La Importancia de la Fantasía en el Individuo
Generales

La Importancia de la Fantasía en el Individuo

Avatar of mmarianarey

Por: mmarianarey

5 de octubre, 2012

Generales La Importancia de la Fantasía en el Individuo
Avatar of mmarianarey

Por: mmarianarey

5 de octubre, 2012

¿Alguna vez has convivido con un títere? ¿Los has visto en escena? ¿Te has dado cuenta que vive y muere en un mismo acto? ¿Qué nos impulsa a creer que tienen vida propia? Los títeres son impulsados por la imaginación tanto en su creación como en sus historias; de cierta forma es la que ayuda al titiritero a creer que se mueven y hablan, esto es primordial pues entre más sincero sea, más creíble será no sólo para él sino para el público de cualquier edad, esto nos conduce a la facultad olvidada a través de los años que ha sido castrada por la vida social y material, esa libertad de pensar y ser al mismo tiempo; es decir, la fantasía.

 

Etimológicamente fantasía es una palabra que viene del griego phaíno que significa aparecer, pasar a la luz; eíko que es ser semejante, parecer. Se asocia con el recuerdo, abre caminos en la aspiración a nuevas imágenes y puede entenderse como una facultad mental para imaginarse cosas inexistentes. “Es un grado superior de la imaginación pues tiene la capacidad de dar forma a las imágenes asociándolas con la realidad y crear una totalidad con un significado diferente”.

 

Hay que señalar la diferencia entre imaginación y fantasía
La primera es concebida como una facultad capaz de reproducir mentalmente causas y soluciones de los problemas reales. La segunda es la principal para construir, pues requiere ser planificada con anticipación para obtener el mismo resultado que se concibió por medio de la imaginación; en otras palabras, la imaginación constituye la materialidad con la que se llevará a cabo el objeto creado en la mente.

 

 

 

 Para el hombre la realidad y las imágenes mentales se reproducen como dos cosas distintas, por lo que busca dar sentido a esas “cosas” separadas de su pensamiento; las analiza, formula preguntas y, ante las posibles respuestas, se “asusta” porque no tiene una certeza del nuevo significado que le ha dado y que ha sido infundado por las sensaciones del momento; esto es obra de la fantasía. “El mismo objeto recibe significados diferentes según la tensión o situación humana” de ahí que cuando se habla de la fantasía que se funda con metáfora, se habla también de una realidad distinta, concreta, nueva y muy propia.

 

En este punto, el pensamiento se genera a partir de una energía física que se obtiene mediante los alimentos y se va gastando en diversas funciones como la circulación, respiración, ejercicio muscular, pensamiento y memoria. A la actividad de pensar Freud la denominó energía psíquica y según la ley de conservación de la energía esta no desaparece, sino que se puede transformar en energía fisiológica y viceversa. Su punto de unión con el cuerpo es el instinto y se define como la característica natural de una fuerte excitación interna, este se acompaña del deseo definido como la representación psicológica que proviene de una necesidad. El instinto genera con facilidad el desplazamiento de una imagen mental a otra; un pensamiento no puede satisfacer la necesidad del individuo, por lo que se ve obligado a sustituir el recuerdo o la idea de un objeto ausente por uno de su mundo exterior.

 

La actividad predilecta de los niños es el juego y es un buen ejemplo de las fantasías. Distinguen muy bien la realidad de su mundo a pesar de la carga emocional que le imprimen. A medida que el niño crece, sustituye el placer de jugar por actividades que varían en función al sexo, edad, carácter, circunstancias y personalidad, pueden ser deseos con aspiraciones personales o bien de carácter sexual. 

 

Las fantasías se crean en tres factores temporales: Presente, pasado y futuro

 

 

• Una impresión presente despierta un recuerdo pasado, (habitualmente de la niñez) el cual quedó satisfecho, por lo que el recuerdo y la sensación que genera le lleva a desear esa misma satisfacción que en otro momento tuvo pero ahora proyectado hacia un tiempo futuro.

Todas las fantasías reprimidas son transferidas al inconsciente que poco a poco tienen su descarga emotiva a través de los sueños, el arte plástico o bien en la poesía. 

 

Julito Jaime Sabines

 

Dice Julito que este soldadito de plomo que tiene en la mano recibió un balazo en la nuca y cuando estaba en el suelo vino una serpiente y le mordió la pierna.
—Éste ya no sirve, dice, y lo coloca bocabajo y le echa unos trapos sucios encima.
Los tres soldaditos que le quedan en las manos empiezan entonces a pelearse entre sí, y se dan de golpes y brincan, y uno de ellos monta un caballo por encima de escarpadas cajas de zapatos, hasta que cae a un río y hace “poch”, y empieza a nadar por entre las flechas de los indios.
Zumban las flechas y Julito saca su pistola y dispara dos o tres veces hasta que cae muerto. Con las piernas y los brazos abiertos y extendidos y la cabeza inmóvil sobre el hombro derecho, yace Julito con los ojos cerrados, la mano abierta y la pistola a un paso de su mano.
¡A almorzar, Julito! grita la mamá desde la cocina, y Julito brinca, se levanta como un resorte y montando un caballo que no conozco se aleja gritando: “voy mamá”.

 

Bibliografía

 

Grassi, Ernesto, El poder de la fantasía: Observaciones sobre la historia del pensamiento occidental, Anthropos, 2003, p.171.

 

Hall C.S y Lindzey G. La teoría psicoanalítica de la personalidad, Trad. Heddy Barpal y Alberto Conesa Pietscheck, Ed. Paidos, Buenos Aires, 1970, p.21.

 

Freud Sigmund, Obras Completas: El Poeta y los Sueños Diurnos, Trad. Luis López Ballesteros, México , 1953, p.28


Referencias: