Historia

Adéntrate al museo del LSD y vive un viaje psicodélico

Historia Adéntrate al museo del LSD y vive un viaje psicodélico


La fugacidad de las cosas es algo cada vez más evidente en el mundo que vivimos, la pérdida de lo material y los soportes formales es constante en la producción artística de nuestros tiempos y esto enaltece o conflictúa a las obras mismas. El arte que es considerado como efímero desde su conceptualización es ese que se sitúa temporalmente en parámetros estrictos de existencia o de perdurabilidad, y su transitoriedad se utiliza como discurso de sí.

lsd mark mccloud

Algo así puede entenderse en los cuadros de LSD aprovechándonos de las frágiles líneas divisorias entre el diseño y las prácticas contemporáneas del arte en conjunto con las imágenes que se suelen ver en estas dosis. Un trozo de estos papeles es arte que cambia su forma, se pierde al ingerirse y cae en lo pasajero. Mark McCloud es un hombre que reside en San Francisco desde hace muchos años y, a lo largo de ellos, ha coleccionado más de 33 mil hojas de LSD en su hogar. Cabe señalar que no las reúne para consumirlas (siempre) o para venderlas, sino por la fascinación que despiertan sus ilustraciones.

McCloud ha bautizado a su propia casa como el Instituto de Imágenes Ilegales y en él alberga diseños que han aparecido desde la década de los 70 en estos papeles impregnados de ácido; dadas sus épocas de producción se pueden encontrar dibujos y verdaderas obras de arte que obedecen a su momento histórico, por ejemplo: signos zodiacales, automóviles, personajes de caricaturas y retratos abstractos.


lsd mark mccloud

lsd mark mccloud

lsd mark mccloud

A pesar de que su cometido principal es sumergirse en un viaje psicotrópico, McCloud encuentra experiencias estéticas y artísticas en cada planilla o cuadro de LSD; es como tener en tus manos un museo móvil que intenta adentrarte en una vivencia desde la visualización hasta el efecto de su consumo. El coleccionista ha sido capaz de hallar en esta droga lo que muchos pasaron por alto: el cuidado con el que se manufactura esta sustancia.

El papel en el que se impregna no sólo el ácido sino la creatividad ha cobrado más fuerza en los últimos años al grado de que existen planillas que ni siquiera ha sido necesario remojar en la droga sino se han guardado con cuidado dada la belleza de su impresión ilustrativa; el propósito de estas ilustraciones como es bien sabido comenzó como una herramienta de identificación para que la gente supiera la procedencia de ese cuadro que estaban a punto de disfrutar, pero con el tiempo esta práctica ha tendido más hacia un medio de expresión que seduce de manera privada a quienes consumen este tipo de vehículo psicodélico.


lsd mark mccloud

lsd mark mccloud

lsd mark mccloud

lsd mark mccloud

Aunque el guardar estos artículos hace que paulatinamente pierdan sus propiedades y posibles efectos, debemos considerar que su coleccionismo es sólo otra forma de archivar el sentir de las épocas y sus intereses específicos por hacer frente a la realidad que consideramos establecida. Ahora existen nuevas técnicas y medios de distribución posibles para ofertar una plantilla de ácidos que parezca impresa en 3D, pero sigue siendo la misma historia: la alternativa humana de transformar y romper en el tiempo aquello que no es suficiente.

**
Referencias:
Wired

***
Te puede interesar:
Drogas que podrían cambiar al mundo

Tus películas favoritas bajo el efecto de las drogas


Referencias: