La fragilidad de los recuerdos a través de fotografías dañadas por el tiempo

domingo, 8 de enero de 2017 0:42

|Alfredo A



A menudo regresamos a momentos específicos de nuestras vidas cuando queremos experimentar un sentimiento conocido. Los recuerdos siempre han sido un tema muy enigmático, nos anclamos a estas escenas de nuestra memoria para revivir experiencias alegres, traumáticas, apasionadas o terroríficas, pero con el tiempo estos vestigios de momentos pasados empiezan a deteriorarse. Los detalles suelen cambiarse, algunas cosas se vuelven confusas, pero el sentimiento original prevalece.

Siempre recurrimos a nuestra memoria en busca de migajas de momentos, ya sea porque hacen que nos levantemos  por la mañana o porque nos quitan el sueños por la noche; de una u otra manera el ser humano recurre a sus recuerdos, pero, ¿cómo podemos representar el efecto del tiempo en una memoria cuando se trata de arte? Julian Hibbard tiene una visión particular acerca de esto.

Julian Hibbard es un fotógrafo inglés que reside en Nueva York, quien se siente atraído por narrativas oníricas y enigmáticas. Exasistente del famoso fotógrafo Andreas Heumann, Hibbard es ahora un galardonado artista. En su proyecto “Memory Index”, nos expresa por medio de imágenes cómo el tiempo le pasa lista a las memorias, y que ni el arte puede escapar al paso del tiempo. Las composiciones son seductoras pero inquietantes, y los agentes externos a la fotografía son los que le dan ese toque de fragilidad temporal.

hibbard10

En su serie nos encontramos ante escenas oníricas dañadas por el tiempo, donde rayones, diagramas, colores y otros agentes externos a la fotografía original son introducidos a la narrativa. Esto es una analogía de cómo nuestros recuerdos son alterados poco a poco, y lo que alguna vez fue un recuerdo fiel y vívido hoy pasa a ser confuso y diferente.

hibbard8

Los recuerdos que tanto añoramos y tememos, ¿son fiables? El paso del tiempo no perdona y la mente humana es tan volátil como estas fotografías. Alterados, cambiados o manchados, nuestros recuerdos seguirán siendo un escape de la realidad donde irónicamente los único real son los sentimientos que nos evocan.

hibbard11


Muchas veces no creemos que la fragilidad que poseemos los seres humanos está en el físico, que el deterioro que vivimos con el paso del tiempo se resume al que se nota en el exterior; incluso si llegáramos a perder la memoria, las imágenes que presenciamos, por sí olas, dan como resultado un sentimiento en nuestro interior, el cual quizá no podríamos explicar; sin embargo, movería lo más profundo y crearía una conexión con nuestra alma y con el tiempo de vida, provocando una tormenta de sensaciones en nosotros. 

 


El trabajo de Julian es sólo una muestra de lo que la creatividad es capaz de hacer cuando tiene un propósito y una inspiración profunda, que preocupa y ocupa el alma, el pensamiento y el quehacer de alguien. Cada toma, cada línea, color, luz o ausencia de ella, nos transporta a un sitio distinto de nuestra mente, y logra que viajemos por distintos sitios y sus respectivos recuerdos. 

Tomar una cámara fotográfica e inmortalizar un acontecimiento o el rostro de una persona es un gesto muy importante que llevamos a cabo casi todos los días; intentamos dar vida eterna a aquello que capturamos, a pesar del tiempo, del futuro y del presente. No sabemos si aquello que está ahora en nuestras manos continuará a nuestro lado, pero nos aferramos a la idea de recurrir a ese recuerdo en algún momento para darle un poco de sentido a nuestra existencia.

hibbard3



**
Los temores también forman parte de la vida, y hay quienes se dedican a fotografiarlos, en este enlace te compartimos algunas de las mayores pesadillas hechas fotografía. 

TAGS: Creatividad
REFERENCIAS:
Alfredo A

Alfredo A


  COMENTARIOS