Alma, Mente, Cuerpo. La Glándula pineal de Descartes
Historia

Alma, Mente, Cuerpo. La Glándula pineal de Descartes

Avatar of Gloria

Por: Gloria

6 de octubre, 2014

Historia Alma, Mente, Cuerpo. La Glándula pineal de Descartes
Avatar of Gloria

Por: Gloria

6 de octubre, 2014

Se puede creer que la mente controla el cuerpo o viceversa. Cuando pensamos una y otra vez sobre esto podemos llegar a la confusión.

Al final podemos decir que ambas “partes de nosotros” funcionan en conjunto y es lo que nos hace ser humanos. De esta idea surge la idea de la glándula pineal según Descartes.

La glándula pineal está ubicada en la base del cerebro y actualmente se le ha dado mucha importancia pues produce la hormona melanotonina y se la relaciona con la sincronización de diferentes funciones del organismo, particularmente las que tienen que ver con los cambios de luz (el día y la noche) y los sueños. También se la asocia a fenómenos como los sueños lúcidos y la creatividad.

glandula pineal

Su popularidad ha aumentado en la última década gracias al inmenso surgimiento del consumo de N-dimethyltryptamine (DMT) en la cultura pop. A pesar de que aún no está plenamente probado, existen buenas razones para pensar que esta misma sustancia es secretada en nuestra glándula pineal en determinados momentos, por ejemplo, a la hora nacer y de morir.

gp2

 ¿Pero qué tiene que ver esto con el filósofo francés Descartes?

 Descartes

Para Descartes ésta era la parte más importante del cerebro pues en ella la sangre se convertía en “espíritus animales” que posteriormente se extendían por todos los nervios; la parte del cerebro en donde se sitúa el alma.

 Los cuerpos de los hombres hipotéticos de Descartes no eran más que máquinas; el funcionamiento de sus partes es explicado de manera mecánica. Para él, la glándula pineal juega un papel en su explicación, porque está envuelta en la sensibilidad, la imaginación, la memoria y la causa de los movimientos corporales. Explicaba que esta glándula estaba llena de espíritus animales y se encontraba rodeada de arterias (en realidad son venas). Consideraba que allí era el asiento principal del alma racional. 

Descartes pineal

A pesar de que una amplia discusión acerca de la ruptura metafísica entre la mente y el cuerpo no aparece hasta las Meditaciones Metafísicas de Descartes, plantea estas opiniones y provee la primera explicación del interaccionismo mente/cuerpo. 

Según la idea de Descartes, el alma racional, una entidad distinta del cuerpo y puesta en contacto con el mismo por la glándula pineal, puede o no darse cuenta de las aromas diferenciales que los espíritus animales traían a su alrededor a través de la reordenación de los espacios. Cuando tales percepciones ocurrían, el resultado era la sensación consciente; el cuerpo afecta a la mente. A su vez, en la acción voluntaria, el alma puede por sí misma iniciar una onda diferencial de espíritus animales. La mente, en otras palabras, puede también afectar al cuerpo.

 Esto lo explica diciendo que hay dos sustancias creadas diferentes, el cuerpo y el alma (a la que también denomina 'mente'). La esencia del cuerpo es la extensión; mientras la del alma o mente es el pensamiento. El cuerpo es espacial, el alma no tiene extensión. El cuerpo es un mecanismo que puede ejecutar muchas acciones sobre sí mismo sin la intervención del alma; el alma es pura sustancia pensante que puede, pero no siempre, regular el cuerpo. 

gp

Cómo el cuerpo espacial puede afectar o ser afectado por la mente no extensa no puede ser comprendido, para Descartes, ni en términos espaciales ni no espaciales. Está más allá de nuestra capacidad comprender cómo el cuerpo y la mente están unidos, o, en el mejor de los casos, estamos forzados a regresar a la concepción de sentido común de su mutua interacción.

Puede ser un tanto enredoso de comprender lo que Descartes filosofaba, pero es interesante ver de lo que es capaz de hacer esa glándula. Tal vez no se guarde ahí más el alma animal, pero el hecho de que segregue ciertas hormonas causantes de nuestros sueños es bastante interesante.


Referencias: