INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Poderosas fotografías de Guatemala antes y después de la erupción

4 de junio de 2018

Eduardo Limón

Una de las grandes bellezas en Centroamérica sufre. Éstas son las imágenes que buscan despertar un poco esa conciencia.



A unos 50 kilómetros de la capital de Guatemala se encuentra el Volcán de Fuego, uno de los estratovolcanes más impresionantes, seductores y activos en Centroamérica. Es sabido que sus erupciones suelen ser violentas y atemorizantes. De hecho, cuentan que el conquistador Pedro de Alvarado vio una de sus erupciones en 1524, corroborando el porqué de su nombre en la lengua originaria: Chi’gag, donde está el fuego.



A su alrededor, la región es conocida por su atractivo turístico. Se encuentra, por ejemplo, el departamento de Sacatepéquez, un pueblo que alberga a la Antigua Guatemala y declarada por la UNESCO, en 1979, Patrimonio Cultural de la Humanidad. Un rincón en Centroamérica que alberga una arquitectura renacentista sin igual, una Catedral de presencia barroca extraordinaria y un tejido colonial en su urbanismo, como es tradición en América Latina.



También destacan los departamentos de Escuintla, tropical y atiborrado de fincas impresionantes que quitan el aliento y que nutren a la región con café, cardamomo y caña de azúcar; además de Chimaltenango, un lugar de riquezas naturales y culturales que lo hacen uno de los destinos más visitados en Guatemala.





El pasado domingo 3 de junio, el Volcán de Fuego tuvo su erupción más violenta en 40 años; corrientes de material incandescente y lluvia de cenizas acapararon el horizonte guatemalteco. 




La generación de flujos piroclásticos —nubes ardientes que descienden del volcán— se desplazaron sobre la aldea Sangre de Cristo y el Municipio de San Pedro Yepocapa. Especialmente, la aldea de San José El Rodeo en Escuintla fue la más dañada. 




Familias y amigos han quedado sepultados por el material del volcán.




Al menos 25 personas murieron, se han detectado 46 personas gravemente heridas —varios con quemaduras de tercer grado—, son 1.7 millones los afectados y más de 3 mil personas han sido evacuadas.



Hasta ahora, hay personas desaparecidas. El Rodeo está prácticamente enterrado. 



Hay gente que logró escapar, pero asegura que muchos —incluso sus propias familias— no tuvieron oportunidad siquiera de reaccionar. Según testimonios, hubo quienes pudieron ver cómo la lava corría por los callejones. Siguiendo la cobertura periodística, se advierten cadáveres atrapados en la correntada —mezcla de lava y lodo—.



Se han implementado equipos de búsqueda.



También se han improvisado morgues.



Las calles se han llenado de voluntarios.



El aeropuerto ha detenido su funcionamiento y grupos militares se encargan de su buen estado.



Las calles se han cubierto de ceniza, las familias se resguardan en refugios provisionales y decenas de personas esperan afuera de las morgues para identificar a sus conocidos.





El horizonte de Guatemala ha sufrido una radical transformación en los últimos días. Falta ver cómo es que reaccionan los gobiernos, tanto de su país como de las naciones vecinas, y cuáles serán las medidas a tomar para que el pueblo regrese a una llamada normalidad que, de hecho, no podrá recobrarse del todo.


Con fotografías tomadas de la BBC, El Comercio, El País e Infobae.


TAGS: Fotoperiodismo América latina fotografía documental
REFERENCIAS:

Eduardo Limón


Editor de Moda

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Hocus Pocus: 30 fotos del antes y después del elenco Cosas que nos avergonzarán de la cuarta temporada de Narcos en México Qué significan las etiquetas de tu ropa y por qué tus prendas lucen percudidas Los 9 desafíos que tiene que superar tu alma después de la muerte según los mexicas Sinister Colonial Ghost Stories: The Breath Of The Devil 5 impactantes datos que no sabías sobre el cáncer de mama

  TE RECOMENDAMOS