INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

12 fotografías para entender el embarazo adolescente en Nicaragua

16 de mayo de 2018

Diego Cera

A pesar de que sus miradas lucen llenas de esperanza, su entorno se ha encargado de llevarlas a un escenario violento y poco prometedor.



Desde hace poco más de un siglo, en el corazón de todo un continente se ha cocinado un mensaje de igualdad, paz y hermandad entre todos los americanos. Ese sueño que iniciaría José Martí después de escribir su célebre Nuestra América, sería la guía de toda la comunidad latinoamericana para demostrar que ante todas las adversidades los americanos del norte, sur, este y oeste, estaban dispuestos a unirse en contra de cualquier persona que quisiera hacerles daño; de esta manera se aseguraba que en todos los ámbitos existentes, los americanos se volvieran uno con sus hermanos.




Mas todo ello se quedó como un conjunto de páginas impregnadas de fantasía. Nos dejamos llevar por la ambición y el poder. Alguien de fuera propuso que nos mataramos y lo dejásemos a él a cargo de nuestras tierras y de paso nuestras vidas. Pero aún hay quienes piensan por sí mismos y no permiten este tipo de agravios y prefieren defenderse de aquellos cambios malévolos para ver a su pueblo volver a dormir con la calma de una puesta de sol. 




Aunque el coraje y la dedicación no lo son todo en la vida. De hecho, al no ser asumidas correctamente, estas dos virtudes del ser humano pueden volverse en su contra y causarles daños irreversibles o incluso la muerte. Los ejemplos más cercanos que tenemos fueron las guerras civiles que a finales del siglo pasado desaparecieron a un buen número de guerrilleros nicaragüenses que buscaban un mejor mañana para sus familias. 




Lamentablemente, esas familias que abandonaron hoy forman parte de una de las cifras más alarmantes en todo el país. Casi todas las mujeres en las comunidades donde provenían estos soldados, han caído en manos del olvido y la desigualdad social, sin maridos, padres o hermanos que vean por ellas; estas mujeres han caído en la trampa de otros hombres sin escrúpulos que las ven sólo como una especie de centros de entretenimiento de los que pueden entrar y salir sin ningún tipo de consecuencia.




Si bien no es la imagen de la América que Martí soñó en 1891, sí corresponde a la que Martin Bandzak ha retratado desde 2007 en las comunidades marginales de Nicaragua, en donde —frutos de violaciones, embarazos prematuros y una absurda negación religiosa ante los anticonceptivos— corren y juegan algunos niños con madres que bien podrían ser sus hermanas mayores. Lo cierto es que esta injusta sobrepoblación es sólo la punta de una montaña de problemas a los que estas mujeres se enfrentan todos los días.




Con la llegada de cada niño, se agrega un eslabón a una cadena de pobreza y desigualdad social que parece no tener fin. A la vez, esta carencia de recursos hace que los problemas de salud se vuelvan cada día más alarmantes, pues la falta de agua y comida realmente nutritiva, han provocado que cerca del 80 % de las muertes percibidas en estas comunidades se deben a complicaciones de salud como problemas renales o intestinales. Hasta ahora, los culpables de esta alarmante cifra de muertes y padecimientos —como si esto fuera el siglo XVIII— son las administraciones plantaciones de caña de azúcar, que utilizan pesticidas y fertilizantes tóxicos, que son realmente fáciles de absorber a través de la piel humana.




Jamás. Si artistas como Bandzak nos han prestado su mirada para darnos cuenta de esta situación, lo menos que podemos hacer por estas niñas y mujeres es eliminar todas las barreras que nos impiden comprender a los otros; salirnos de nuestras propias zonas de confort y aprender de una buena vez por todas que cuando una parte del continente se muere o pasa por una situación delicada, en realidad nos está arrastrando a todos consigo y está en nosotros hacer que esto no suceda. 


* *

Si quieres ver más fotografías de Martin Bandzak, puedes visitarlo en su sitio web.


TAGS: Fotoperiodismo fotografía documental fotografía en blanco y negro
REFERENCIAS:

Diego Cera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Songs That'll Wake You Up In The Mornings, Even If You Are A Robot... On Mars Las personas que se ponen rojas de vergüenza son más confiables Manteconchas, mantemuerto y donchas, los 3 panes que debes probar por lo menos una vez en en la vida Por qué los Testigos de Jehová no pueden recibir transfusiones de sangre Morbo, catarsis y otras razones por las que nos gustan tanto las bioseries 6 alimentos que comes en el desayuno y te hacen subir de peso

  TE RECOMENDAMOS