¿Afrodisiacos naturales? 4 leyendas eróticas sobre las orquídeas
Historia

¿Afrodisiacos naturales? 4 leyendas eróticas sobre las orquídeas

Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

27 de noviembre, 2018

Historia ¿Afrodisiacos naturales? 4 leyendas eróticas sobre las orquídeas
Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

27 de noviembre, 2018

¿Las orquídeas son afrodisiacos naturales? Así lo creyeron muchas civilizaciones antiguas, descubre aquí cuatro leyendas que demuestran que la orquídea es la flor más sexy del mundo.

Texto extracto del ensayo "Odisea de la Orquídea" de Rubén Monasterios 

“¿Quién se tomaría la molestia de embarcarse en la preparación de… afrodisíacos  (con  la orquídea) cuando tan sólo la flor basta para provocar el acontecimiento deseado?”, se pregunta el doctor Raymond Stark, naturópata, autoridad mundial en el campo de la herbología.

    

En efecto, la simple inspección visual de la orquídea es suficiente incentivo de la líbido, ¿acaso no es la flor más sexy de la Tierra? Sin embargo, sí existieron –y todavía hoy, las hay– personas que se tomaron la molestia de preparar pócimas amorosas con bulbos y pétalos de esa flor; los primeros de que se tenga noticia, fueron los antiguos romanos; con la orquídea inventaron una bebida cuyo nombre es suficiente para dar idea del efecto pretendido con ella: satirión, la llamaron. 


Los aristócratas orientales cultivaron las orquídeas y se enorgullecían de sus jardines desde hace más de dos mil años antes de la Era Cristiana; sus médicos preparaban con ellas remedios para tratar numerosas enfermedades, desde diarreas hasta impotencia. Los primeros tratados sobre la orquídea son chinos y datan de 1228 y 1247. 


Se preparan varias bebidas con los tubérculos de la flor y una infusión con sus hojas; sus pétalos aderezan comidas eróticas y algunos aseguran la mayor potencia de su efecto al ser absorbida su esencia por vía dérmica, al frotar sus pétalos en las partes genitales. Entre las leyendas que se encuentran sobre estas flores se encuentran:


Orchis


¿Afrodisiacos naturales? 4 leyendas eróticas sobre las orquídeas 1


La leyenda griega cuenta que Orchis, un adolescente de apolínea belleza, hijo de un fauno y una ninfa, durante las celebraciones de Dioniso bebió demasiado e intentó violar a una de sus sacerdotisas, dependiendo de la versión, y como castigo fue devorado por las bestias o por las báquides.


Su padre rogó que se le devolviera a la vida y los dioses lo cumplieron, pero transformado en una flor, naciendo así la orquídea. Orchis, en su nueva forma, se negó a parasitar al árbol que lo cobijaba; aprendió a nutrirse del aire, de los efluvios, del rocío. Al árbol sólo lo utilizó como morada y como pago le concedió el privilegio de adornarlo con su presencia. Afrodita, conmovida por esta muestra de bondad, le otorgó la gracia de hacer nacer la pasión en las mujeres a quienes un hombre les regalara una de sus flores.

    


Los amantes


¿Afrodisiacos naturales? 4 leyendas eróticas sobre las orquídeas 2


Los asiáticos tienen su propio mito para explicar el origen de la flor, mucho más antiguo y no menos sobrecargado de sexualidad que el griego. Cuentan que hace tiempo, muchísimo tiempo, cuando por la tierra todavía vagaban los seres elementales, una doncella hija de un nigromante se prendó de un joven pastor: se amaron apasionadamente hasta la enervación, en todo sitio, a toda hora del día y de la noche.


El brujo supo de su romance y  se sintió avergonzado por el humilde origen del mancebo, montó en furiosa cólera y decidió castigarlos mediante un hechizo de vesánica crueldad:  haría desaparecer a la muchacha, reduciéndola a su esencia elemental; convertida en energía pura se fusionaría con las corrientes energéticas que fluyen por el cosmos desde el principio hasta el fin de los tiempos, con lo cual privaría al enamorado del objeto de su amor y de la fuente de su placer, llevándolo a la desesperación y la locura.


Hizo el sortilegio y, sin embargo, la intensa pasión de la muchacha resistió las fuerzas desencadenadas para consumir su ser material, y una parte de ella permaneció: su sexo, de tal modo su amante, aunque impedido de abrazar su cuerpo y besar su boca, seguiría poseyéndola. La orquídea es esa parte del cuerpo de la mujer salvada gracias al amor.



Madres de quimeras


¿Afrodisiacos naturales? 4 leyendas eróticas sobre las orquídeas 3


Los europeos no podían quedarse al margen de la mitología de la orquídea y, como en loscasos citados, su leyenda la asocia al sexo. Durante la Edad Media fue muy difundida la creencia de que las flores nacían del semen derramado durante el apareamiento de los animales; más adelante, un hombre seducido por la configuración vulvar de la flor copularía con la orquídea, y con ese acto engendraría un híbrido, en parte ser humano y en parte la bestia de cuya esperma hubiese nacido la flor. Los sátiros (mitad humano, mitad macho cabrío), los centauros (caballo con torso humano), las esfinges (león con torso de mujer) nacían de esos cruces aberrados.


En 1653, un tratado protocientífico de botánica  da noticia del poder afrodisíaco de la orquídea sobre las mujeres; según su información, la flor se halla bajo el dominio de Venus;  y se aconseja, en consecuencia, usarla con discreción, porque produce calor y exacerba la lujuria; razón suficiente para mantener las mujeres alejadas de las perversas orquídeas.


Sirenas vegetales


¿Afrodisiacos naturales? 4 leyendas eróticas sobre las orquídeas 4


Aunque no referidas a su origen, también hay leyendas concernientes a la orquídea en el imaginario popular venezolano; inexorablemente, tales fabulaciones son de contenido erótico.


El hábitat preferido de Cattleya mossia, la flor nacional de Venezuela, es la montaña Ávila, al norte de Caracas; quienes han tenido la experiencia y milagrosamente lograron sobrevivirla, dicen haber escuchado cantos remotos y susurros que atribuyen a las orquídeas, cuya voz es similar a la de la mujer y dejan oír su canto al pasar cerca algún varón. Son como sirenas vegetales, entonces el hombre cae en el encanto y camina desorientado, dejándose llevar por las voces y murmullos; pierde el rumbo y acaba precipitándose por alguno de los muchos precipicios de la montaña.


Ésta es la doble naturaleza de la pasión de la orquídea, la lujuria y la muerte, el olor de la orquídea se mueve de lo sublime a lo abyecto, en algunas especies es una fragancia embriagadora, en otras pestilencia repulsiva; con todo, en las últimas también es una forma de seducir, en su caso a los insectos, atraídos por el olor a materia orgánica en descomposición.


¿Afrodisiacos naturales? 4 leyendas eróticas sobre las orquídeas 5


Incluso su nombre es paradójico, término femenino de por sí sonoramente bello, como efecto de cierto automatismo mental asociado a la mujer –a la parte de su anatomía más íntima y deseada–, proviene del término griego orchis, nombre del atributo esencial de la virilidad, pues su significado es “testículos”. La orquídea es vulviforme; tiene tres sépalos y tres pétalos carnosos, abultados y sinuosos, uno de ellos, el central y más ostentoso, se diferencia de los otros al extremo de ser idéntico a los labios menores vaginales y se llama precisamente labelun, o labio. Es uno de los vegetales afrodisíacos analógicos por excelencia: verla, excita, pero también se le atribuyen efectos libidinógenos a las pócimas que contienen su esencia, en razón de lo cual es una especia doblemente afrodisíaca.


También puede interesarte

Cómo besar sin labios: una educación sentimental erótica

9 Novelas eróticas que te quitarán el sueño

Películas eróticas que te excitarán de verdad


Referencias: