¿Puede una fotografía resolver definitivamente los misterios sobre Amelia Earhart?

Miércoles, 12 de julio de 2017 12:12

|Rodrigo Ayala



Volar y conquistar los aires ha sido una de las grandes obsesiones del hombre... y una de sus más grandes perdiciones.

Recordemos el mito griego de Ícaro: éste era hijo de Dédalo, constructor del Laberinto de Creta donde estaba alojado el terrible Minotauro. Tras la muerte de la bestia, Dédalo fue encerrado con su hijo en el interior del laberinto, sin embargo, Dédalo era ingenioso y comenzó la construcción de dos pares de alas con plumas y cera para que él e Ícaro pudieran escapar. El día llegó y ambos se colocaron las alas. Batieron los brazos y pronto comenzaron su ascensión al cielo. Dédalo advirtió a su hijo que no se acercara demasiado al sol, pues corría el riesgo de que la cera con la que las alas estaban fabricadas se derritiera y el joven se precipitara al mar.

Finalmente joven e impulsivo, Ícaro desafió las palabras de su padre, comenzó a volar cada vez más alto y sus alas empezaron a derretirse por la acción de los rayos del sol. Por más que Dédalo intentaba gritar a su hijo que se detuviera, todo estaba perdido para el joven Ícaro. Su cuerpo de desplomó hasta las aguas cercanas a la isla de Icaria. Heracles encontró el cuerpo del joven y le dio sepultura.

A lo largo de los años, el hombre ha desafiado a los elementos de la naturaleza queriendo realizar cada vez proezas más arriesgadas con diferentes resultados. Muchos de ellos, trágicos.

Amelia Earhart, experta aviadora de los Estados Unidos, anunció en 1937 su intención de dar la vuelta al mundo a bordo de su bimotor Lockheed Electra 10-E. Usaría una ruta distinta a las de aquella época: intentaría llevar a cabo su hazaña siguiendo la línea del ecuador. El 1 de junio de 1937 se lanzó a la aventura en compañía del capitán estadounidense Frederick J. Noonan partiendo desde Miami, hasta Sudamérica; desde allí se dirigirían a África y por último a las Indias Orientales. Su intención era convertirse en la primera piloto de la historia en dar la vuelta al mundo.

Tras 33 días de viaje, su avión desapareció en medio de un temporal el 2 de julio. El último contacto que Earhart y Noonan tuvieron con alguien fue con un guardacostas de la Isla Howland, a quien avisaron que se estaban quedando sin combustible y que todavía no divisaban la isla. Tras ello jamás se supo lo que les ocurrió. El gobierno de los Estados Unidos, a cargo del entonces presidente Theodore Roosevelt, desplegó numerosos operativos para dar con el avión. Nueve barcos, 66 aviones y más de 3 mil personas se movilizaron para encontrar a los desaparecidos. La versión oficial indicó que el avión había colapsado en algún punto del océano Pacífico a causa de la falta de combustible.

Una versión que ha dado la vuelta al mundo apunta a la probabilidad de que los sobrevivientes hallan hecho un aterrizaje forzoso en la Isla Nikumaroro (una de las Islas Fénix, que pertenecen a la República de Kiribati), y que Earhart y Noonan sobrevivieron como náufragos en la isla durante algún tiempo. Sin embargo, parece poco probable que haya sido así.

A raíz de un reciente documental de History Channel, titulado “Amelia Earhart: The Lost Evidence”, en el que se muestra una fotografía encontrada en los Archivos Nacionales de Estados Unidos, se ha dado con una nueva pista sobre lo que pasó en aquel fatídico y misterioso vuelo; en ella se puede apreciar a una mujer sentada de espaldas en el muelle cuyo físico se parece demasiado al de la piloto.

La mujer se encuentra observando al barco de carga japonés Koshu Maru. Cerca de ella, viendo de frente a la cámara, se encuentra un hombre que guarda un parecido muy grande con Frederick J. Noonan. Ambos están en un muelle de las Islas Marshall.

Una de las teorías más aceptadas a nivel mundial, y sobre la cual se sostiene el documental, es aquella que afirma que la piloto y su compañero de vuelo fueron capturados por los japoneses debido a que Amelia era espía. Cuando dirigía su avión a las Islas Marshall, la aeronave fue derribada por los nipones y capturaron a sus pasajeros. El productor ejecutivo del programa, Gary Tarpinian, señaló a NBC: «Creemos que un barco japonés la llevó desde las Islas Marshall a Saipán, a las islas Marianas, y que murió allí cuando se encontraba bajo custodia de los japoneses».

El agente retirado del Tesoro de Estados Unidos, Les Kinney, fue el encargado del hallazgo de la fotografía en 2012. «Esta fotografía salió de un archivo de la Armada, anteriormente secreto en los Archivos Nacionales, y estaba mal archivada. Y esa fue la única razón por la que lo encontré», dijo en el documental. Kinney sospecha que los Estados Unidos, al enterarse de que Amelia había sido capturada, decidió guardar silencio al respecto.

Esta nueva versión ha sido apoyada por personas como Shawn Henry, un asistente ejecutivo del director del FBI, que tomó el caso tras el hallazgo de la fotografía: «Esto cambia absolutamente la historia», dijo en una entrevista a la revista People. «Creo que demostró más allá de una duda razonable que ella sobrevivió a su vuelo y fue mantenida prisionera por los japoneses en la isla de Saipan, donde finalmente murió».

Amelia Earhart es considerada una heroína nacional. Su desaparición sigue levantando teorías, sospechas y misterios que sólo el tiempo se encargará de resolver o sepultar para siempre.

-

Resolver la historia a través de una fotografía puede resultar una tarea ardua, sin embargo, sí que puedes conocer las vivencias del hombre a través de 40 fotografías históricas desconocidas. Conoce un pasado muy remoto del mundo con las fotografías más antiguas en la historia.

**

Fuentes

El Mundo
Art Net News

 



REFERENCIAS:
Rodrigo Ayala

Rodrigo Ayala


  COMENTARIOS