La fotógrafa que retrató la esquizofrenia y adicciones de su hermano para recobrar a una familia

Jueves, 16 de febrero de 2017 1:26

|alejandro lopez


Los recuerdos son un capricho de la naturaleza. La biología evolutiva apunta a la necesidad de conciencia como un mecanismo que ayuda a la preservación de la especie humana: sólo a través de la transmisión del cúmulo de conocimientos sobre el entorno, fue posible que el hombre se dispersara con éxito a cada confín de la Tierra. No sólo eso, los recuerdos también mantienen la cohesión en un grupo y posibilitan el sentido de identidad y pertenencia, lo que traducido significa la vida en sociedad. En suma, la sabiduría popular no miente cuando afirma que recordar no sólo es vivir, también es sobrevivir.

A inicios del siglo XX, los humanos encontramos en la fotografía una forma de perpetuar los recuerdos y mantener viva la memoria. Desde entonces, la vista se hizo con el monopolio del recuerdo y así, el terreno tomó una forma insospechada. El tacto, el oído, el olfato y los demás sentidos pasaron a un plano secundario ante la fuerza de un negativo o la imagen revelada sobre el papel. No existía más niebla en la borrosa conciencia, sin embargo, la claridad evidenciaba un panorama incompleto, con memorias obligadas a actuar en un escenario acartonado.

kathryn e harrison

kathryn e harrison

kathryn e harrison

A través de la serie "Half in Two", Kathryn Harrison invita a un diálogo sensible como trascendente. Se trata de explorar en el fondo de la conciencia, de buscar en el reflejo de la realidad y utilizar la fuerza de las imágenes para dar vida a una historia que poco a poco desaparece y se torna indescifrable.

kathryn e harrison

kathryn e harrison

kathryn e harrison

La fotógrafa estadounidense utilizó como principal inspiración a su hermano, Ray, que sufre de esquizofrenia y ataques epilépticos. Frente a su lente, la vida de Ray aparece atrapada en un espiral sin salida aparente que lo conduce a un laberinto de caos y olvido impulsado por los tratamientos farmacológicos y los estragos que estos causan en su cuerpo. A través de las imágenes, Harrison propone una apropiación del presente y emprende una larga lucha contra el absurdo silencio de la indiferencia, el abandono del ser y los fantasmas que atormentan la mente de su hermano. 

kathryn e harrison

kathryn e harrison

kathryn e harrison

kathryn e harrison

Harrison apela a la memoria, al amor que une a dos hermanos y al poder detrás del obturador. Para ella, una fotografía no es simplemente una imagen, sino una herramienta que remite con fuerza al pasado, a la identidad personal y familiar en medio del desgaste natural de un padecimiento psiquiátrico. Sus capturas son composiciones cargadas de emoción que pasan de forma inadvertida de la sorpresa a la euforia, además de las lágrimas; cuestionando sobre el yo y la conciencia humana. Son un relato que escapa del régimen de lo visual a través de sí mismo, tal como ocurre con la vida abriéndose paso a costa de más vida. La naturaleza estaba en lo correcto cuando el intrincado proceso evolutivo produjo organismos capaces de enterarse de sí mismos y de su presencia en este mundo, no sólo aptos para sobrevivir, sino –y por encima de todo–, para vivir.


-
Si eres un amante de las composiciones fotográficas y crees que el archivo gráfico es tan valioso como cualquier crónica para revivir un momento pasado, no puedes perderte de "Las mejores 100 fotografías de la historia que debes conocer según TIME". En África los sueños de los más pequeños y desposeídos no distan de la realidad latinoamericana. Conoce un testimonio gráfico sobre lo duro de la vida y cada uno de sus golpes en uno de los países más pobres del mundo, luego de mirar las "Fotografías del boxeo callejero en Ghana para luchar contra la miseria en que viven".
















REFERENCIAS:
alejandro lopez

alejandro lopez


  COMENTARIOS