Fotografía

Hong Sung Chul y sus retratos elásticos

Fotografía Hong Sung Chul y sus retratos elásticos

Cuerdas que juntas forman un arcoíris de piezas humanas. Cuerdas como un arpa que semejan el sonido del cuerpo cuando se rasgan. Líneas individuales que contienen una parte de nosotros, se agitan, se separan con los dedos y se unen para proyectar la figura humana. Retratos que parecen moverse cuando el viento los golpea como empujándolos para que se hagan notar. Retratos tridimensionales en cadenas elásticas escalonadas que, para que suelten su magia, necesitan sólo distancia.



Hong Sung Chul es un artista surcoreano con una técnica muy particular: crea retratos a partir de cuerdas o ligas que por su elasticidad permiten el movimiento de la imagen, pues cada una de estas cuerdas tiene impresa una parte de la figura. Por sí sola cada liga no comunica nada, pero en conjunto recrean increíbles formas como brazos, manos entrelazadas, ojos, torsos desnudos o rostros de personajes famosos.



String Mirrors es el nombre que el artista ha dado a su serie con la que intenta comunicar cómo las experiencias de los seres humanos están siempre conectadas desde su nacimiento (mediante el cordón umbilical) hasta la muerte. Son elásticos acercamientos a detalles del cuerpo humano que el artista fotografía e imprime en cada cuerda buscando con cada una un sentido de comunidad entre las partes.



Con estudios en Bellas Artes y Escultura por el Hongik University de Seul y con una maestría en Medios Integrados por el California Institute of the Arts, Hong Sung Chul ha viajado alrededor del mundo con sus retratos elásticos demostrando que las nuevas tecnologías se pueden aplicar para crear esculturas tridimensionales con fotografías.



La originalidad en la obra del artista radica en la alineación de cada una de sus partes que logran que la imagen se produzca por el enlace de una cuerda con otra. El hecho de que sean cuerdas escalonadas permite que haya una profundidad en la imagen que resalte los rasgos de la forma humana e imprima un gran realismo a su obra.


Hong Sung Chul demuestra con su arte que los retratos han dejado de ser lienzo con un rostro plasmado por la pintura para convertirse en objetos individuales que, mediante la colectividad, hacen de cada uno, una pieza clave en una obra de arte.


 


Referencias: