Fotografías para recordar lo que hicimos la última vez que estuvimos juntos

lunes, 17 de abril de 2017 13:14

|Rodrigo Ayala



Cuando estuvimos juntos por última vez, platicamos que uno de los placeres más hermosos es el de la memoria. Atesorar en la mente y el corazón los instantes más preciados de nuestra existencia es una de las bendiciones de estar vivos. En ése momento decidimos inmortalizar lo que hicimos en ese episodio final que duró tres días y dos noches. De mi mochila extraje la cámara heredada por mi padre y la danza de los flashes comenzó al mismo tiempo que la danza libre y tierna de nuestros cuerpos.

Luca Bortolato uno

Nada quedó en la imaginación. Exploramos todo como dos botánicos examinando una planta o dos críticos literarios haciendo la reseña de una obra compleja. Tu cuerpo esbelto y luminoso fue motivo de adoración. Me hiciste convertirme en un hombre sucio y desinhibido. El mío, me dijiste entre suspiros entrecortados, representó para ti un dulce regreso a tu condición animal.

Luca Bortolato uno dos

A través de imágenes en penumbra e indefinidas, lo cual le confiere un sensual misticismo a las escenas, el fotógrafo Luca Bortolato nos lleva a explorar las delicias y los delirios del sexo a través de la serie "Intimacy Diary". Nos hace a nosotros, los espectadores, partícipes activos del ambiente de la habitación: podemos aspirar el calor que emerge de los cuerpos entrelazados, escuchar las conversaciones cargadas de ternura y salvajismo. Incluso sentimos que estamos envueltos en las mismas sábanas donde la pareja yace tranquila después de consumar sus deseos.

Luca Bortolato tres

Es tal el realismo de la lente de Bortolato que podemos pensar que hemos sido nosotros los responsables de cada una de las instantáneas. Nuestro afán voyerista se hace evidente en cada fotografía en la que nos sumergimos llenos de gozo para encontrar algo que permanece oculto. Nos asomamos a la intimidad de la mujer, del hombre y de lo que nace de la unión de ambos. Nos asomamos al calor que emerge de la habitación, palpamos la ropa desperdigada en el suelo y ansiamos rozar la piel de los que participan del acontecimiento erótico.

Luca Bortolato cuatro

La cámara como herramienta de complicidad de los amantes exhibe lo que ocurre en la intimidad de la habitación. Sin embargo, no muestra el acontecimiento en su totalidad: los rostros son anónimos, los cuerpos se protegen de nuestra mirada y la habitación misma es casi invisible. Todo ello en conjunto le da un aura de misterio absoluto a las escenas creadas por Bortolato. El afán de saberlo todo respecto a lo que los amantes esconden de forma tan celosa es lo que nos inquieta, lo que hace que nuestro deseo sea estimulante. Tanto ellos como nosotros terminamos compartiendo el mismo miedo a ser descubiertos, el cual se torna erótico.

Luca Bortolato cinco

A veces pareciera que cada imagen fue tomada de manera accidental, tal y como Luca llegó al arte de la imagen: “La fotografía llegó inesperadamente a mi vida, cuando no lo buscaba. Fue como que nos encontramos el uno con el otro de forma natural, como consecuencia de mi camino y la relación existente con la imagen”, dice.

Quizás esa forma accidental de llegar al alma de la imagen es lo que forma el silencio perpetuo que parece suspendido en sus fotografías. Luca Bortolato tiene una capacidad natural de retratar lo que está pero que no se ve a simple vista. Sólo su cámara es el recurso capaz de adentrarse en los rincones ocultos de lo erótico.

Luca Bortolato seis

Sus modelos nos podrían parecer personas, sin embargo, también tienen el aspecto de ángeles abatidos y encerrados en sus propios secretos. Se muestran como seres a merced de sus pensamientos y sus acciones corporales. Luca Bortolato declara: “El nudismo, para mí, habla sobre la confianza y la vergüenza. Quien decide desvestirse para ser fotografiado es consciente de que va a ser juzgado interiormente, por debajo de la piel”.

Luca Bortolato siete

Luca Bortolato nació muy cerca de Venecia y ha expuesto su obra en ciudades como Londres, Ancona, Padua, Milán y Roma. Está seguro de que una parte de sí mismo habita en cada una y a través de sus fotografías.

Luca Bortolato ocho

-

Explora más del fascinante y misterioso mundo de la fotografía: oscuros pensamientos que tengo cada que te veo. Incursiona en la obra de la fotógrafa que retrata el realismo mágico llevado al exceso.

-

Fuentes: Sitio oficial del artista, Crocomag, Makamo



TAGS: adulto
REFERENCIAS:
Rodrigo Ayala

Rodrigo Ayala


  COMENTARIOS