Entrevista: MC Crimen, probando el polvo
Generales

Entrevista: MC Crimen, probando el polvo

Avatar of Rijeos

Por: Rijeos

31 de octubre, 2012

Generales Entrevista: MC Crimen, probando el polvo
Avatar of Rijeos

Por: Rijeos

31 de octubre, 2012

 

Durante el Congreso Viral 2012 realizado en Acapulco, Cultura Colectiva tuvo la oportunidad de entrevistar a MC Crimen, un rapero que vio su vida enmarcada por las drogas y la violencia que se vive en las calles de Ciudad Juárez.

 

Aquí la entrevista que dio a Cultura Colectiva:

 

¿De dónde viene el nombre MC Crimen y que representa?, ¿dónde y cuándo se formó el concepto de MC Crimen?

 

MC significa “Maestro de ceremonias” y viene de nombres previamente utilizado por artistas como MC Hammer o MC Rakim. Crimen viene de… bueno, yo soy de Ciudad Juárez, Chihuahua,  y ahí se acostumbra contar historias de lo que pasa en los barrios. En estos tiempos se escucha muy sarcástico pero yo vengo con esa onda desde hace 10 años. Crimen es de lo que hablan mis rola: asesinato, violencia; temas fuertes e itinerantes. De ahí proviene el nombre de MC Crimen. 

 

¿Cuáles son los principales temas que trata tu música?

 

Me gusta contar las historias que viví en algún momento y también las que escucho. Lo que hago es autobiográfico, pero en ocasiones la gente se me acerca y ofrece historias para que escriba sobre ellas.

 

 

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración?

 

Me gusta mucho Tupac Shakur… me identifico con él. Ya murió pero siempre tuvo sus ideales muy presentes. Su gente, por ejemplo su madre, era activista y protestaba mucho por los derechos humanos. En su momento fue un líder que supo organizar toda la Costa Oeste de Estados Unidos. Era muy chingón, fue un verdadero líder.

 

Solías estar involucrado con pandillas. ¿Qué fue lo que te llevó a dejar ese mundo atrás y sumergirte en el mundo de la música/hip hop?

 

El rap se infiltró en mí. Yo andaba en las pandillas y en las drogas. El rap llegó en un momento en el cual pensaba que ya no tenía salida… fue una alternativa de vida que utilicé como herramienta para expresar mis problemas y conflictos. Usé el rap como un arma; estaba en un momento en el que pensaba que cualquier día ya me iban a ir a tronar (matar) porque andaba metido en problemas grandes del barrio… vendiendo mota, piedra y desmadre y medio porque me gustó la lana. Se empezó a correr la voz de que le fui "tomando" gente a otros vatos que vendían droga allí y me empezaron a “halconear” como se dice. Cuando vendes drogas no puedes dormir a gusto. Así que empecé a sacar contenido de todo lo que estaba viviendo y ahí me di cuenta que el rap era una alternativa, un escape para alejarme de la pandilla y la droga para vivir más tranquilo. Aunque fue difícil al principio, ahora ya es muy aceptable en mi comunidad, organizaciones también lo ven como algo bueno. Ahora… que los chavos me escuchen y tomen conciencia por medio del arte, el ritmo y la poesía.

 

  

¿Cuál es la principal diferencia entre la vida que manejas actualmente y la que solías llevar?

 

Pues de estar en el barrio, de no ver más alla y estar sólo involucrado en adicciones, pandillas… en tener mucho conflicto… peleando un terreno, mi barrio, mi sector a lo que hoy vivo… pues son cosas muy distintas. Desde mi punto de vista, me alejé de ese mundo y se me empezaron a abrir puertas por medio del arte y la música. Me contactaron personas que se interesaron en mi trabajo y que tenían un interés porque empezara a contar mis historias a otros chavos que están pasando por lo que yo estaba superando. Desde ese momento me di cuenta que la cosa se empezaba a poner profesional; me montaron a una plataforma, me empezaron a invitar a conciertos masivos para ser estelar. Después me empezaron a contactar reporteros de Proceso, Primer Impacto, Esquizofrenia, y me di cuenta que me estaba convirtiendo en un negocio… vendiendo mis ideas más no mis ideales.

 

¿Hay algún proyecto en el cual estés trabajando actualmente?, ¿alguno aparte de la música?

 

Estoy trabajando un proyecto que se llama “Rescatando la Juventud”, con la impartición de talleres en el tribunal de menores. Apenas estoy buscando el financiamiento para llevarlos a cabo pero está específicamente dirigido a jóvenes infractores que están torcidos por violencia, algún delito u algo grave, pero sin embargo queremos ofrecerles una segunda oportunidad para que se integren a la sociedad. Hay gente que piensa que ya no puede cambiar pero sí pueden cambiar…. Ese morro creció sin educación, creció sin algo que uno puede ofrecerle, adaptarle o inyectarle de una forma buena. Convenciéndolo de que la regó pero que merece una oportunidad. Los talleres son de arte urbano, graffiti, composición musical, percusiones, guitarra y el rap… el ritmo y la poesía. Cosas que les atraiga.

 

¿Escribes poesía?

 

Sí, me ha servido mucho.  Empece a escribir desde que estaba en la primaria y me sirvió de base… de fundamento para escribir rolas.

 

Les voy a cantar una rolita, se llama “El sexenio de la muerte” y trata sobre un tema muy fuerte. Noté que a la raza le gustan los narcocorridos y dije “yo voy a hacer mi narcorap”… Algo bien loco. Chequen:

 

 

Si tuvieras que escoger un sólo mensaje que quisieras transmitir a jóvenes o gente en general,  involucrados en el mundo de las pandillas/drogas, ¿cuál sería?

 

Pues prevención por medio del arte y la cultura. Si los chavos tienen la herramienta en la mano y les enseñas cómo usarla, ellos le van a meter el tiempo… guiarlos por un camino positivo, meterles cosas constructivas, darles un plan B.

 

Por lo que platicas parece que te gustaría desempeñar el papel de guía para estos chavos…

 

Pues instruir y compartir lo que pueda. Yo sé que podemos llegar a esa negociación de compartir ideas y reflexionar.

 

 Por lo que entiendo, haz vivido el arte y la cultura como un método de expresión y de apertura de tu mundo… expandió tu mentalidad.

 

Yo tengo un colectivo pero lo que me trajo hasta acá ha sido mi expresión, mi cultura, lo que estoy haciendo ahora. El rap, mi poesía y todos los sentimientos que he descargado es lo que me trajo hasta aquí… conocerlos a ustedes. Es lo que se me hace súper chingón, porque pienso “cuándo yo en mi barrio iba a tener una oportunidad como esta… quién me iba a dar una oportunidad así”. La única oportunidad que me daban era un cuete, un nextel y unos $3,000 varos por semana o quincena y hacer un pinche atraco. Sin embargo, cambié mi percepción por algo positivo; ahora llego a un instituto y les presento un proyecto.

 

 

¿Te gustaría algún día meterte al mundo de producción musical?

 

Sí… hace poquito agarré una interface, unos monitores, un micrófono condensador y unos audífonos ¡están nuevos! Lo único que he tocado es el micrófono y los monitores porque quiero investigar más a fondo qué rollo… ahí están en mi casa. ¡A ver si nos llega alguien y los agarra o los empeña! (risas).

 

… Mi rollo es sacar a la gente de la calle porque es algo que viví personalmente. Agarré de lo malo, lo bueno. Como vengo de barrio, le puedo transmitir a la gente de hasta abajo… del ghetto porque sé cómo viven ellos.

 

Supongo que es porque se identifican contigo… No es lo mismo que llegue alguien que nadie conoce a que llegues tú que has estado en esa situación…

 

Así es. El chiste es dejar una semilla en la gente… Tal ves en algunos años esa persona saca un diplomado, te lo encuentras y ahora el te hace un paro a ti… Lo digo por experiencia. 

 


Referencias: