«Tengo un botón nuclear en el escritorio» y otras amenazas que harán de 2018 el peor año de la historia

Sábado, 6 de enero de 2018 13:45

|Alonso Martínez

Donald Trump y Kim Jong-Un intercambian amenazas como un par de niños peleando por una pelota, pero el resto del mundo espera con horror una guerra nuclear.



«Todo Estados Unidos está al alcance de nuestras armas nucleares y tengo un botón nuclear en mi escritorio. Es una realidad, no una amenaza».


Ese fue el Feliz Año Nuevo que envió Kim Jong-un el líder supremo de la República Democrática de Corea del Norte. Así lo reportó la agencia de noticiar Reuters, después de que los portavoces de la nación expresaran con seguridad que cada vez están más cerca de tener el poder de aniquilar algunas de las ciudades más grandes de Estados Unidos.


El desprecio de Corea del Norte hacia Estados Unidos ha estado latente desde las últimas décadas. Los niños son adoctrinados desde una temprana edad para pensar que la nación americana está llena de monstruos que merecen ser odiados y asesinados. Millones que viven en la pobreza y en la miseria absoluta son controlados día y noche para amar a su líder y escupirle a los soldados americanos.



La participación de Estados Unidos en la Guerra de Corea, apoyando al bando del Sur, ha sido el motivo para que Kim Il-sung, su hijo Kim Jong-il y su nieto Kim Jong-un, teman por esa nación, especialmente por la dictadura que están manteniendo y que hace que su país esté separado del resto del mundo.


Aunque Estados Unidos siempre ha tenido tensión con Corea del Norte, las tensiones nunca habían llegado a un punto tan alto hasta que Donald Trump llegó a la presidencia.



El controversial regente ha llegado a extremos nunca antes pensados para un político común, y su personalidad ha hecho que el mundo esté cada vez más cerca de una guerra nuclear, la cual podría acabar con la vida de millones en tan sólo unos cuantos minutos. Basta ver la respuesta que escribió después de enterarse de los comentarios del líder norcoreano:



«El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un (sic) apenas declaró que "un botón nuclear está en su escritorio en todo momento". ¿Alguien de su régimen muerto de hambre y sin comida podría informarle que yo también tengo un botón nuclear y que es mucho más grande y más poderoso que el suyo? ¡Y mi botón funciona!».


... ¿Es en serio?


El líder del "mundo libre" habla de botones nucleares como si fueran penes y ambos estuviesen en un casillero de una preparatoria salida de Comedy Central. ¿Su botón es "más grande"? ¿Qué significa eso? La comparación que hace no sólo es absurda, nos hace preocuparnos sobre lo que sucederá este año si las tensiones entre ambos personajes sigue creciendo. La diplomacia ha desaparecido y la comunicación se reduce a reportes de Reuters y tweets del presidente. Trump no sólo está insultando a Corea del Norte, está asegurando que puede destruirla con su botón "poderoso" y que "funciona". No está pensando en los millones de inocentes que viven básicamente como prisioneros, ni en el daño que podría provocar un ataque nuclear; lo único que tiene en la mente es tratar de sonar seguro frente a su pueblo, el cual podría estar genuinamente en peligro, ya que, según otros reportes, la nación asiática está a punto de desarrollar la tecnología necesaria para crear un ataque realmente peligroso.



Pero no sólo son esas amenazas adolescentes las que ponen en alerta al mundo. De acuerdo con el periodista Michael Wolff, autor del libro Fire and Fury: Inside the Trump White House, en el que relata sus observaciones sobre el presidente en su primer año de mandato, el también magnate cada vez tiene una psique más inestable. El escritor afirmó que después de verlo durante meses, notó que el presidente pasó de contar la misma historia tres veces en menos de 20 minutos a hacerlo en menos de cinco. Asimismo, en el libro afirma que la Casa Blanca carece de estabilidad, ya que gran parte del equipo ha hecho comentarios, señalando al presidente como un idiota, entre otros insultos. Así que el hombre es impredecible, y si lo desea, podría comenzar un ataque en cualquier momento.



El libro de Wolff toma su título de otra de las amenazas que hizo Trump a Corea del Norte el año pasado. En una conferencia, afirmó que atacaría con «fuego y furia» a la nación si continuaban las amenazas. Irónicamente, su público aclamó sus comentarios, ya que, en su mayoría no están conscientes del daño que puede provocar, y que ellos también pueden estar en riesgo. De acuerdo con el Reloj del Apocalípsis, manejado por los miembros del Boletín de Científicos Atómicos, estamos a dos minutos, 30 segundos de la aniquilación total. El grupo de analistas situó el reloj a ese momento, especialmente por los comentarios del presidente norteamericano.


Otro problema es que Kim Jong-un quizá no quiere una guerra nuclear y se está viendo forzado a actuar por supervivencia. El periodista y presentador John Oliver resaltó en su programa Last Week Tonight que el mandatario podría tener miedo de perder el poder, especialmente después de ver lo que le sucedió a Muamar el Gadafi, líder de Libia, y Saddam Hussein, dictador de Irak, quienes sufrieron grotescas muertes a manos de los ciudadanos de sus naciones. Jong-un está consciente de que no tiene tanta fuerza como Estados Unidos y que su gobierno podría ser derrotado en cualquier momento y lo único que tiene es el armamento para asegurar que puede defenderse, el cual puede causar un daño considerable en Estados Unidos u otras partes del mundo.



Las tensiones entre ambas naciones no sólo ponen en peligro la vida de sus ciudadanos, sino del mundo entero. Un apocalípsis nuclear está a la puerta sólo porque un hombre no es consciente del impacto que pueden tener sus acciones y de otro que le sigue el juego por miedo a perder el poder. Asimismo, Trump ha afirmado que no le importa el cambio climático, ha comenzado a descalificar el gobierno de Irán, con quien Estados Unidos ha mantenido una fuerte relación hasta el momento, lo cual podría dar puerta a otro enfrentamiento. Además, los rumores sobre sus vínculos con el gobierno Ruso (que han sido comprobadas en el libro Fire and Fury y por Steve Bannon, su antiguo jefe de campaña) han sido señalados como "antipatrióticos" y "oscuros", así que es imposible saber cuál será el siguiente movimiento del presidente.



-


2018 comenzó con una amenaza fresca que podría convertirse en un ataque nuclear, lo cual llevaría a la humanidad en una nueva etapa de la historia. Suena paranoico pensar que estamos cerca de una apocalípsis, pero si el gobernante del país más poderoso del mundo se toma a la ligera las bombas nucleares, no cree en el calentamiento global, es un inestable mental y tiene un botón "enorme" en su escritorio, es inevitable sentir un poco de miedo, ya que en cualquier momento el mundo como lo conocemos podría terminar. Así que, sí... quizá este sea uno de los peores años en la historia.

Alonso Martínez

Alonso Martínez


Editor de Cine
  COMENTARIOS