La perversión de los niños rusos con las armas y la guerra
Fotografía

La perversión de los niños rusos con las armas y la guerra

Avatar of Rodrigo Ayala

Por: Rodrigo Ayala

3 de febrero, 2017

Fotografía La perversión de los niños rusos con las armas y la guerra
Avatar of Rodrigo Ayala

Por: Rodrigo Ayala

3 de febrero, 2017

 




“La infancia tiene sus propias maneras de ver, pensar y sentir; no hay nada más insensato que pretender sustituirlas por las nuestras”, decía el filósofo francés Jean Jacques Rousseau.

La infancia es el momento de nuestras vidas en que aparentemente somos más puros de pensamiento y acción, pues aún no hemos sido alcanzados por la corrupción de la vida y del pensamiento adulto.  

Un infante portando un arma es una imagen que no corresponde con lo que debería ser la realidad. Imaginamos que un niño debería pasar su tiempo entregado a los juegos, al aprendizaje de nuevas materias en la escuela, conviviendo sanamente con su familia y disfrutando del privilegio de descubrir el mundo y todas sus maravillas.

Sin embargo, en la Rusia actual, las palabras de Rousseau no tienen cabida y la infancia una vez más ha comenzado a sufrir el adoctrinamiento de la política armamentista de ese país. Debido a la confrontación con la OTAN, la situación bélica en el este de Ucrania y los bombardeos en Siria, el presidente ruso Vladimir Putin ha decidido intensificar la educación militarista en los niños de su país, a modo de precaución ante los posibles eventos que pudieran presentarse en el futuro.

El programa, conocido como Educación Patriótica de los Ciudadanos Rusos en 2016-2020, busca dos objetivos: el incremento del 8 % de la juventud patriótica y un 10 % más de reclutas en el ejército ruso para el año 2020.

El Ministerio de Defensa se ha volcado en revivir la antigua organización juvenil soviética “Yunarmia” (Ejército joven), reclutando jóvenes provenientes de diversos clubes u organizaciones militares en un solo escuadrón. El 22 de mayo de 2016 se presentaron los primeros miembros de esta agrupación, curiosos batallones de niños y adolescentes de  entre 10 a 18 años, para recibir sus primeras lecciones en el manejo de armas y salto en paracaídas.

El acto incluyó un  juramento a la bandera rusa en el que participaron 104 pequeños soldados.

 

Lo anterior ha llevado a la fotógrafa Sarah Blesener a explorar el corazón de esta iniciativa por medio de una obra documental que retrata la vida de los niños en los campos de adoctrinamiento militar. El proyecto lleva por nombre “Soldados de juguete”, acerca del cual la artista expresa: "Mi proyecto explora el tema de la guerra intergeneracional para los adolescentes en Rusia. Se centra en las organizaciones no gubernamentales como los clubes militar-patrióticos, las asociaciones deportivas militares y los clubes patrióticos formados bajo el paraguas de la Iglesia Ortodoxa Rusa".


¿Cómo será el mundo en los años venideros cuando los niños tengan el control de sus acciones guiados por un patriotismo extremo? “Creo que para encontrar respuestas a estas preguntas, el mejor lugar para mirar es la generación que definirá las futuras ideologías del mundo en que vivimos”, dice Sarah Blesener.



**

¿Es válido que a un niño sea instruido en el uso de armas tan solo por los ideales o necesidades militaristas de un país? Anteponer las necesidades de una nación a la libertad de un niño conlleva un peligroso riesgo: convertir a la infancia en una máquina de guerra hambrienta de poder. Esta situación pareciera ser la trama de una película de ciencia ficción. Por desgracia es la realidad: una realidad cruda que nos debe hacer abrir los ojos acerca de cómo estamos moldeando las mentes de las futuras generaciones.

Si deseas conocer más sobre la situación bélica de Rusia, conoce los detalles aquí.
Si has quedado impresionado por la historia de los "Soldados de juguete", entonces tal vez te preguntes ¿qué pasaría con el planeta su hubiera una guerra nuclear entre Estados Unidos y Rusia?. Puedes visitar también en el sitio oficial de Sarah Blesener para conocer el completo de su producción.



Referencias: