A 27 años de la partida de Rockdrigo
Generales

A 27 años de la partida de Rockdrigo

Avatar of mediodigital

Por: mediodigital

6 de octubre, 2012

Generales A 27 años de la partida de Rockdrigo
Avatar of mediodigital

Por: mediodigital

6 de octubre, 2012

“Ratas, saliéndose por mis ojos, enredadas entre mis pestañas contándolas por manojos, dotadas de millones de mañas…”

– Rockdrigo

 

 

En el Terremoto del 85, la Ciudad de México no sólo perdió miles de ciudadanos, también se quedaron entre los escombros los poemas y las canciones de Rodrigo Eduardo González Guzmán, Rockdrigo González.

 

"El 19 de septiembre, en la tarde, María Guzmán, en Radio Educación, me decía que al parecer había caído el edificio de mi tocayo. A través de Pepe González Márquez voceamos a todos los 'rupestres' y demás músicos amigos para que se reportaran a la estación. Al poco tiempo Alain Derbez encontraba su cuerpo inerte. Esa noche llegamos a la Limar (Lugar Independiente de Músicos y Artistas -creo-) en espera del ataúd. Llegué con Beto Ponce; recuerdo allí a Cecilia Toussaint, devastada. Ya entrada la noche supimos que, como premonitoriamente lo dijo: 'Si alguna vez has estado al revés/sabrás muy bien a qué huelen tus pies', descansó con los pies en la cabeza y la cabeza en los pies". – Rodrigo de Oyarzabal

 

Rockdrigo además de nutrir a la tradición urbana del Distrito Federal con sus canciones; escribía cuentos, poemas y algunos textos literarios relacionados con la metrópoli. La producción de Rockdrigo es diversa pero tampoco es una obra explícitamente mestizófila. En efecto, aunque en algunas de sus canciones continuó explorando las posibilidades de la música tradicional mexicana (son y huapango), o bien las de la música norteamericana (country, blues, rock), nunca más intentó fusionar la diversidad de tradiciones musicales en un todo orgánico.

 

 

Le importa un pito

 

Él nunca hace esfuerzo
para hacer un verso
y nunca ha pensado querer ser poeta,
ha sido cabrito (cabrón),
ha sido veleta,
le ha importado un pito querer ser poeta.

 

También tiene amigos que son muy capaces,
ágiles en verbo, en la prosa audaces,
ellos son profundos y muy importantes,
pero más que nada, bastante hilarantes.

 

Se comen las uñas tomando cerveza,
mas sólo es la gloria quien va a su cabeza,
se visten de un modo tan particular
que por donde pasan dejan de qué hablar.

 

Son intelectuales, también muy formales,
con más evolución que otros animales,
arreglan el mundo dando soluciones,
en verdad es claro (que son bien chingones),
pero él no quiere ser poeta,
quiere ser cabrón,
quiere ser veleta, estrenar tarjeta
pues le importa un pito querer ser poeta.

 

 

Escrito 1

 

Estoy sentado en mi trono de basura y a lo lejos veo gente que se reúne y habla de Cristo moviendo la cabeza de arriba para abajo, algunos se sientan y eructan discretos, pero es extraño que ese perro no pare de ladrar como queriendo morder el día. La gente se va después de aplausos y sonrisas, quedando sólo algunos papeles empujados por el viento, la voracidad del tiempo dice que mañana estarán ahí otra vez.

 

Alabando, consultando el reloj, vienen y se van platicando historias semejantes, emocionándose juntos antes de ir a cenar a su casa, hay algunos que me dan dinero, otros me dan buena cara, otros nada, porque aquí abajo no tenemos derecho a Dios, él es solamente para los panzasllenas, sólo tenemos derecho a la basura y a los perros sarnosos. Aquí abajo nadie cree en nada, no hay tiempo de ser espirituales, espulgando los desechos de los cristianos se van las semanas como río mohoso, y los perros ladran en las tardes de otoño.

 

 

Escrito 3

 

Vamos, quédate otro fresco rato del otoño, no importa que no haya vacíos en las calles, ni siquiera flores, tal vez hasta deshojemos los últimos colores que dejó el verano, vamos, aunque sea un fugitivo pedazo de espera. Deja que termines esta tonada, al fin y al cabo ¿Qué son algunos valores y sentimientos?, un sólo momento puede jugar muchas historias, después no habrá lugar ni para los recuerdos de mañana, de la casa de imágenes en nuestras bolsas.

 

Otro rato y la tarde será larga como el invierno, a veces creo que más adelante, en alguna rendija o cualquier esquina, ocurra algo que no sea siempre; el periódico de la mañana y el jugo de medio día diga, a cualquier objeto, que hubo algo real. En unos escritos y alcantarillas con sonidos de radio y sombras entre el vino tinto, entre las hojas desbandadas por el viento.

 

 

 

Escrito 4

 

Los perros bajan silenciosos con sus pestañas de zócalos podridos apuntando a las estepas, algunas veces les brillan los ojos por la noche, y el miedo ronda con más amor entre los montes.

 

Las voces suben, bajan. Las calles son ecos lejanos de jadeos y espumas, un pueblo sin puertas, ni ventanas, sin pisadas en las calles, el viento revolotea los olores del olvido mientras la estepa es una pintura de colmillos y gargantas. Los rasguños llenos de pestilencia y odio llenan los ojos de los campesinos que tiran las cervezas y los recuerdos, perdiéndose entre sus manos de lodo pero muy juntos, como hilillo de luz cantaban con los pies de barro: "Cumpliremos la ley, y entre los dientes del tiempo, seremos más allá que ahora, sí, más allá que ahora." Y esto lo repetirán y lo repetirán entre las flores y los viejos montes de animales y puentes; también los grillos cantaban a las inconscientes y fugaces estrellas.

 

 


Referencias: