NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Alma Mahler, la hechicera que inspiró a los más grandes artistas del siglo XX

21 de noviembre de 2017

Monica Gonzalez

Alma Mahler es la mujer inmortalizada en la gran obra de Gustav Klimt, "El beso".



Siempre ha habido personas capaces de ir contra la corriente; de ignorar los cánones establecidos por la sociedad en la que viven, sobre todo cuando les ha tocado vivir en una época cuyas condiciones no te favorecen. Así fue la historia de una mujer talentosa, pero escondida tras la sombra de sus esposos y amantes. Hemos visto su imagen en muchas obras de arte, pues fue la musa de una generación. Así fue la historia de Alma Mahler, una inagotable fuente de inspiración.





Alma Marie Schindler, mejor conocida como Alma Mahler, fue una compositora, pianista,
socialité
y musa vienesa; hija del pintor paisajista Emil Jakob Schindler y Anna von Bergen, una refinada cantante. Nació en 1879 en Viena y murió en Nueva York en 1964. Se crió en un ambiente privilegiado y artístico, rodeada de arte, de pintores, escultores, músicos y directores de teatro; todos amigos o conocidos de su padre, quien reunía en su casa a lo mejor de la clase alta vienesa, a los más notables y renombrados artistas y bohemios de la época.


Alma se destacó por ser una mujer culta, inteligente y bella; pero también por ser una dotada pianista y compositora. Estudió teoría musical con Alexander von Zemliski. Su talento musical era tan grande que, si se hubiera dedicado con pasión a ello, pudo llegar a tener una gran carrera; pero renunció a ella para convertirse en la esposa y musa de Gustav Mahler.





El entonces director de la Ópera Nacional era 20 años mayor que ella, y a pesar de que la amó profundamente y la admiraba como compositora, frustró su carrera y la forzó a concentrarse en sus tareas como esposa. No obstante, Alma desarrolló la función de copista y lectora de pruebas de las obras de su esposo, generándole un profundo resentimiento hacia éste.


Sin reservas, libre en todos los aspectos, desde muy pequeña se opuso a los estigmas que la sociedad de la época imponía a las mujeres. Actuaba sin represiones y expresaba su opinión sobre cualquier tema que le interesara, sin importar cuan polémico fuera. Se dice que tenía un carácter fuerte, que era vanidosa, egocéntrica e incluso cruel.





La vida de Alma fue compleja en muchos aspectos, se casó varias veces, primero con Mahler, un matrimonió lleno de altibajo, resentimientos, frustración e infidelidad, luego con el arquitecto Walter Wropios y el escultor Franz Werfel y la perdida de tres de sus hijos, uno de cada uno de sus maridos. También están sus numerosas relaciones amorosas, entre las cuales se incluyen a Gustav Klimt con quien se diera su primer beso y por su puesto la tormentosa relación que estableció con Oskar Kokoshka, quien casi enloquece por perder a su musa. 


Alma fue una de las mujeres más destacadas de la Europa de entreguerras, no sólo por su desinhibida y apasionante personalidad, sino porque a través de su historia es posible encontrar algunas de las bases que cimentaron la transición del arte de su forma más clásica hasta la llegada de las Vanguardias y del siglo XX; lo cual significó un cambio en el contexto, social, histórico, político y creativo del mundo.





Se le puede describir como fascinante, capaz de cautivar a toda Viena. Alma es la mujer inmortalizada en la obra de Klimt y Kokoshka, ella es la chica de
El beso
,
La novia del viento
, la que conquistó a cuanto hombre conoció —hecho que le valió el apodo de la hechicera. Y su hechizo influenció el trabajo de grandes artistas y las obras de innumerables personajes en todos los ámbitos artísticos. Fue la musa de los mejores creadores del siglo XX, la inspiración de poesías, composiciones y quizá también de edificios.


Pero no sólo fue la esposa, la amante o la inspiración de los mejores creadores del siglo XX. Fue primordialmente una mujer apasionada, talentosa, inteligente; con la capacidad de provocar sentimientos extremos en quienes la conocieron. De ahí que se afirme que nadie era indiferente ante ella.





**


Entender el feminismo no es tarea fácil, sin embargo autoras como Simone de Beauvoir han logrado poner en palabras uno de los debates más complejos de nuestra historia. Si te interesa conocer más sobre la lucha feminista, estos son los tres libros imperdibles para conocer los principios fundamentales del feminismo.




TAGS: Personalidad Siglo xx Mujeres
REFERENCIAS:

Monica Gonzalez


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Los beneficios de besar Veneno y otras cosas que comes todos los días sin que te des cuenta Jan Hendrix, el artista que hace de la botánica su inspiración 29 fotografías de la oscura y decadente vida de las gemelas Olsen La historia real del accidente que sufrió Luis Miguel en Acapulco InstaPAP, el aparato que detecta el cáncer cervicouterino antes de que aparezca

  TE RECOMENDAMOS