NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

La vida de "El Chapo" en 20 fotografías sobre el narcotráfico en México

11 de mayo de 2018

Rodrigo Ayala Cárdenas

Un recorrido visual por la vida del capo de la droga que creó un imperio y tuvo a un país entero a sus pies.



Desde que el mafioso
Al Capone
recibiera la ‘distinción’ como Enemigo Público Número 1 en 1930 por sus crímenes en la ciudad de Chicago, nadie más había vuelto a ser considerado como tal hasta la irrupción de
Joaquín Guzmán Loera
, "el Chapo", al frente del Cartel de Sinaloa a mediados de la década de 1990. Uno de los capos de la droga más poderosos y populares del mundo, a medio camino entre
rockstar
y demonio, a menudo encumbrado en las listas de los hombres más ricos del mundo, según la revista Forbes, y siempre perseguido por la justicia mexicana y extranjera, ha logrado erigir una especie de leyenda mediante su nombre.




Actualmente encarcelado en un penal de máxima seguridad de Nueva York, Guzmán Loera es un mito viviente —y no en el buen sentido— debido a todo lo que ha rodeado su vida antes de su carrera como líder del narco, durante su trayectoria como tal y después de su irremediable caída tras su última captura que lo ha dejado (al parecer de manera definitiva) a un paso de una condena que se antoja fatídica.


Pese a todo el poder que alguna vez albergó y que lo hizo parecer casi indestructible por sus enemigos, "el Chapo" es, ante todo, un hombre con debilidades, miedos y tentaciones. Fiel devoto del manto sagrado de la virgen de Guadalupe y de Jesús Malverde, se sabe de la existencia de una capilla en su natal Culiacán donde se puede leer: «Gracias, patrón. Humildemente hoy te pido sólo Juárez y Tijuana. Por lo demás, infinitas gracias. JGL "El Chapo"».



Igual de devoto a estas figuras santas ha sido de las mujeres que lo han acompañado durante toda su vida. Se dice que "el Chapo" tiene necesidad de enamorarse, de no estar solo, de sentir el cobijo femenino que le proporcione cierto respaldo. Ha contraído matrimonio tres veces y ha tenido flirteos con reinas de belleza y actrices de televisión, como se rumora que lo hizo con Kate del Castillo. Todas ellas le han rendido absoluta pleitesía. Con la misma firmeza con la que ha sostenido armas y ordenado ejecuciones, ha amado a las mujeres que han estado a su lado para darle más de una decena de hijos, cual excéntrico sultán de tierras lejanas. 







Un hombre de su condición, perseguido de manera permanente por las autoridades, en el ojo del huracán por los periodistas y con una ciudad rendida a sus pies en más de un sentido, también ha tenido que soportar tragedias y pagar el precio de ser quien es, como aquella jornada de 2008 en que su hijo Edgar fue abatido por miembros de la justicia a las afueras de un centro comercial en Sinaloa. Para adornar el velorio de su vástago caído, "el Chapo" mandó comprar una cantidad infinita de rosas rojas.



Tal vez sólo un hombre como Pablo Escobar, el zar de la droga en Colombia, puede equipararse a la imagen y mito de Joaquín Guzmán Loera. Ambos llegaron a coincidir en un encuentro que "el Chapo" narró al actor estadounidense Sean Penn durante una polémica entrevista que le dio la vuelta al mundo: «Sí, yo me encontré con él (Pablo Escobar) una vez en su casa. Y me acuerdo que era una casa grande». Ambos compartían no sólo el mismo modo de ganarse la vida, sino un parecido físico innegable: bigotones, barrigones y de cabello oscuro. Eran la máxima autoridad en sus respectivos países en materia de envío de droga a los Estados Unidos. Escobar cayó muerto el 2 de diciembre de 1993. "El Chapo" ha caído, pero en las manos de la justicia en diversas ocasiones.







Guzmán Loera ha trascendido fronteras y se ha enraizado casi en la cultura popular, por lo menos de México. Todo lo que significa y proyecta ha tenido tantos alcances que incluso su vida se ha explorado a través de libros como el del periodista británico Malcolm Beith:
The Last Narco: Hunting El Chapo, The World´s Most Wanted Drug Lord
(
El último narco: cazando a El Chapo, el capo más buscado del mundo
) que explora principalmente el periodo en el que el líder se escapó del penal de Puente Grande el 19 de enero de 2001.





Homicidio, delitos contra la salud, delincuencia organizada, acopio de armas y tráfico de drogas son las palabras más acertadas para definir lo que hasta este día ha significado la vida de "el Chapo". Eso no ha impedido que aparte de libros como el ya mencionado se le hayan dedicado corridos (“El Señor de la Montaña”, interpretada por Los Canelos de Durango; “50 mil rosas”, de Lupillo Rivera; “La fuga”, de Mario ‘el Cachorro’ Delgado, o “El regreso del Chapo”, una inspirada canción de El Komander) y hasta series biográficas que gozan de mucha popularidad y que no hacen más que ser una especie de relato de las ‘hazañas’ de un hombre envuelto en la polémica.




El hombre que introdujo el 25 % de las drogas ilegales a los Estados Unidos, que tenía una nómina de unas 300 personas a su servicio, que expandió su imperio a países como Australia, España o Portugal, que escapó de la justicia en varias ocasiones a través de túneles que conectaban su casa con las alcantarillas y que se fugó de prisión en aparente complicidad con el gobierno, en ocasiones solía acudir a comer a algún lugar en su natal Culiacán. Al llegar le pedía a los comensales guardar la calma. Cuando se iba solía pagar la cuenta de todos los presentes. Alrededor suyo todo es extravagancia. Su mundo fue un estilo de vida que incluso llevó a la muerte a un obispo, aparentemente de manera accidental.




Juan Jesús Posadas Ocampo, obispo mexicano y cardenal de la Iglesia Católica Romana, fue abatido en un estacionamiento del Aeropuerto Internacional de Guadalajara el 24 de mayo de 1993 al ser confundido con "el Chapo". Un grupo de mercenarios rodeó su vehículo y acabó con su vida mediante 14 tiros. 


«Yo suministro más heroína, metanfetamina, cocaína y marihuana que nadie en el mundo. Tengo una flota de submarinos, aviones, camiones y barcos», dijo "el Chapo" a Sean Penn en la entrevista de 2015 que reveló muchos de los secretos del rey de la droga. El capo y el actor se reunieron en la propiedad del primero, acompañados del actriz Kate del Castillo, para comenzar los planes de rodaje de una película inspirada en la vida de Guzmán Loera, la cual al final sólo quedó en un deseo del narco para perpetuar su vida.



Sin embargo, su vida por sí misma ya es una cinta que refleja los deseos, las ambiciones y los excesos no sólo de este delincuente, sino del hombre moderno. «Nunca hice algo para inducir al público a consumir más drogas», afirma el personaje central de estas fotografías. «La gente, en cierto modo, quiere saber lo que se siente o cómo son los gustos. Y entonces la adicción se hace más grande».


-

La vida elegida por Guzmán Loera, llena de constantes peligros y decadencia, ha sido la misma que llevaron la Reina del Pacífico y otros narcos de Latinoamérica, cuyas tristes hazañas son una marca permanente y dolorosa en México. Sin embargo, este país no es el único que ha sufrido los embates de la violencia. En otras latitudes se han vivido asesinatos terribles de la mafia que también llenaron de sangre sus calles.


TAGS: Fotoperiodismo fotografía documental fotografía histórica
REFERENCIAS: Tu History Univisión Chicago Tribune

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

5 consejos que debes seguir para maquillarte según la forma de tus ojos Ilustraciones de Wanjin Gim sobre el placer del hombre Las 8 pinturas latinoamericanas más caras de la historia ¿Qué es un bot y cómo puede hacerte votar por el peor candidato? Fotografías de Justin Bieber y Selena Gomez que demuestran que el amor puede destruirte Lecciones de moda que debemos aprender de Ryan Reynolds

  TE RECOMENDAMOS