fotografías que prueban que ser skinhead no tiene nada que ver con ser fascista



Skinheads

Puede que haya sido muy joven todavía, pero eso no me impide recordar con claridad; la juventud de aquella época (estoy hablando de los años 60) en los pueblos ingleses vivía una realidad muy distinta a lo que Estados Unidos de Norteamérica experimentaba o a lo que se mostraba melosamente en la televisión. La verdad que circundaba a la adolescencia de ese entonces estaba plagada de olor a industria y sudor mal pagado. El futuro, para no perder la costumbre, era tan incierto o más que hoy.

La nouvelle vague francesa, el existencialismo y el R&B americano eran cosa de todos los días; muchos de estos jóvenes, que en un principio pudieron ver un porvenir más o menos labrado por los negocios de sastrería que llevaban sus padres, tuvieron que emplearse posteriormente en oficinas, tiendas o fábricas dada la complicada situación de supervivencia que se atravesaba.

Skinheads

Skinheads

Esto no quiere decir que todo haya ido mal, que la economía familiar no hubiera dado lo necesario, pero esos chicos que en algún momento se pudieron haber pensado como herederos de la llamada clase media que ascendía, tuvieron que girar su mirada a un nuevo sistema que oprimía a más estratos sociales que los que alguna vez se pensó.

Los mods, como eran llamados estos trabajadores de corta edad, sin importar esta situación de esfuerzo constante, no perdían oportunidad de ir generando una cultura que pudiesen llamar propia, lejos de la cursilería y el encanto con que se intentaba retratar a otros sectores de la población. El jazz, el ska y el bluebeat fueron ganando terreno gracias a la convivencia diaria que los británicos de la clase trabajadora tenían con los inmigrantes caribeños; la vestimenta también se hizo característica bajo esa necesidad de prendas que fueran funcionales tanto para la vida personal como para la laboral.

Skinheads

Skinheads

Fue así como veladamente, con botas industriales, pantalones cortos y ceñidos, playeras, tirantes y un cabello en extremo corto, tanto en hombres como mujeres (de acuerdo a los estándares del trabajo y contraideales hippies), se creó una nueva identidad que poco a poco se autonombraría como skinheads. Cabezas descubiertas por un orgullo obrero que les distinguía como fuerza cultural y una mente al aire frente a las utopías con las que otros jóvenes soñaban.

Con el paso de los años, la apariencia de los skinheads se tornó un tanto más radical y agresiva en contraposición a todas esas filosofías o perspectivas que llamaban al pacifismo; su gusto exacerbado por un mismo tipo de música (rudeboys) y vestimenta, así como por el fútbol y la resolución violenta de los conflictos, identificaron plenamente una actitud iracunda ante la sociedad, al mismo que respetuosa frente al trabajo.

Skinheads

Skinheads

Un culto al coraje, una idolatría al compañerismo y una lealtad al proletariado fue la ética que se resumió estrictamente en un lema de “disciplina y trabajo duro”.

Por desgracia y justo en el momento en que el skinhead desaparecía como movimiento cultural, éste tuvo un renacimiento ante la comercialización del punk hacia los años 70 y 80, adoptando actitudes que nada tuvieron que ver con sus orígenes: golpear (incluso matar) a inmigrantes, homosexuales y adoptar ideales neonazis/fascistas/xenofóbicos. Su sentir ha ido mutando con el tiempo y, a la fecha, algunas organizaciones skinhead intentan luchar contra esas cabezas rapadas que abogan por una supremacía aria y honrar esos inicios interculturales de su rebelión.

Skinheads

Skinheads

Esa mente juvenil que intentó revolucionar a una sociedad y a un mundo, que liberó sus pensamientos más claros en cuanto a responsabilidad y lucha, fue un suceso que vimos caer en su propia destrucción. Lejanos ya de su franqueza cual grupo disidente, se dejó enfrascar en un momento que no le correspondía ni le atañerá nunca, en un acto irracional que se separa de sus verdades y sus compromisos.


***
Te puede interesar:

Libros para comprender el fenómeno skinhead

Fotografías que sólo un verdadero punk conoce





Referencias: