Fotografía

Las óperas más hermosas del mundo

Fotografía Las óperas más hermosas del mundo


La ópera de "Carmen" escrita por Georges Bizet es quizá una de las famosas y representadas en el mundo, particularmente de las óperas francesas. "Carmen" fue publicada en 1845 y fue estrenada en la Opéra-Comique de París en 1875 aunque con un pésimo recibimiento. El recinto que había recibido la obra de Bizet incluso tuvo que regalar entradas para incrementar la audiencia, provocando pérdidas para los organizadores. En el mismo año, Bizet murió de un ataque al corazón sin imaginar qué tan famosa se volvería su obra. A finales de 1875, la ópera fue producida en Viena con un espectacular recibimiento y críticas, un hecho que causaría que la ópera se produjera en una decena de países europeos y en los Estados Unidos para finalmente volver a Francia y triunfar.



La trama desarrollada en "Carmen" cuenta la historia de dos gitanos que por peripecias de la vida y del dinero, se enamoran en circunstancias poco aptas para dar rienda a su amor. La historia se complica conforme el tiempo avanza, amenazando el amor que los gitanos tienen o creen tener. Además, la ópera funge como un vistazo a la forma de vida de los gitanos y de las peripecias que deben realizar para obtener y ganar dinero. 

A propósito de "Carmen" y del mundo de la Ópera, el fotógrafo David Leventi decidió realizar un proyecto fotográfico sobre la belleza y el simbolismo de las grandes salas de Ópera. Por muchos años, estas salas representaban el poder, la riqueza y la grandeza de un país. De este modo, las grandes salas de Ópera de toda Europa recibían a visitantes nacionales y extranjeros que gustaban del espectáculo al interior del recinto pero también de aquel que acontecía en los pasillos y en las butacas previo al montaje. Sí, un espectáculo que consistía en el desfile de las personalidades, de la parafernalia y de probarse a sí mismos frente a la sociedad. Ahora, los recintos son testigos del paso del tiempo y del cambio en los intereses de la sociedades, aunque la fama, el poder y el dinero aún desfilan entre sus pasillos.



A pesar de la percepción que se tiene sobre los espectáculos reservados para la "burguesía" y las clases gobernantes, el fotógrafo decidió realizar este proyecto por una cuestión emocional. En palabras del artistas, el proyecto consiste en un tributo a su abuelo, Anton Gutman, quien se instruyó en el canto después de la Segunda Guerra Mundial. Su abuelo descubrió el talento que tenía dentro de si después de que comenzara a cantar en el campo de prisioneros en el que estuvo durante la guerra, donde se presentaba para prisioneros y oficiales. Se trata pues, de un proyecto que exhibe los espacios que le fueron negados a su abuelo para presentarse. 



Las fotografías de Leventi consisten en espectaculares tomas de las Óperas más importantes alrededor del mundo. De cada uno de las óperas, existen dos tomas distintas, una desde los balcones más privilegiados con vista a todo el recinto mientras que las otras fueron tomadas desde el escenario. 




























Página oficial del fotógrafo


Referencias: