NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Fotografías del primer recorrido nudista por un museo

10 de mayo de 2018

Diego Cera

Aunque en el arte la desnudez es uno de los recursos más socorridos, en la vida real es lo menos aceptable que puede haber; pero quizás esto cambie pronto.


Para muchas personas la experiencia de entrar por primera vez a un museo suele ser un viaje hacia lo desconocido. No es que estos individuos no hayan recorrido antes alguna galería o una exposición; muchos fuimos llevados en viajes escolares a recintos en donde el arte era el elemento principal; sin embargo, conforme crecimos, nuestro interés se centró en expresiones más específicas: fotografía, pintura o grabados; absolutamente cualquier expresión que hiciera referencia a nuestros sentimientos y emociones fue —y sigue siendo— un pretexto perfecto para visitar un museo.





Dentro de todas esas expresiones que desde Aristóteles representan una forma adornada de percibir al mundo y al ser humano, el desnudo es sin duda alguna una de las más queridas. Para saber que somos nosotros y nuestros propios cuerpos los que aparecen retratados en estas imágenes no hace falta un gran discurso; para apreciar su belleza y delicadeza mucho menos.





Lamentablemente afuera de los museos todo cambia, en la calles e incluso en nuestros hogares la desnudez es incluso una falta de respeto hacia los demás; como si ellos no tuviesen un cuerpo o hubiesen nacido con la ropa adherida a éste. Así, mientras la Olympia de Manet permanece estática y provocadora en el Museo d'Orsay en París, nosotros debemos caminar con la incomodidad de la ropa bajo un agobiante calor que a veces nos hace desear ser pinturas para poder estar desnudos durante toda la eternidad.





En otro museo de París, el Palais de Tokyo, la desnudez se convirtió en un tema recurrente; sólo que esta vez no se encontraría colgando de las paredes, sino caminando entre sus pasillos justo como lo que es: la cosa más natural en este mundo. Preocupados por la hipocresía que existe entre el arte y la cotidianidad en materia de desnudos, un grupo nudista organizó un paseo por el museo unas horas antes de que éste comenzara su horario con mayor número de visitas. De este modo los desnudos y los pudorosos no se mezclarían, pero de un modo u otro ambos convivirían en un ambiente de absoluto equilibrio.





Dicha iniciativa es parte de una serie de acciones que pretenden convencer al gobierno francés de abrir parques y restaurantes nudistas, mismos que hasta ahora han sido prohibidos por ser considerados inmorales y de mal gusto. Los aficionados al no usar ropa, afirman estar cansados de que sólo se les otorguen espacios en playas y específicamente en el verano, pues frente a sus ojos ésta es una forma de discriminación que no puede seguir existiendo.





Las fotografías de estos espectadores revelan algo completamente enigmático. Mientras observaban gustosos la exposición Discordia, los nudistas se convirtieron en una obra de arte que desafió, sin lugar a dudas, los estándares artísticos de la población más conservadora de París y además les demostraron que todo el arte que necesitan conocer se encuentra encerrado en ellos mismos y sus cuerpos que, sin importar el juicio de los demás, deben conocer hasta el último rincón.





Probablemente las peticiones de este grupo tarden un poco en ser cumplidas, no obstante, su mensaje ha quedado documentado y basta que otros entusiastas del desnudo se unan para que un movimiento revolucionario comience. Tal vez lo hagan por la vía del activismo, pero si de algo podemos estar seguros es que éste comenzó gracias al arte y eso es algo que definitivamente no tiene precio.


TAGS: Fotoperiodismo Arte moderno fotografía documental
REFERENCIAS: Razón

Diego Cera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Guía masculina para sentirte fresco si odias el calor Cómo saber si eres víctima de abuso psicológico en tu relación de pareja 8 razones por las que los productos orgánicos mejorarán tu salud La explicación científica detrás del mito de la sangre azul Cosas que no sabías sobre Ron Howard, el director de 'Han Solo' Cómo funciona la mente de un envidioso

  TE RECOMENDAMOS