Linda Fregni Nagler: "La madre oculta"

Linda Fregni Nagler: "La madre oculta"

Por: Luz Espinosa -

En 1851 y por primera vez en la historia los habitantes de las ciudades sobrepasaron a los rurales: dos de cada cinco ingleses, galeses y escoceses vivían en los grandes aglomerados de Londres. Con colonias llenas de puritanos de clases altas y desarrollo tecnológico, la época victoriana también se convirtió en la cultura del opio; la misma reina Victoria lo consumía en forma de goma de mascar con cocaína;, en cuanto a la ficción... Sherlock Holmes se inyectaba frecuentemente cocaína, pues era administrada en gente "muy nerviosa".

LindaFregniNagler

Pero a finales del siglo XIX no sólo el opio y los valores conservadores, además de suposiciones sobre el hombre y el mundo, sobre la ciencia y la historia, y, finalmente, sobre la religión y la filosofía, representaron a la época; algunos académicos anticipan el comienzo del período, caracterizado por los profundos cambios en las sensibilidades culturales y en las preocupaciones políticas. Algo muy característicos de esta época era, también,  fotografiar a los seres queridos que habían fallecido. Los retratos post mortem entremezclaban la melancolía por el ser querido con el misterio que rodea a la muerte. 

La fotografía en la época victoriana representaba poder adquisitivo. El precio de la técnica era elevado y quizá, por esta razón, tener una fotografía con un familiar muerto era la única que se podía tener para la posteridad. En esa época el tiempo de exposición para tomar una fotografía era aproximadamente de medio minuto, y quienes podían pagar por una imagen debían mantener la misma posición al menos por ese tiempo.

la madre oculta

Durante la época victoriana las madres que querían un retrato de sus bebés debían disfrazar de sillas, sillones o cortinas para tenerlos quietos durante el tiempo de exposición. En las imágenes se pueden ver claramente los cuerpos adultos tapados para parecer parte del inmobiliario. Cada foto (alguna más que otra) revela una ingenuidad graciosa, las madres parecen más una representación de fantasmas que una silla o una mesa, pero ello le da una estética tanto afectiva como perturbadora a la imagen.

Mother and baby portrait

La Madre oculta, un libro de Linda Fregni Nagler, se compone de mil fotografías (desde daguerrotipos hasta carteles) todos ejemplos de esta práctica: ocultar a un adulto en el fondo del retrato de un niño, un procedimiento común desde el advenimiento de fotografía hasta la década de 1920, cuando los tiempos de exposición disminuyeron.

invisible-mother-collage

 Las interacciones madre- hijo varían en cada una de las fotografías; en algunos casos la madre se revela como una mano que sostiene al niño, mientras que en otros el infante es “abrazado” por el mobiliario con el fin garantizar “su identidad” ante los otros.

https://img.culturacolectiva.com/content/2013/12/mamas-victorianas.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/12/fotografias-de-la-epoca-victoriana.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/12/Mothers-Hiding-in-Baby-Pictures-17.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/12/fotografias-antiguas.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/12/0504-copy1386791282.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/12/linda_fregni_nagler-biennale_arte_venezia_2013.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/12/0231-copy1386791281.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/12/bebes.jpg

Referencias: