Imágenes del dolor y la sangre que nos muestran la belleza del morbo
Fotografía

Imágenes del dolor y la sangre que nos muestran la belleza del morbo

Avatar of Alejandro I. López

Por: Alejandro I. López

31 de mayo, 2016

Fotografía Imágenes del dolor y la sangre que nos muestran la belleza del morbo
Avatar of Alejandro I. López

Por: Alejandro I. López

31 de mayo, 2016



Una herida no es algo digno de mostrar en la sociedad occidental. Una cicatriz o un moretón denotan falta de cuidado, expresan negligencia de quien lo porta: son un insulto para la persona y la vida. Los cánones sobre los que descansa la estética contemporánea niegan horrorizados cada una de las imperfecciones propias del cuerpo: celulitis, cicatrices, hematomas, varices. Todas representan una desviación, una anomalía que debe ser corregida.  Los romanos arrasaron con Cártago durante las guerras púnicas destruyendo todo vestigio; sin embargo, conocieron a través de su conquista un modo de castigo ideal para una ciudad levantada entre colinas y para una civilización que construyó caminos como ninguna otra en la historia: la crucifixión. El levantamiento en cruz hasta la muerte por sofocación o hambruna constituyó la forma más humillante de morir, reservada únicamente para esclavos, rebeldes, judíos de alto rango y enemigos odiados. Completamente desnudos, los condenados cuyas acciones significaban un riesgo para Roma, eran torturados a latigazos y obligados a cargar un pesado patibulum (madero que hacía de eje horizontal para formar la cruz latina) hasta el punto de su crucifixión.


sangriento moreton muneca


sangriento moreton blanco


El cuidado del cuerpo para la civilización moderna descansa, en primer lugar, sobre los cánones religiosos de los que se nutre la mayor parte del mundo: Jesucristo fue crucificado siguiendo la tradición romana. El horror de un cuerpo maltrecho, sangrante y con la piel hecha jirones, se vinculó directamente en el ideario judeocristiano como el acto de falta de fe por excelencia, un error sólo superado en magnitud por el pecado original; Dios envió a su único hijo a mostrar a los hombres su palabra y estos, como bestias exentas de fe y piedad, decidieron darle la muerte más humillante al que se decía rey de los judíos.

En segundo término, el horror del salvajismo, en contraposición con la civilización, se reproduce en cada imagen de la crucifixión de Jesús. El recuerdo lapidario cuelga de forma viva en cada iglesia de la fe cristiana como un cruel recordatorio de la culpa e incredulidad del género humano. La tradición desdeña a la carnalidad a excepción del fin utilitario del cuerpo como vehículo de expresión del alma. De forma contradictoria, la pureza del cuerpo es necesaria para la redención. En ella se refleja el ideal ascético: el deseo carnal, la virginidad, los golpes y las heridas que escapan de un plano mártir (es decir, que no se producen como vía a la expiación, tal como les ocurrió a Jesucristo y a San Pedro) no tienen lugar en la sociedad. Son muestras, en todo caso, de desobediencia, intromisión y control del hombre sobre su cuerpo.


sangriento hombro multicolor


sangriento moreton multicolor


De ambos puntos (la civilización en contraposición con el salvajismo y el fin único del cuerpo como vehículo del alma) deviene la resistencia del status quo a las manifestaciones in situ sobre la propiedad del cuerpo. De forma opuesta, cientos de tribus africanas, especialmente los pueblos mursis y surmas que se extienden por Etiopía y hasta Kenia, encuentran en las cicatrices y heridas autoinfligidas la identidad ritual vinculatoria con su cosmovisión, sin dejar de mencionar los tatuajes, importantes en Mesoamérica, Medio Oriente y todas las civilizaciones de las islas del Pacífico como manifestación cultural de sus orígenes y religiosidad.

   
sangriento bruises


sangriento pequena


Después de examinar con ojo crítico la concepción contemporánea de las cicatrices, moretones y golpes, ¿estos siguen pareciendo horribles? Viéndolos más de cerca, ignorando el peso de la carga ideológica y el indudable dolor, la impresión resulta distinta. Los tonos multicolor asemejan un efecto tornasol, tal vez la densidad de colores de una nebulosa a años luz de distancia o los tonos de un pez beta a través de una acuarela prodigiosa. 


sangriento moreton ojo


sangriento ojo


Un hematoma es la respuesta del cuerpo a una acumulación de sangre que causa una hemorragia interna. Una sutil afirmación de la naturaleza animal después de un fuerte golpe, de la vida a través de su fragilidad, del descubrimiento del dolor y las tonalidades que plasma en cada impacto, tanto en el cuerpo como en el día a día.


***
Te puede interesar:

7 pasos para ser un completo fracasado y vivir plenamente

30 diseños de tatuajes para hombres y mujeres por los que vale la pena aguantar el dolor







Referencias: