INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

15 fotografías intimas de la realidad que vive una prostituta todos los días

16 de diciembre de 2017

Diego Cera

Cuando hablamos de prostitución siempre vienen a nuestra mente las mismas imágenes: callejones oscuros, labios pintados, zapatos de tacón y sexo.



"Aventurera", "Belleza de cantina", "Noche de ronda", "Luces de Nueva York"; en México tenemos todo un repertorio musical dedicado a esa figura que, a pesar de estar siempre ante nuestros ojos, nos hemos negado a ver a través de los mismos. Preferimos, para no causar "molestia" a nadie, imaginarnos a una prostituta a través de canciones o leyendas urbanas antes que acercarnos a una realidad que para muchos es en extremo violenta por no decir turbia y un poco oscura. Alrededor de este oficio rondan historias poco favorables; en torno a sus protagonistas, la cosa se vuelve todavía más grave al asumir que quienes utilizan su cuerpo para ganar dinero son personas desviadas o enfermas.





Claro, siempre es mucho más sencillo criticar o mitificar a una persona antes de otorgarle ese carácter humano que por naturaleza le corresponde. Incluso si hablásemos específicamente de la prostitución, nuestros juicios y comentarios estarían determinados, casi de forma voluntaria, por ese imaginario que hasta hoy no ha hecho más que distorsionar la realidad de un grupo de personas que de la misma manera que lo haría cualquiera, luchas por sobrevivir a la vorágine de la cotidianidad.





Tras haberse visto rodeada por estos aires, Camille Melissa se dio cuenta de que la prostitución es una máquina de deshumanización como nunca había existido. Vistas como gente sin rumbo y portadores de todos los vicios que podamos imaginar, las prostitutas se han mantenido en pie de lucha constante para reivindicar su oficio y mostrarle al mundo que, detrás de todo el aire urbano, el sexo y las luces de neón a media noche, ellas no han dejado de ser personas que luchan insistentemente por un lugar digno de esta sociedad que sólo las abraza cuando necesita sentir amor.





A través de la plataforma Whoretography, Camille se ha dado a la tarea de recopilar testimonios y fotografías de estas mujeres que no piden nada más que ser tratadas de la misma manera que quienes, cada noche, acuden a ellas para gozar de sus servicios. Vamos, ser asumidas como personas y no como mercancía.


¿Pero por qué usar la foto para llegar a este fin? Melissa llegó desde Australia hasta el Reino Unido en 2005 para dedicarse específicamente a la industria del sexo. Sin embargo, pudo notar que cada retrato hecho a través de una cámara mostraba una imagen errónea de sus protagonistas.





«Aprendí cómo la fotografía puede tener un impacto negativo al presentar a las trabajadoras sexuales como personas diferentes y menos que otras personas».
—Camille Melissa





Las tomas que aparecen en la página ofrecen, en ese sentido, una mirada hacia la intimidad de estas mujeres para alejarlas —al fin— de ese escenario de callejones oscuros y faldas cortas. Se presentan ante nuestros ojos como personas con un trabajo que quizá no hemos terminado de comprender, pero que en favor de una convivencia mucho más sana tenemos la obligación de asumir como algo completamente natural y quitarnos de encima uno de los miles de clichés que se han multiplicado frente a nuestros ojos a lo largo de la historia.


TAGS: Fotoperiodismo Mujeres fotografía documental
REFERENCIAS: DAZED

Diego Cera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Cuento para reflexionar con los duros momentos que vive una víctima de violación Ignoring A Baby's Cry Might Be The Reason Why Some People Are More Aggressive Than Others Consejos para aflojar tus zapatillas nuevas Los métodos anticonceptivos más populares que debes conocer para vivir una sexualidad segura Cómo bloquear aplicaciones de manera fácil para que nadie invada tu privacidad 'Thriller' ya no es el álbum No. 1 de la historia.

  TE RECOMENDAMOS