Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia
Fotografía

Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia

Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

2 de octubre, 2017

Fotografía Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia
Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

2 de octubre, 2017

La señora Virginia Vallejo fue y será la transición entre una belleza clásica y otra, entre estéticas que permearon el gusto popular en Latinoamérica y la admiración hacia las mujeres.



Ella fue el ícono de la belleza clásica y típica colombiana. Una mujer de extrema hermosura; una chica a la que le iba muy bien en la farándula, a quien todo el mundo admiraba, una estrella de sofisticación inalcanzable y que Pablo Escobar estaba dispuesto a conquistar a cualquier costo...


Vallejo fue, quizá, la última diva; y después de ella entramos en el concepto de la estrella producida, la señora opulenta que se edificaba tanto o más que la arquitectura del narco. Si las casas de los grandes señores del narcotráfico pasaron del minimalismo o la sobriedad, a la extravagancia y el recuento de los palacetes europeos; la imagen de sus mujeres aún con mayor razón e impacto.


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 1


Joyas, ropa, cultura y el cuerpo mismo sufrieron una regeneración total con la aparición de la señora Vallejo y su transformación en el mundo del narco. La abundancia del dinero producto de las drogas, la aparición de esa nueva clase social que entraba en disputa con las castas hasta entonces dominantes y una narrativa diametralmente opuesta a las historias de poder que alguna vez vivió Jackie Kennedy o Grace Kelly, fueron la ecuación para gestar en las colombianas ligadas al narco un deseo de ostentación, una exhibición de lujos, una cosificación rara vez antes vista y un capricho romántico-sexual característico de los llamados drug lords. Nació la diva del narco.


Cuentan que Pablo Escobar le regaló a Vallejo las primeras cirugías de los años ochenta en Colombia. Procesos impensables en ese entonces, pero en consecuencia, comunes para las mujeres y adolescentes de hoy; conduciendo a algunas colombianas por cánones reconstruidos y fantásticos de la belleza. Silicona y demás métodos de escultura se convirtieron, así, en el aliado perfecto de muchas mujeres desde aquel momento. Por supuesto, la narcoestética no se reduce exclusivamente a las cirugías, es un todo; es una performática, es un gusto específico y estricto, es un uso del estar que se perfecciona poco a poco con el ser. En pocas palabras: una nueva tradición que ha complejizado la apariencia y los estándares de la mujer contemporánea en América Latina.


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 2


Fenómeno evidente en la producción artístico-antropológica de Manuela Henao, Beauties; un foto-ensayo en el cual se investiga la interpretación de la belleza y la cultura femenina desde uno de los puntos geográficos clave para este cambio de paradigma: Medellín, Colombia.


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 3


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 4


Una ciudad que, tras muchos esfuerzos institucionales y reivindicaciones de la población, ha conseguido posicionarse en el escenario internacional como una potencia de cambio y progreso que va más allá de la venta de drogas; no obstante, ésta se mantiene como cicatriz de exigencias ostentosas y demandas plásticas o virtuales en el performance de sus habitantes, especialmente de sus mujeres.



En el análisis visual de Henao se hacen evidentes las herencias del narcotráfico y lo que podríamos llamar su golden age; el cuerpo de la mujer es todavía reflejo de una acción sexualizada en el día a día, la mezcla fantástica entre un tropicalizado ladylike y la sensualidad trashy. Así como una educación medianamente refinada con reminiscencias al barrio que les vio nacer; vestigio palpitante de esos años en que "El Patrón" lo fue e hizo todo. Son restos de aquella época en que los traficantes que iban a cerrar "tratos gringos", importaban también los modelos de belleza que imponían las prostitutas americanas de esos años y disponían del dinero para financiar esas transformaciones en “sus” mujeres.


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 5


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 6


Henao dice al respecto: «Las mujeres en Medellín, históricamente, han sido consideradas como figuras fuertes en la sociedad; han representado el trabajo duro, la cabeza de la familia, las madres. Sin embargo, durante este periodo, ese rol cambió, para ser vistas como la belleza y sus cuerpos».


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 7


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 8


Así, la cirugía plástica se ha convertido en algo muy común entre las mujeres en la ciudad y, aunque los cánones estéticos con el tiempo se han suavizado, la popularidad o naturalizada necesidad del narco-cuerpo se encuentra perfectamente rastreable en quinceañeras, strippers y mujeres de a pie en Colombia. Como Elena y Tita, de 18 y 19 años respectivamente, quienes tuvieron su primera liposucción a los 15, implantes mamarios a los 18 y un ferviente deseo de seguir cambiando su aspecto en el futuro próximo.


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 9


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 10


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 11


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 12


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 13


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 14


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 15


En estas fotografías se encuentra, más allá del registro físico de sus personajes, las historias de mujeres que dejaron sus estudios por enfocarse en ganar dinero y esculpir su cuerpo a gusto de la narcocultura, de los sacrificios que éstas hacen al consumir pastillas como si no existiera un mañana, de los riesgos a los que se someten inyectando biopolímeros en sus nalgas y de las esperanzas que depositan en la libido masculina de su país.


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 16


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 17


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 18


La narcoestética es un concepto que nos arrastró a todos, en buena o baja medida, a perseguir el dinero fácil, los placeres extremos y las satisfacciones más exuberantes del mundo latino. A dar forma a ese nuevo rico que trata de educarse, viajar y que falla en el intento de su refinamiento. A pretender que una mujer puede alcanzar lo que desee si está dispuesta a dejarlo todo por estar con un nombre poderoso y decir honrosamente: «usted no sabe quién soy yo».


Colombia fundó eso, Medellín —entre otros— lo ha pulido y hoy las mujeres siguen siendo la piedra preciosa de ese dorado engarce.


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 19


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 20


Quinceañeras y strippers: la belleza femenina en el narco de Colombia 21


«Aun así, el principal objetivo no era centrarme en el auge de la cirugía plástica, sino en cómo la interpretación de la belleza y nuestros propios cuerpos se ven afectados por factores culturales e históricos. Simplemente quería estudiar cómo se ven las mujeres y la belleza en este espacio y tiempo particular. Sin embargo, era inevitable que aquí se reflejara lo común que se han vuelto las cirugías en la ciudad. Obviarlo hubiera sido ignorar gran parte de la realidad», dice Henao.



En un intento por evidenciar al público y a las mujeres de Colombia que la interpretación del canon de belleza en su país —y prácticamente todo el continente— no es más que una visión socio-histórica resultante de los años más sórdidos de su narcocultura, Beauties es una mezcla de retratos e imágenes de la cotidianidad que, con suerte, hará consciente a quien las vea de ese condicionamiento al que las mujeres son sometidas. Logrará en el ojo femenino una renuncia a aquellas aspiraciones que sólo consiguen el riesgo y una constante objetivación del género en contextos criminales.


*


Para conocer el resto del trabajo de Manuela Henao, visita su sitio oficial.


**

Ahora lee:

31 cuentas de Instagram para conocer la vida de lujos y excesos del narco

Cómo el narco y la violencia han transformado tu ciudad