7 fotografías a blanco y negro que muestran el amor perdido, la discriminación y la desgracia de las guerras

Miércoles, 13 de diciembre de 2017 14:18

|Cultura Colectiva

El arte de la luz está lleno de subjetividad. La belleza y lo estético de una fotografía varía según el espectador y el fotógrafo. Para muchos, lo importante es que a partir de la técnica se transmita un sentimiento sin importar que sea amor, nostalgia, tristeza o temor. 


Los fotógrafos la han buscado incontables veces, algunos más que otros. Buscan mostrar en una imagen momentos reales que pueden tener distintos fines, pero hoy las imágenes a blanco y negro se hacen con una finalidad: reducir los distractores y la carente estética por la combinación de ciertos colores que no se llevan bien al ponerlos juntos.


A través de las décadas han existido diversos retratos icónicos que marcaron nuestra historia, y por eso te las compartimos a continuación:



Adolescentes en Coney Island (1949) de Harold Feinstein



Al ver esta imagen nos remontamos a la época del movimiento literario de los Beatniks. La fotografía fue tomada en Coney Island en 1949, el hogar del fotógrafo estadounidense Harold Feinstein, y aunque parezca una instantánea común, no lo es. Fue tomada a un grupo de completos extraños para Feinstein, quien era un ávido fotógrafo de calle. Su increíble nitidez y su hermosa naturalidad es lo que hace que la imagen sea tan interesante y valiosa.


A pesar de que tenemos ante nuestros ojos una escena muy concurrida, la atención se nos va directamente a la chica en la escena, y luego nos invita a hacer un recorrido muy fluido a través de toda la imagen. Ella es ese indicador que nos dice un aproximado sobre el momento y la época en la que Feinstein la capturó. Está cargada de una estética profunda y un punto de vista muy agradable que hace que la escena sea natural. La mujer, el joven sonriente, el cantante, el hombre que sirve como almohada y los muchachos que se abrazan en la parte posterior. Toda la escena es muy encantadora.



Zoológico en el Parque Central de Nueva York (1967) de Garry Winogrand



No es ningún secreto que esta imagen tocó diversos nervios de la sociedad desde ambos lados del contexto político en términos de racismo en los años 60. La imagen es una obra maestra completa de la fotografía de calle. En ella tenemos a una pareja elegante que levantó las miradas de la multitud en esos días, ya que sostenían a un par de monos vestidos de niños.


La imagen tiene una de las mejores composiciones:

*Los chimpancés vestidos y con gestos asombrosamente humanos miran con descontento al espectador que los también los observa.

*La notoria sombra de Garry Winogrand muestra la proximidad extrema del fotógrafo al momento de capturar la imagen.

*La multitud en el fondo se ocupa de sus asuntos.

*El niño en la esquina derecha tiene una vestimenta similar a la de los monos.

*La elegancia de la pareja nos transporta a la época que se vivía en ese momento.



Cigarrillo de Dulce (1992) de Sally Mann



El trabajo de Sally Mann es espléndido, ha llevado la intimidad de su familia al estado más sublime del arte. Los ha capturado desde sus inicios, por lo que esta fotografía plasma el carácter fuerte de su hija que sostiene un cigarrillo de dulce. Luego de que nuestros ojos sean atrapados por la chica en el primer plano, nuestra mirada se dirige a su segunda hija que tiene una posición autoritaria que nos da la espalda. Por último, está su otro hijo en la parte superior de la imagen montado en una especie de zancos.


Cuando una fotografía ha sido compuesta con la "regla de los números impares", existe una estética atractiva dentro del encuadre, y aunque se tomó con un formato cuadrado, gracias a los tres sujetos y al punto de interés, la imagen no se ve extraña.



Praga (1968) de Josef Koudelka



Esta es una imagen asombrosa, que podría definirse como simple, pero gracias a su simbolismo es por completo poderosa. Koudelka tomó la imagen en el momento exacto en que Praga fue invadida por las fuerzas militares del Pacto de Varsovia. El reloj es la prueba perfecta del instante en que ocurrió este trágico acontecimiento. Las calles solitarias detrás del objeto en primer plano, nos dan una idea clara de la sensación general de la ciudad en esa época. La pequeña porción del cielo aumenta la sensación de opresión que estaba por llegar a Praga.



Calel de Mouffetard, París (1954) de Henri Cartier Bresson



El gran maestro de la fotografía callejera tiene una gran cantidad de imágenes icónicas que han inspirado a muchos otros en diversas disciplinas del arte. Esta imagen nos muestra a un niño feliz y orgulloso que lleva dos botellas de vino, y es considerada como una obra maestra de la fotografía.


La expresión alegre del pequeño mientras camina a lado de un edificio en una calle de París es única. Él es el interés principal en la imagen, pero también se tienen dos capas de acontecimientos. La primera, un par de chicas que celebran la actitud del niño; el segundo, una mujer de edad avanzada camina por la calle. Cartier-Bresson creó el concepto del momento decisivo, por lo que la imagen refleja el concepto.



Marina Ginestà (1936) de Hans Gutmann



El fotógrafo de este bello retrato no es tan famoso como los demás, es la evidencia de que las imágenes excelentes pueden venir de cualquier lugar y momento. La mujer de la foto es Marina Ginestà perteneciente a Juventudes Comunistas, de 17 años, en el fondo se muestra el horizonte de Barcelona durante la Guerra Civil española. Su retrato en un sólo cuadro aún transmite esa pasión indefinible de la juventud.


El fotógrafo Hans Gutmann, mejor conocido en México como Juan Guzmán, fue un fotoperiodista germano-hispano-mexicano conocido por su labor fotográfica durante la Guerra Civil española y también por su labor con Frida Kahlo y Diego Rivera.



Stravinsky en Nueva York (1946) de Arnold Newman



La fotografía retrata a un sereno Stravinsky cerca de un piano frente a una pared con dos sombras. El famoso encuadre nos entrega un enfoque innovador para la época. Audaz y minimalista, que yuxtapone un retrato sereno, con un espacio doble negativo masivo de la pared y la puerta superior del piano en negro mate. Lo curioso del encuadro es que resalta un notorio triángulo en la composición, así como una metáfora de las notas musicales, gracias a la forma de la puerta superior del piano.



**


Estas son las fotografías a blanco y negro que te incomodarán porque en el fondo quieres ser diferente.


**


Federico Alegría

+50374683470

http://www.federicoalegria.com

http://www.saatchiart.com/federicoalegria

Cultura Colectiva

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS