VALSE TRISTE

Martes, 11 de noviembre de 2014 10:54

|Museo Nacional de San Carlos


Guerreros zapatistas, niños soldados, difuntos yaquis, insurrectos, maderistas y villistas entrando de manera triunfal a pueblos destruidos que muestran los costos de la guerra, son algunas de las imágenes que integran la exposición Valse triste, la cual se inauguró en el Museo Nacional de San Carlos el pasado sábado 18 de octubre.

Valse triste, está conformada con fotografías del archivo del coleccionista estadounidense Elmer Powell, así como obras de José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, Roberto Montenegro, Saturnino Herrán y Leopoldo Méndez, entre otros. Tiene como objetivo principal mostrar al público las correspondencias plásticas entre la pintura y la fotografía de principios del siglo XX, así como rendir un homenaje a los hombres que hicieron la Revolución Mexicana.


Guerreros 8, s.f. Impresión de época. Plata sobre gelatina. Colección Elmer Powell


De esta forma, la exposición - bajo la curaduría del historiador de la fotografía Miguel Ángel Berumen-, está integrada por más de 50 piezas realizadas por creadores cuyos discursos artísticos estuvieron influidos en buena medida por la estética de los fotógrafos de la Revolución Mexicana, entre los que sobresalen, Jimmy Hare, Hugo Brehme, Agustín Víctor Casasola, Otis Aultman, Manuel Ramos, Homer Scott, José Mora, John Davidson Wheelan, Jesús Abitía y Walter Horne.

Este binomio, pintura-fotografía, permitirá al visitante, como pocas veces en México, disfrutar de impresiones fotográficas de época, conocidas también como vintage, las cuales se erigen como últimos testigos de una de las etapas más significativas de la historia de México.

Con esta muestra el Museo Nacional de San Carlos cumple con su misión y visión de preservar y difundir el arte desde el siglo XIV hasta el siglo XX, y propicia la reflexión sobre las transformaciones históricas y plásticas de este periodo tan importante en nuestro país.

Soldados mexicanos. Maurillio Sánchez 14 años, José Monroy 13 años, Guaymas agosto 10 de 1915. Impresión de época.Colección Elmer Powell (2)

Asimismo, se cuenta con un espacio dedicado a los jóvenes y a los niños para que también sean receptores del mensaje de ese pasado reciente al que se debe de regresar para refrendar nuestra identidad.

Valse triste muestra el corazón abierto de la guerra al dejar ver la destrucción de las víctimas y cómo México se convirtió en una tierra para los extremos humanos. De igual forma rinde un homenaje a todos los seres comunes que, indignados contra la injusticia y contagiados por un viento de libertad que llegó a toda la República, dejaron sus casas y a sus familias para combatir en la Revolución porque creyeron que su país y sus vidas cambiarían.

El título, Valse Triste, proviene del video homónimo que se presenta al final del recorrido de la muestra: destino inevitable que anuncian las pinturas y las fotografías de las salas que le anteceden. El nombre, dice el curador de la exhibición, es como la Revolución, contradictorio en sí mismo, se aborda la complejidad del movimiento armado: por un lado está lleno de notas de libertad y esperanza, y por el otro, pleno de acordes tristes que recuerdan el dolor y la muerte.


Tropa constitucionalista que tomaron la loma atravesada, s.f. Impresión de época. Plata sobre gelatina. Colección Elmer Powell

 

REFERENCIAS:
Museo Nacional de San Carlos

Museo Nacional de San Carlos


  COMENTARIOS