INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

17 fotografías de Maya Goded sobre el misticismo y magia de las brujas en México

17 de julio de 2018

Diego Cera

Seguramente a lo largo de tu vida has escuchado historias sobre las brujas reales que habitan en algunas zonas de México; si es así, es hora de que las conozcas a través de estas imágenes.


Históricamente las brujas han sido percibidas como seres malignos que han establecido un vínculo cercano con el Diablo, lo que les permite vivir en completo libertinaje, hecho que evidentemente contradice a las normas establecidas sobre una base cristiana y conservadora. Sin embargo, este prejuicio ha impedido que estas mujeres sean percibidas como lo que son en realidad: unas sabias.




Aunque la gente tiende a asociar las cacerías de brujas con hechos que acontecieron hace ya un par de siglos en Salem, Estados Unidos, algún pueblo medieval o el Zócalo de la Ciudad de México durante la Santa Inquisición, éste sigue siendo un problema tan vivo como las mujeres que lo sufren. Si bien la Iglesia se ha apartado de los asuntos del gobierno, ésta continúa convenciendo a sus seguidores de rechazar y condenar cualquier manifestación relacionada con prácticas cercanas a la magia o brujería, pues se considera que al participar en estas actividades, las almas se corrompen y quedan sumergidas para siempre en una especie de maldad.




No obstante de todo lo que pueda decir el clero, el rechazo hacia estas mujeres se debe principalmente a su conocimiento sobre herbolaria, alquimia e incluso anatomía. El motivo es que todos estos conocimientos eran ignorados por los hombres o simplemente se consideraba que curar el cuerpo y el alma de las personas afligidas no eran tareas más que para los sacerdotes y para Dios mismo; es así como la brujería y todo aquél que se acerque a ella es un desafío directo hacia las leyes divinas y un acercamiento directo a las bondades del infierno.




Todavía, casi 270 años después de la última quema de brujas registrada oficialmente por la Iglesia Católica, las mujeres que practican estas artes se ven obligadas a ocultarse en la periferia de lugares como San Luis Potosí, donde la fotógrafa Maya Goded se encontró con una mujer que, a pesar de vivir en el anonimato, es bien conocida en la comunidad por sus conocimientos en la brujería. Se trata de una anciana que vivió su vida tal y como una bruja lo haría: sin marido, sin hijos, disfrutando y ejerciendo su propio cuerpo, libre de toda presión patriarcal y con una incondicional entrega hacia el conocimiento.




«Las brujas que conocí y fotografié, en este país fundamentalmente católico, son resultado del sincretismo entre las costumbres europeas y las indígenas. Son mujeres marginadas por sus notorias diferencias con las otras mujeres. En los pueblos son consultadas por casi todos los habitantes y, al mismo tiempo, temidas por sus poderes».
—Maya Goded




De la misma forma que lo hicieron las brujas de antaño, esta mujer se tiene que esconder por miedo a represalias por parte de quienes continúan viendo a la brujería como un rival para su fe. Esta visión de las brujas —al menos en el contexto mexicano— proviene de la época de la Colonia, cuando los conquistadores europeos vieron en la sabiduría indígena un obstáculo para el progreso y sobre todo la barrera más grande para instaurar el cristianismo como única creencia en todo el territorio mexicano.




Fue gracias a esta visión que Goded llegó a dudar la existencia de las brujas en este poblado de San Luis Potosí —mismo que, al igual que la identidad de sus modelos, ha decidido mantener en secreto—, pues a pesar de que algunos pobladores conocen exactamente el paradero de las ancestrales hechiceras, estos niegan saber algo sobre ellas con el único fin de protegerlas y de paso asegurar que a sus familias no se vean afectadas con una especie de maldición a manera de venganza por parte de las sabias.




«Un señor que conocía a una bruja me enseñó el camino para llegar a su casa pero me pidió que no le contara a ella que él me lo había dicho».
— Maya Goded




A pesar del anonimato en el que han decidido mantenerse y del miedo que algunas personas dicen tenerle a estas mujeres, ellas continúan llevando su vida tal y como lo decidieron hace tiempo; eso sí, siempre conscientes de que en cuanto las necesiten, aquellos que alguna vez las negaron o les tuvieron miedo irán a buscarles para curar sus males y ellas, sin ningún tipo de rencor, les ayudarán de la mejor manera posible.


* * *

Si quieres conocer más acerca del trabajo fotográfico de Maya Goded, puedes visitarla en su sitio web.



TAGS: Religión México fotografía documental
REFERENCIAS: Luchadoras Caliban y la bruja Más de MX

Diego Cera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

De Flash a miembro de la DEA en ‘Narcos’, así es Matt Letscher Soy cómplice silenciosa de un amor asesino La diabetes tiene síntomas que podrías confundir con otro padecimiento Moving Giants: Saving The World By Making Elephants Travel One Thousand Miles Voy a imaginar que estás frente a mí para decirte todo lo que te quiero 12 crudas fotografías del New York Times de los niños que mueren de hambre en Yemen a causa de la guerra

  TE RECOMENDAMOS