Fotografía

Fotos que muestran lo que sucede después de la muerte

Fotografía Fotos que muestran lo que sucede después de la muerte

La muerte es el paso a lo desconocido y la fotógrafa danesa Cathrine Ertmann realiza su trabajo con base en la jornada que viven los muertos desde su deceso hasta su entierro.

El paso inevitable hacia la nula existencia, el  fin, el significado de no volver a ver a esa persona nunca, de no oír su voz, de alejarse por siempre de su ser para conservar tan sólo su recuerdo.  La persistencia de aquello que vivimos es lo único que nos queda. El olvido progresivo es una amenaza latente; el anhelo de una vida póstuma, la única esperanza de volver a verlo. La muerte provoca tristeza de no poder estar junto a alguien nunca más, desesperanza por descubrir la finitud de alguien que creíamos infinito y alivio al pensar que se encuentra mejor y descansa en paz.

después de la muerte

La muerte es el paso a lo desconocido y la fotógrafa danesa Cathine Ertmann realiza su trabajo con base en la jornada que viven los muertos desde su deceso hasta su entierro. Mientras conserva las identidades anónimas graba las etapas de la muerte, incluyendo las autopsias y los crematorios con gran detalle. La fotógrafa levanta el velo que mantiene en secreto todo lo que rodea al proceso póstumo. Logra un equilibrio perfecto entre lo gráfico y la calma.

Cathrine_Ertmann_front

Con la autorización del Instituto de Patología del Hospital Universitario de Aarhus, Ertmann tuvo acceso a la morgue, la sala de autopsias, el crematorio y la capilla de ceremonias. Ella observa similitudes entre nuestra estancia en el vientre materno y nuestra vida, y la transición de la muerte al adiós definitivo. Ambas son, en sus palabras, transiciones marcadas por la incertidumbre.

En sus sesiones fotográficas fue testigo de cuerpos en descomposición y relata una serie de hechos que, como parte de su objetivo tan simple, proporcionan pequeños momentos de alivio de la ansiedad que invade nuestra percepción de muerte en la actualidad. Según la fotógrafa, este miedo a la muerte se introduce en nuestra vida cotidiana y se refleja, por ejemplo, en una obsesión cultural por la juventud y la belleza.

Cathrine_Ertmann_hard

Para ella, las fases de la muerte como confrontación y reconciliación nos permiten reconocer el valor de nuestra vida. Bajo su lente, la vida humana se condensa en fragmentos: una mano, un cráneo, un mechón de cabello blanco; y todos se condensan en la solemnidad y ternura de una versión moderna de memento mori. Aquí, el personaje arquetípico e invisible de la muerte se hace visible, presentándose de una manera que es a la vez silenciosa y rotunda.

La única certeza posible en la vida es que un día moriremos. Esta es la única verdad indiscernible, lo único certero, y al mismo tiempo, la mayor incertidumbre que experimentamos porque nadie puede decir qué pasa después de perecer. Tal vez por eso es que nos es tan difícil hablar sobre la muerte, y probablemente por eso también se esconde, entre líneas en cuartos inaccesibles que sólo pueden ser visitados por especialistas que recorren un frío pasillo. ¿Qué pasaría si los viéramos en ojos propios? ¿Si tuviéramos una foto que retrate lo que creemos conocer? El cuerpo es perecedero, puede ser roto en pedazos, se vuelve rígido y frío, se pudre, y al final, es sólo el recipiente que habitamos mientras estamos vivos.

Su pecho no se mueve, sus células realizaron lo último de su trabajo, los mecanismos se han detenido y se hará más viejo. En el cuarto de 6 horas yace un hombre debajo de una bata. Antes de que pasen seis horas desde su deceso, un doctor lo examinará y buscará los signos de la causa de muerte: interrupción irreversible de la respiración y el trabajo del corazón, señales de muerte y rigidez. La campana nunca ha sido usada en la capilla en Aarhus, pero está allí de todos modos, para que la persona, bajo el ataúd pueda pedir auxilio.

Cathrine_Ertmann_6 hour room
Aquí, mujeres y hombres, niños y niñas yacen sobre hielo porque no tuvieron cuidado, porque fueron desafortunados, porque ya murieron. Esta mujer fue hallada muerta en su hogar. La autopsia confirmó que no fue víctima de un crimen. Pronto, su cuerpo será recompuesto, vestido y permanecerá en el ataúd.

Cathrine_Ertmann hombres y mujeres
El rigor muscular comienza entre cuatro y veinte horas después de la muerte. Comienza en el cuello y hace imposible el movimiento de las extremidades. Cuando alcanza el cuero cabelludo puede hacer que el pelo del cadáver se levante como carne de gallina.

Cathrine_Ertmann_man
En la capilla del Instituto de Patología del Hospital Universitario de Aarhus la muerte es aceptada. Aquí, ellos están vestidos con ropa elegante, su cabello está peinado y yacen en el ataúd para que podamos darles nuestro último adiós a esos que perdimos.

Cathrine_Ertmann_hands
En el crematorio los ataúdes son quemados. Las flores se quitan, pero los dibujos, las cartas y las fotografías acompañan al cuerpo en el horno a 450ºC. Toma aproximadamente una hora y media en transformar el cuerpo en cenizas. Si hay fragmentos de huesos son aplastados y las cenizas se ponen en una urna. Luego, la urna se coloca en un nicho o tal vez las cenizas son esparcidas sobre el mar.

Cathrine_Ertmann_chapel
En la pared cuelga una pancarta. En latín se lee: "Aquí los muertos ayudan a los vivos". Recuerda a los porteros la importancia de su trabajo cuando un cuerpo se diseca y los médicos determinan cómo una enfermedad ha matado a una persona. La autopsia es acordada con parientes del causante, salvo que el fallecido dé permiso mientras viva.

Cathrine_Ertmann_oven

Hay manchas azules y rojizas en el cuerpo. Estos hematomas son signos reveladores de que las células se han detenido y la sangre se ha apresurado a los puntos más bajos en el cuerpo. Una etiqueta en los dedos brinda la información esencial acerca de la persona fallecida.

Cathrine_Ertmann_banner
Durante una autopsia el cuerpo se abre desde el hueso púbico hasta la garganta. Todos los órganos en el pecho y la cavidad abdominal se quitan y son examinados después de que se realice el corte. El cerebro es removido del cráneo para ser examinado.

Cathrine_Ertmann_coser
Cuando la autopsia finaliza, la mesa y el piso son perfectamente limpiados con agua y jabón.

Cathrine_Ertmann_clean
Un hombre tiene su pelo peinado. Se encuentra en un ataúd y está vestido con una camisa y un suéter. No será visto por sus familiares, sólo tiene que verse bien hasta que la tapa del ataúd se cierre con tornillos pequeños.

Cathrine_Ertmann_peine

En la capilla, familia y amigo se despiden de la persona en el ataúd. Es la última vez que lo verán y la última que le dirán adiós. Un adiós para siempre.

Cathrine_Ertmann_family

***

¿Te has preguntado cómo se siente morir?


Referencia:

www.featureshoot.com


Referencias: