Fotografía

Nick Pumphrey: viviendo en un mar de plástico

Fotografía Nick Pumphrey: viviendo en un mar de plástico


Imagínate que estás en un viaje con tu familia en alguna playa o embarcación, un viaje que esperaste por semanas y por fin estás disfrutando. El día es soleado, la sensación salina sobre tu cara indica que es un día perfecto para meterte a nadar o a bucear, según sea el caso. Te preparas, alistas todo tu equipo y saltas al agua cuando de repente, sientes algo en el pie. No, no es un pez o el suelo como tú estás pensando, es una botella de PET de reconocida marca que curiosamente, vende agua.

Nick Pumphrey

La contaminación humana sigue incrementando en los mares, con una influencia importante de los plásticos que generamos día a día y que a pesar de separarlos en nuestras casas, no llegan a donde deberían para su correcto tratamiento o reciclaje. Más de 6.4 toneladas de plástico llegan cada año a nuestros océanos y ríos, terminando así con la pureza que los distingue y convirtiéndolos en un ambiente nocivo en el cual la vida se ve cada vez más en riesgo. 

Se calcula que una botella de plástico tarda en promedio 450 años para degradarse por completo, lo que ha llevado a diversas formas animales a un peligro inminente, ya sea por la ingesta de las partículas plásticas o circunstancias que deterioran su desarrollo. Lo más sorprendente es que nosotros estamos incluidos en esa lista, somos conscientes del daño que provoca a nuestro ecosistema y hacemos oídos sordos al llamado de la naturaleza.

A continuación en Cultura Colectiva te presentamos el trabajo de Nick Pumphrey, quien forma parte de Take 3, una organización sin fines de lucro que lucha en contra de la contaminación en el mar.

Nick Pumphrey
Cuando Nick se encontraba de viaje en Nusa Lembongan (Indonesia) con varios de sus amigos, una de ellas tuvo el plan de ir a ver a las mantarrayas para entonces poder tomar una fotografías espectaculares de las mismas. Para su sorpresa, todo lo que pudo ver fue un mar de plástico, desde botellas hasta bolsas que probablemente contenían desechos. Las mantarrayas viven de la filtración del agua de mar, en el proceso se alimentan de plancton e indudablemente forman parte de las principales afectadas por el consumo de materiales tóxicos provenientes del plástico.

Nick Pumphrey
El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente calculaba que por kilómetro cuadrado se encuentran más de 13, 000 componentes de plástico, flotando o incluso en el fondo del mar. Sorprendentemente, las costas de países europeos como Francia, Italia y España son las más contaminadas; seguidos por Indonesia y la región del Mar Caribe. Países desarrollados deberían reducir el uso de plásticos no bio-degradables, además de hacer más eficiente el tratamiento de los mismos.

Nick Pumphrey
Las fotografías tomadas en Indonesia son un reflejo del incorrecto tratamiento de los desechos humanos. Todo comienza con aquel empaque que tiras en la calle después de comer unas donas o un café, de ahí corre mientras llueve hacia las alcantarillas (si es que no se bloquearon por la cantidad de basura antes) para llegar a las tuberías que desembocan en aquel río que antes se conocía por sus aguas cristalinas y puras.

Finalmente, aquel empaque de donas llega al mar en donde lamentablemente podrá ser consumida por alguna tortuga o atrapará a un pez, terminando un ciclo. Ni hablar de la permanencia de los plásticos en las aguas, que probablemente resultarán contraproducentes en las personas que se aventuren a nadar en ellas.

Nick Pumphrey
Para reducir el impacto que los desechos tienen en nuestro planeta, algunos tips son usar bolsas de tela a la hora de ir a la tienda, usar un termo cada vez que salgas de casa y rellenarla cuantas veces sea necesario de forma que se reduzca el uso de PET, utilizar materiales bio-degradables, evitar comprar productos que incluyan un exceso de envolturas (si es así, eficientar el uso o reutilizarlos) y asegurarnos de la correcta separación de nuestra basura.

La última aunque no está tanto en nuestras manos, puede lograrse a través de la presión en nuestra comunidad que asegure la reducción de basura mal tratada. Recordemos que todos al formar parte de la misma, podemos lograr un impacto positivo a través de cada acción o pequeño cambio en nuestros hábitos de consumo.


Referencia
Información




Referencias: