Cómo es una fiesta mexicana de XV años en Estados Unidos en 19 fotografías de Angélica Escoto

Sábado, 22 de septiembre de 2018 14:08

|Alejandro I. López
xv anos migrantes

Con más de 200 quinceañeras fotografiadas a cuestas, la fotógrafa Angélica Escoto descubrió que su labor documental funcionaban como un espejo que examinaba la realidad de los migrantes mexicanos indocumentados en Estados Unidos.


En 2006, la fotógrafa mexicana Angélica Escoto decidió poner un clasificado en el periódico El Latino de San Diego para ofrecer sus servicios de fotografía y video para eventos sociales. Su sorpresa fue mayúscula cuando descubrió que la celebración de XV años –que según el canon marca la transición de niña a mujer y su presentación oficial en sociedad– en el sur de California era parte de un mercado que crece a pasos agigantados de la mano de los latinos, que han adaptado una fiesta propia de otras latitudes a la mixtura que compone a la sociedad norteamericana.  


Con más de 200 quinceañeras fotografiadas a cuestas, Angélica descubrió que su trabajo ahondaba más al fondo que los retratos para la familia e invitados: entonces cayó en cuenta de que los últimos doce años de su labor documental funcionaban como un espejo que examinaba la realidad de los migrantes mexicanos indocumentados en Estados Unidos.


xv anos migrantes 1


xv anos migrantes 2


xv anos migrantes 3


xv anos migrantes 4


xv anos migrantes 5


Así nació “Ellas no bailan solas”, una serie que retrata cómo se festejan los XV años en San Diego, la ciudad californiana que mantiene una relación tan íntima como impenetrable con Tijuana, su símil mexicano, en la frontera más congestionada del mundo.


Las protagonistas y festejadas son las hijas de los migrantes que dejaron México en busca de mejores oportunidades en las décadas de los 80 y 90. La mayoría oriundos de Michoacán, Guerrero y Oaxaca, estados que expulsaron la mayor cantidad de migrantes a causa de la política económica en México, el abandono del campo y muy especialmente, la entrada en vigor del TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) en 1994.


xv anos migrantes 6


xv anos migrantes 7


xv anos migrantes 8


A diferencia de las celebraciones de quince años en México que pueden variar según los gustos y el presupuesto de las festejadas, los XV al otro lado de la frontera suelen ser un evento extravagante que no pasa un solo detalle por alto, casi como una boda. La música corre a cargo de un conjunto de banda y un DJ, mientras que la llegada de las quinceañeras al lugar del evento involucra forzosamente limusina o carroza.


La comida varía, pero la mayor parte del tiempo el platillo elegido es birria. El mole y las carnitas ocupan el segundo lugar en popularidad. La bebida suele estar compuesta por tequila y cerveza. Los parientes e invitados que acuden al festejo de Oregon, Arizona o Texas viajan por tierra y llevan consigo al menos un cartón de Pacífico o Carta Blanca para compartir con los demás; sin embargo, la fiesta difícilmente se extiende más allá de la medianoche.


xv anos migrantes 9


xv anos migrantes 10


xv anos migrantes 11


xv anos migrantes 12


xv anos migrantes 13


xv anos migrantes 14


Si no hay suficiente presupuesto para un salón de fiestas, el patio más grande de la casa de los paisanos más cercanos se convierte en un salón improvisado con globos, lonas, sillas y tablones. En estos casos, la fiesta no puede pasar más allá de las 8:30 de la noche: la tolerancia es mínima con los vecinos y lo mejor es evitar un aviso de la policía para bajar el volumen de la música. Con un permiso especial al condado es posible alargar la fiesta un par de horas, pero no más. La opción más cara es rentar un salón de fiestas, donde los XV pueden durar hasta la medianoche; no obstante, es necesaria una inversión total de 10 a 18 mil dólares, un precio que muy pocos indocumentados pueden costear.


Angélica no tiene dudas al señalar que el momento culminante del festejo es la presentación de la quinceañera con su corte de damas y chambelanes, mientras la canción más bailada en todas las fiestas es “Tiempo de vals” de Chayanne: «El baile es el performance mayor cuando se filma una quinceañera, es el momento donde la pulsión escópica se vuelve el clímax de la fiesta (...) donde el deseo de mirar y ser mirado los hace olvidar la realidad».


xv anos migrantes 15


xv anos migrantes 16


xv anos migrantes 17


xv anos migrantes 18


xv anos migrantes 19


Ante todo, la fotógrafa considera que este festejo se trata de un acto de amor, que requiere de sacrificio y un derroche económico mayúsculo para las condiciones de vida de los migrantes. También es un acto de reivindicación y deseo, pues al menos por un rato las quinceañeras y su familia pueden pasar por alto las deportaciones masivas, la discriminación y las dificultades de ser ilegal en el país más poderoso del mundo. Pero sobre todo, se trata de un ritual que las conecta con sus raíces, las que sus padres tuvieron que dejar atrás hace dos décadas y que ellas comparten con tibieza, incluso vergüenza.


Al margen de las lecturas críticas que dan cuenta de una tradición machista que cosifica a las mujeres al introducirlas en sociedad a través de las fiestas de XV años, el trabajo de Angélica Escoto muestra una cara poco conocida de los migrantes mexicanos en los Estados Unidos:


«Ellas no bailan solas documenta la fiesta de quince años de las hijas de los mexicanos inmigrantes que residen en San Diego, California. Sus mensajes transmiten valores, sentimientos, expresiones, deseos y fantasías relacionadas con el cuerpo, el género y el prestigio. El ritual de la fiesta fuera de México resiste a la tragedia de lo cotidiano, las deportaciones y familias disfuncionales»
Angélica Escoto



*

Ahora lee:


Pobreza, desigualdad y sacrificio: cómo es cumplir XV años en Colombia



Alejandro I. López

Alejandro I. López


Editor de Cultura
  COMENTARIOS