Los hombres que se contagiaron de VIH para sobrevivir a la Cuba socialista
Fotografía

Los hombres que se contagiaron de VIH para sobrevivir a la Cuba socialista

Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

25 de mayo, 2016

Fotografía Los hombres que se contagiaron de VIH para sobrevivir a la Cuba socialista
Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

25 de mayo, 2016


Existen muchos mitos al respecto de Cuba; país históricamente conocido por su sistema de gobierno, su música, su ron y sus habanos. Se piensa algunas veces como un paraíso perdido y otras como un infierno en la tierra, pero pocas veces se concibe como un sitio que pueda gestar contraculturas que se asemejen a otras en el mundo. Y resulta que, contrario a lo que pueda idearse alrededor de dicha nación, ésta cuenta con un movimiento punk que se rebela en contra de lo establecido. Así lo narra un proyecto titulado “Kuidado ke muerden”, el cual devino de igual forma en un libro bajo el nombre de “Al son del punk”.

vih en cuba tocando
Dicho registro fotovideográfico comenzó con el ímpetu de Josu Trueba por documentar la escena heavy metal en Cuba; lo que encontró fue, en efecto, una sociedad con otras necesidades musicales y culturales diferentes a las globalizadas, pues no todo es son y baile, pero no fue exactamente lo que él esperaba. Aquello que se le presentó fue algo que pocas veces hubiéramos imaginado en la tierra de Fidel Castro y sus ideales: el punk.

Josu nació en Galdakao, Vizcaya, y tras estudiar Fotografía se especializó en fotoperiodismo. Dos semanas después del 50 aniversario del triunfo de la Revolución cubana, llegó a dicho lugar con el propósito de encontrar comunidades del metal en la isla; guiado en esos mundos alternos fue entonces que dio con la existencia de esa otra música disidente.


vih en cuba guitarra

vih en cuba hijos


Josu, en compañía de otro fotógrafo llamado Pau Coll, halló a William Fabián, un punk en toda la extensión de la palabra, una muestra viva de que, a pesar de todos los prejuicios que se tienen hacia Cuba para bien o para mal, la información que se tiene acerca de ese país suele estar equivocada y que la lucha en contra de lo sistémico no tiene que ver con el tipo de régimen: capitalista o socialista.

Lejos de querer producir una mirada sensacionalista o llena de fanatismos, ambos artistas retrataron un movimiento que se desarrolló a principios de los años 90 y fue evolucionando con el paso del tiempo hasta que fue imposible continuar con un periodismo en los términos tradicionales que lo caracterizan. Fue entonces que se implementó una suerte de taller participativo de fotografía, el cual le dio una cámara a diversos integrantes de esta cultura para que, con su propio ojo, pudieran dar testimonio de qué sucede hoy en sus vidas como pioneros de una comunidad contestataria.


vih en cuba fumando

vih en cuba anarko

Todo se afirma y se visualiza sin otro enfoque aparente más que el de dar voz a una sociedad que ha vivido distintos matices de su política, hasta que es revelada una narración que subyace en esta historia de imágenes, la de esos chicos punk que, en un intento por renunciar al sistema que les atrapaba, se infectaban voluntariamente de VIH.

Cerca de 1989, William, personaje central para este relato de resistencias, contrajo el virus inyectándoselo voluntariamente. Cabe señalar que en ese entonces no había datos suficientes para saber la naturaleza de la enfermedad (peor que ahora) y prácticamente era desconocido que sus padecimientos o cuidados duraban toda una vida; lo único que se veía entonces era que quien portaba “el sida” era ingresado a un sanatorio, se le aislaba de los demás, tenía sábanas nuevas, menú especial y era exento del servicio militar.


vih en cuba estrella

vih en cuba familia



Bajo esta misma línea, gracias a la visualización que facilitaron Trueba y Coll, los punks cubanos han sido criticados por asimilar una (contra)cultura innecesaria para su país, además de ir en contra de esa misma al contagiarse de VIH, pues los motivos para hacerlo procuraban un aventajamiento sobre los demás. Incluso han sido acusados de ser una instauración planeada por el gobierno norteamericano en un plan por desestabilizar al sistema revolucionario.

Pero, ¿acaso por ser socialistas, estos ciudadanos no tienen permitido encontrar fallas en su país y hacerles frente? ¿No pueden adueñarse de un movimiento “inglés” o “gringo” y darle la personalidad necesaria? En caso de obedecer a una moda, ¿los cubanos no merecen explorar otros terrenos para buscar un sentido de pertenencia y agrupación como cualquier persona?


vih en cuba zona militar

vih en cuba carro



En cuanto al tema del VIH, si su transmisión y los “privilegios” que ésta conllevaba son entendidos como una carrera de ventajas contradictorias a la ideología punk, ¿por qué no entendemos dicha contrariedad como una actividad rebelde? ¿Por qué sólo la insurrección se debe dar ante lo marcadamente capitalista? A fin de cuentas, ser VIH positivo, fuera de los privilegios alimentarios o médicos, también era otra forma de abrazar la diferencia.


***
Te puede interesar:

Fotografías que sólo un verdadero punk conoce

Illy Bleeding, el hombre que trajo el punk a México






Referencias: