Sueños y pasiones de los seres humanos de 1 a 100 años de edad
Fotografía

Sueños y pasiones de los seres humanos de 1 a 100 años de edad

Avatar of Alex Campos

Por: Alex Campos

3 de marzo, 2015

Fotografía Sueños y pasiones de los seres humanos de 1 a 100 años de edad
Avatar of Alex Campos

Por: Alex Campos

3 de marzo, 2015


¿Qué querías ser de grande cuando eras niño?

¿Anhelabas ser bombero, astronauta, maestro o quizás el último de los dragones samurai de la tierra baja? Quiero que recuerdos los días en que corrías por el jardín o en los que tal vez invertías horas el preparar el juego que no duraría más de 10 minutos. Aquellos cuando mirabas pasar la vida desde tu ventana o el asiento trasero del coche. Años en los que las responsabilidades más grandes que pesaban sobre ti eran entregar la monografía del padre de la patria y hacer las multiplicaciones en el cuaderno del puntopuntocruz. ¿Qué pasaba por tu mente? Pensabas tal vez en cómo era posible que un avión surcara los cielos, en cómo lograr que tu peluche favorito tuviera vida o te preguntabas por qué tu hermano era tan grande. Sin duda, pensamientos, ideas y experiencias que te remiten a una época precisa de tu vida, quizás muy lejana o tal vez no tanto.



La inexorabilidad del paso del tiempo, el constante estrés de la vida cotidiana, las responsabilidades y la necesidad de supervivencia urbana te han moldeado. Es innegable que hoy te has convertido en tus mejores y peores momentos, en aquellos golpes de la vida y pequeños o grandes triunfos frutos de la selección natural. ¿Qué pasa por tu mente ahora? ¿Aún te sorprendes por los pequeños detalles de la vida? ¿Existe algún recuerdo de tu característica curiosidad infantil? ¿En qué te has convertido y qué quieres ser de grande? Al diablo con los títulos universitarios que pareciera sólo te encasillan en una clasificación social y económica. En cualquier momento de tu vida podrías tirar a la basura todo aquello que conoces y has conocido y empezar de nuevo. Salir a la calle, a la terracería del campo, a la barranca de tus propios límites y seguir el flujo natural de la vida. Cumplir aquellos anhelos, aspiraciones, sueños, inquietudes y vencer miedos, demonios y al mismísimo pasado. Piensa en tu más grande sueño, en aquel que quizás ha crecido contigo desde pequeño y que sigue latente. ¿Cuál es tu máximo sueño?


Uno de los sueños del fotógrafo Keen Heick-Abildhauge era mostrarle al mundo la belleza de Rusia, especialmente la gente con la cual vivió en gran parte de su vida. A modo de celebración por la diversidad y belleza que experimentó a lo largo de varios años en las ciudades rusas, Keen quiso mostrar cómo vive la gente en el país más grande del mundo. Pero sobretodo, saber qué sueños tiene. Al comenzar su trabajo, pronto se dio cuenta que la esencia de lo que quería descubrir no podía encerrarse únicamente en palabras y letras, por lo que hizo uso de la fotografía.

A lo largo de dos años, Keen platicó con más de 230 personas y logró conocer los sueños, ambiciones y deseos de personas que van desde el año de edad hasta los 100 años bien cumplidos. Cada uno de esos años corresponden a un rostro, una historia personal, una profesión, un hobbie y un sueño. Ideas que van desde lo abstracto e ingenuo de la niñez, viajan por la turbolenta y radical adolescencia, se hallan en lo tangible y sustancial de la madurez y reposan finalmente en lo inevitable de la tercera edad. 

Los sueños de las personas retratadas en este proyecto trascienden fronteras lingüísticas, religiosas, culturales y políticas. El trabajo del fotógrafo es una introspección en aquello que nos hace humanos: las experiencias de la vida y lo que hacemos con ellas. Los anhelos y las pasiones podrían ser localizadas en cualquier latitud y longitud pues muchas de ellas nos hablan de sentimientos y de emociones. ¡Qué maravilla estar vivo!











































 


**

Fuente.


Referencias: