Tipos de fotografías que deberías dejar de hacer si quieres ser profesional

Viernes, 2 de febrero de 2018 18:45

|Alonso Martínez

Muchos cometemos errores durante nuestras primeras etapas como fotógrafos, pero sólo bastan unos consejos para convertirse en un experto.


Ahora todos son fotógrafos... o al menos fingen serlo.


Desde que todos tenemos una cámara en el bolsillo y la magia de los filtros de Instagram, el mundo entero quiere compartir fotografías en todo momento, creyendo que, porque tienen un poco de "arreglo", son excelentes imágenes, cuando no es así.


Y es que los que nos hemos interesado en la fotografía solemos caer en los errores básicos de cualquier novato. Hemos hecho capturas sin mirar ni un poco la configuración de la cámara que tenemos, creemos que todo se arregla con un filtro o Photoshop y tomamos fotografías que bien podrían ser descritas como: inútiles. Como si fuésemos un estudiante de fotografía cliché de película, nos rodeamos de imágenes que no tienen sentido pero que, según nosotros, "se ven bonitas", cuando en realidad estamos lejos de crear una imagen con un verdadero impacto.



Así que si queremos pasar a otro nivel, debemos aprender un poco más sobre fotografía y olvidarnos los siguientes tipos de imagen, que sólo los amateurs disfrutan capturar:


-

Cualquier cosa en blanco y negro


Es irresistible para muchos de nosotros comenzar a tomar fotos en blanco y negro, pensando que todas se ven profundas por la falta de color. No es así. Es inevitable hacerlo, pero no porque una foto sea monocromática, significa que sea atractiva. En el ejemplo que se encuentra a continuación, en la izquierda hay una imagen simple, aburrida, y hasta sosa de un perro amarrado. Claro, se ve un poco bonita, pero no es una buena fotografía. Del lado derecho podemos ver un excelente uso de simetría que divida la imagen en cuatro sectores proporcionales, además de que se resalta el contraste entre la figura central y el fondo, sin mencionar que la playa hace que la imagen tenga una mejor composición.


Sólo basta aprender sobre ese tipo de factores (simetría, contraste y las bases de la composición) para crear mejores imágenes, mucho más profesionales.




-

Paisajes


Otro clásico de novato. Todos tomamos fotos de paisajes con nuestra primera cámara, pero lo único que logramos fue realizar una toma que cualquier otro pudo haber hecho. En la imagen de la izquierda vemos un paisaje plano, en el que no hay una clara composición y no se aprovechan los elementos que se tienen a la mano, mientras que la segunda imagen (que no es excelente) logra crear una escena jugando con el campo de profundidad al insertar un objeto cerca del lente, aprovechando la luz que pasa por los árboles, y resaltando las nubes en la parte superior. Aunque no es tan planificada, es mucho más llamativa y no parece una simple toma turística, dándole otro significado a un simple paisaje. Las fotografías deben tener o provocar una emoción.



-

Monumentos


Es un poco inútil tomar fotografías de algo que ya ha sido capturado cientos de veces, tanto por profesionales como por turistas o... cualquiera. Sin embargo, si queremos hacerlo, es mejor capturar un ángulo único, resaltando sólo algunos elementos. De nuevo, la primera imagen que vemos abajo es muy simple. No tiene magia, no hay emoción, y es una simple fotografía que ni siquiera podría entrar en un catálogo. Sin embargo, la segunda busca resaltar los detalles y la belleza de la escultura, enfocándose con cautela en la "escena principal", manejando el contraste entre el color de las figuras, sus sombras y las manchas de desgaste, provocando un fuerte interés por lo que está sucediendo en la imagen.



-

Fotografías de personas de bajos recursos


Nunca es bueno explotar la imagen de una persona para crear una buena fotografía. La cámara no es sólo una herramienta para crear obras estéticas; sirve para contar historias y revelar un rostro que las personas rara vez miran de frente. ¿Para qué tomarle una foto a alguien en una situación difícil? Y en caso de hacerlo, ¿cómo lo haríamos para mostrar también un poco de belleza? Esas son preguntas que nos debemos hacer siempre que surja una idea como tomarle fotografías a alguien que no se encuentra en nuestra posición. Es un tema de ética que es recomendable tener en cuenta.



-

Flores y plantas


Quizá es bueno hacerlo como un ensayo o una actividad para aprender más sobre la luz y composición, pero ¿en realidad vale la pena? Es algo tan visto que es aburrido. Como fotógrafos, siempre buscamos algo nuevo y capturar flores no es nada nuevo, a menos que tengamos algo más en mente, una composición más compleja; un retrato que provoque emoción y resalte ciertos aspectos para generar una escena diferente y única. De lo contrario, sería una simple foto de una planta, como cualquier otra.



-

Atardeceres


Irresistible, ¿cierto? Son hermosos y queremos capturar el momento... igual que cientos de personas antes de nosotros. Entonces, debemos hacernos la pregunta que hemos mencionado varias veces: ¿Qué hacer para que se vea diferente y única?, y más importante, ¿qué queremos expresar con la imagen? En el ejemplo de abajo, la imagen de la izquierda no parece llamativo porque es una copia de lo que se ha hecho en el pasado, más la silueta de un fotógrafo, y no dice realmente nada. No provoca interés ni melancolía, mientras que la otra imagen usa el punto de fuga como su herramienta principal, dándole simetría automáticamente y explotando el color de las nubes y del cielo que aún se aprecia.



-

La luna


Vamos, si no tenemos el equipo, la habilidad o la cercanía de la luna, ¿para qué intentarlo? Lo único que lograremos será sacar una fotografía con un punto blanco no identificable en un mar de oscuridad. Una buena fotografía de la luna requiere planeación, un buen lente, un día despejado y una idea en la mente. No podemos esperar una gran imagen de un momento improvisado. Los siguientes ejemplos hablan por sí solos, y aunque la segunda puede que tenga efectos digitales, tiene una composición increíble que vale la pena admirarse.



-

Fotos de pareja copiadas de Instagram


De nuevo, lo que buscamos es originalidad; hablar a través de nuestras imágenes. Entonces, copiar una idea no es una buena opción. Ya hemos visto bastantes imágenes similares de la chica llevando a su novio alrededor del mundo, así que una más es innecesaria. Y si vamos a copiarlo, quizá lo mejor sería darle una identidad propia a la imagen y crear una nueva perspectiva. Todo depende de la creatividad.



-


Para ser un profesional debemos aprender las nociones básicas de estética, composición, simetría, uso del color, contraste, y conocer muy bien la cámara que tenemos (y olvidarnos del smartphone). Cualquiera puede tomar una cámara y presionar el botón sin pensar en algo claro, pero pocos logran crear emoción a través de una simple fotografía. Es momento de dar el salto y no parecer un amateur sólo buscando likes, sino alguien que genuinamente quiere contar algo a través de la imagen.


Alonso Martínez

Alonso Martínez


Editor de Cine
  COMENTARIOS