La fotógrafa que dedicó su vida a retratar las comunidades indígenas

miércoles, 28 de septiembre de 2016 11:56

|Brenda Gom





Los estragos que dejó la Revolución Mexicana propiciaron la búsqueda de la reconstrucción de un país que había sido vejado de múltiples maneras, además de sufrir la destrucción y pérdida de parte de su idiosincrasia desde la época colonial. Es en el periodo posterior a este hecho cuando se produce el resurgimiento de la conciencia social a través de elementos aglutinantes que identificaran a la población como mexicana, por lo que entonces se configuró una revolución cultural
. Las nuevas ideas se vieron reflejadas en un nuevo arte popular que tuvo pretensiones pedagógicas, de protesta e informativas, es decir: un arte funcional que instruyera a la población, así que los círculos artísticos dieron abrigo a pintores, escultores, fotógrafos y grabadores provenientes del interior del país y del extranjero.

Mariana Yampolsky

Tal fue el caso de la fotógrafa originaria de Chicago Mariana Yampolsky —quien más adelante buscaría la nacionalidad mexicana— que realizó estudios en la Escuela de Pintura y Arquitectura La Esmeralda en 1948 y un año después, en la Escuela de Artes del Libro.

Si bien el grabado fue parte importante de Mariana Yampolsky, también se dedicó muchos años a la edición de libros de texto de primaria y secundaria, así como a la edición de más de 18 obras dedicadas a la cultura y al arte, además, fue curadora y conferencista; sin embargo, en el ámbito de la fotografía fue en el que logró consolidarse como artista y recibió el mayor reconocimiento.

mujeres e hijo

mujeres e hijo

Sus intereses radicaban principalmente en la vida cotidiana de comunidades indígenas, plasmó a través de fotografías la vestimenta, gastronomía, fiestas, costumbres y tradiciones de cada lugar que visitaba. Su acervo asciende a más de 60 mil negativos, en los que un gran porcentaje está dedicado a mujeres y niños que fungen como protagonistas de charlas, juegos en las calles, jornadas escolares, etc., aunque también encontramos a hombres que disfrutan de las festividades o las faenas laborales en el campo y con su familia.

habitantes


Mariana Yampolsky no sólo retrató a los pueblos indígenas, también dejó registros de su gusto por el paisajismo, por los elementos naturales y minerales que identificaban al pueblo mexicano como el maguey, al igual que la fascinación que le causaba hallarse objetos en la calle, alguna escena que no era cotidiana y la arquitectura popular y vernácula. 


hombre y bici

familia


Monsiváis y María del Rosario Alonso coinciden en que 
“unió el realismo propio de Lola Alvárez Bravo a su técnica de grabadora que reducía el dibujo a lo esencial, un realismo caracterizado por la distancia respetuosa con el objeto fotografiado y una visión frontal que entronca con la obra de la llamada Escuela Mexicana de Pintura, además de mostrar en imágenes el interés de todo un contexto social y cultural en el que la estética y el contenido no podían desvincularse, pues para la fotógrafa no podía existir una separación entre contenido y forma, ya que ambos le parecían igualmente relevantes al momento de transmitir un mensaje".


Mariana Yampolsky


Cuidaba mucho la fotografía por medio del montaje escénico, estético y la calidad técnica, al tiempo que procuraba crear un trabajo lúdico que impactara en el público para transmitir un mensaje. Las influencias de la artista fueron
Graciela Itubirde, Héctor García, Manuel Álvarez Bravo, Hannes Mayer, entre otros.

Mariana Yampolsky

Por supuesto, Mariana Yampolsky no fue la única fotógrafa que se mantuvo vigente y a la vanguardia, nombres como el de Tina Modotti, Lola Álvarez Bravo, Ava Vargas y Graciela Iturbide fueron reconocidos y aplaudidos en su época. Gran parte de la fotografía de la artista la encontramos en blanco y negro pero también a color, el cual utilizó de forma intensa para dotar de textura y calidez a la imagen de acuerdo a lo que quería expresar o documentar.

Mariana Yampolsky


Por su trayectoria se hizo acreedora a múltiples homenajes y galardones, fue nombrada Académica Honoraria por la Academia Nacional de Arquitectura y el Instituto Nacional de Bellas Artes, además se le reconoció su labor fotográfica en torno a la arquitectura popular tradicional de México.





**

Si te interesa conocer más sobre hechos históricos a través de la fotografía, descubre la historia detrás de la muerte más hermosa de todos los tiempos, así como las imágenes de mujeres que sólo podrás ver en un viaje de alucinaciones psicodélicas






REFERENCIAS:
Brenda Gom

Brenda Gom


  COMENTARIOS