La emoción que se esconde en los trastornos alimenticios
Fotografía

La emoción que se esconde en los trastornos alimenticios

Avatar of María Fernandez

Por: María Fernandez

5 de noviembre, 2015

Fotografía La emoción que se esconde en los trastornos alimenticios
Avatar of María Fernandez

Por: María Fernandez

5 de noviembre, 2015



En la soledad de una habitación, los sentimientos de culpa abrazan fuertemente el delgado cuerpo de una mujer que en busca de la perfección ha dejado de ser, para existir bajo las reglas de los demonios que desgarran su corazón.

En el frío de una bañera, las lágrimas de un hombre mojan lentamente los huesos que sobresalen en su figura, el silencio ha desvanecido poco a poco el recuerdo de aquella sonrisa que perdió la batalla contra su inseguridad.

IMG_0330

En la mente de millones de personas, la sociedad ha sembrado estereotipos que buscan quebrantar su humanidad para envolverlos en la oscuridad de su mente, esa donde la necesidad existe para complacer al espejo y no al alma. Un torbellino de imágenes, prejuicios, inseguridades, miedos y vacío que los incita a brincar a un precipicio sin salida: los trastornos alimenticios.

Los trastornos alimenticios, son catalogados por la ciencia y medicina como enfermedades causadas por una compleja interacción de factores genéticos, biológicos, conductuales, psicológicos y sociales gracias a las cuales la persona atenta contra su integridad física para satisfacer sus necesidades de hambre o bien para lucir más delgados.

IMG_0349


Son tres los trastornos alimenticios más conocidos: la bulimia, la anorexia y los comedores compulsivos, aunque estos pueden variar dependiendo de las características psicológicas de aquellos que padecen estas enfermedades.

Pero estas enfermedades, más que un diagnóstico médico o psicológico, han logrado pasar desapercibidas frente a los ojos de la sociedad para presentarse como símbolos de glamour, belleza y estilo de vida, logrando que sus víctimas pierdan el control en busca de la belleza.

IMG_0346

Las portadas de revistas, las fotografías de modelos y la publicidad que a diario se despliega frente a nuestros ojos, presenta una realidad de plástico que ha sido fabricada para hacernos creer que el cuerpo perfecto es aquel que fue creado para admirarse.

La bulimia y la anorexia se han disfrazado de glamour para esconder a los demonios que, vestidos de inseguridad, acarician lentamente la belleza del cuerpo humano hasta hacerle creer que la felicidad se encuentra en la belleza estética y no espiritual.

IMG_0343

Pero la realidad es que los trastornos alimenticios absorben la vida y esencia de aquellos que han vivido bajo la represión, el abuso, la violencia, la depresión, la ansiedad y la necesidad de aceptación, creando mecanismos de defensa para luchar en contra de emociones que en vez de hablarle al corazón buscan autodestruirlo.

Con una serie de imágenes profundas, la fotógrafa Alejandra Arias devuelve el realismo a los trastornos alimenticios que por años han vivido escondidos entre los artículos científicos y los mitos de la industria de la moda. Fotografías que han congelado la simplicidad de la vida para mostrarnos el mundo en el que vivimos, una sociedad que busca huir de los problemas sin saber que con ellos coexistimos.

IMG_0338

Una cotidianeidad que nos hace creer que el dolor de un trastorno alimenticio solo ocurre en la vida de aquellos seres humanos que adornan las perfectas portadas de revistas cuando en realidad, estos viven y actúan entre nosotros rompiendo en silencio las barreras de la mente para sumergirla en la crueldad de estas enfermedades.

Alejandra ha convertido sus imágenes en protesta contra un mundo que no le da la suficiente importancia a una serie de problemas que poco a poco acaban con la belleza de la existencia humana, una puerta abierta que invita al espectador a indagar en la verdad de estas enfermedades, que poco tienen que ver con el cuerpo y mucho con la mente.

IMG_0342


Retratos que han inmortalizado el sufrimiento en un pedazo de papel para convertirse en un grito de ayuda por todos aquellos que, en el frío piso de un baño, han dejado el alma y su último suspiro.


IMG_0333

IMG_0339
IMG_0345
IMG_0347
IMG_0340
IMG_0332



Referencias: