La historia de Anthony Blunt, el espía soviético que se infiltró en la realeza

La historia de Anthony Blunt, el espía soviético que se infiltró en la realeza

Por: Beatriz Esquivel -

La tercera temporada de 'The Crown' ha traído nuevas sorpresas y algunos misterios que quedaron olvidados en la historia de la Corona inglesa, como el caso de Anthony Blunt, un espía soviético que vivió con la mismísima reina.

Años después del desenlace de la Segunda Guerra Mundial y en una época en la que al expansión del comunismo se creía un gran peligro, al tiempo que el espionaje conoció lo que algunos consideran como su época de oro, un hombre bajo la cubierta de ser un curador e historiador de arte logró asegurarse un lugar en la casa de la reina Isabel II. La historia de Anthony Blunt, el espía soviético que se infiltró en la realeza 1Anthony Blunt. / Foto: Chris Ware - Artnet

Su nombre era (Sir) Anthony Blunt, quien por 27 años se encargó de mantener las obras de arte que la corona inglesa tenía en excelentes condiciones, al tiempo que de forma secreta se dedicó a obtener información sensible y comunicársela a la KGB —el Comité para la Seguridad del Estado, es decir, la agencia de inteligencia de la Unión Soviética. La historia de Anthony Blunt, el espía soviético que se infiltró en la realeza 2Anthony Blunt con la princesa Magarita en el Courtauld Institute of Art. / Foto: Edward Miller - Artnet

Blunt logró mantener su posición como espía soviético durante 19 años de los 27 de carrera en el Palacio de Buckingham, sin embargo, antes de llegar al hogar de la reina, Anthony Blunt, ciudadano inglés, se desempeñó en el MI5 durante la Segunda Guerra Mundial, temporada en la que también informó sobre la inteligencia y datos británicos. 

Relacionadolas-camaras-miniatura-usadas-en-la-epoca-dorada-del-espionajeLas cámaras miniatura usadas en la época dorada del espionaje

Cuenta la historia que el hombre visitó la Unión Soviética en 1933 y en 1934 fue reclutado por la KGB, retornando a su país de origen y concluyendo sus estudios en Cambridge, lugar en el que se cree que también intentó reclutar a más personas. Sin embargo, para lograr que este inglés, que se veía seducido por los ideales comunistas, decidiera traicionar efectivamente a su patria requirió de la intervención de Guy Burgess, un amigo muy cercano que por su parte también fue un espía sumamente efectivo, compartiendo información a la KGB de las oficinas del MI5 y MI6. La historia de Anthony Blunt, el espía soviético que se infiltró en la realeza 3Captura de The Crown en Netflix.

Los cinco de Cambridge

Burgess, Blunt y otros tres personajes —Kim Philby, Donald Maclean y John Cairncross— formarían un grupo de espionaje conocido como los Cinco de Cambridge, cuya principal característica fue evidentemente sus estudios en esta universidad británica y que estuvieron en activo por aproximadamente 20 años, hasta que uno a uno fueron descubiertos. 

Relacionadoproyectos-de-la-cia-que-demuestran-lo-frio-e-inmoral-que-es-el-espionaje8 Proyectos de la CIA que demuestran lo frío e inmoral que es el espionaje

Este grupo de académicos, diplomáticos y espías se hizo de conocimiento público después de que Donald Maclean y Guy Burgess decidieran huir de Inglaterra ante la creciente sospecha de su labor de espías. Ambos diplomáticos huyeron a través de Francia y en dirección hacia la Unión Soviética con la ayuda de Anthony Blunt. Alrededor de 12 años después, Kim Philby también fue descubierto como espía, y al siguiente año, en 1964, Blunt también fue descubierto, después de que Michael Straight, un estadounidense, confesara que años antes Blunt había intentado reclutarlo.  La historia de Anthony Blunt, el espía soviético que se infiltró en la realeza 4Blunt con otros amigos durante su tiempo en Cambridge. / Foto: Lytton Strachey - Town & Country Mag.

La omisión de la traición 

A pesar de que el servicio de inteligencia, así como la casa real supo de la traición cometida por Blunt, decidieron no reprender al hombre e incluso le concedieron inmunidad a cambio de su confesión y ayuda. Esto tenía el objetivo de no dejar en una mala posición e imagen al servicio de inteligencia del Reino Unido, pues por casi dos décadas no lograron identificar a este espía. 

En cambio, Blunt siguió trabajando como el curador de las obras de la reina hasta 1972, es decir, casi una década después de que se supiera de su doble vida como agente de la KGB. La historia de Anthony Blunt, el espía soviético que se infiltró en la realeza 5Anthony Blunt. / Foto: Town & Country Mag.

Durante este tiempo el contacto entre Blunt e Isabel II fue mínimo, ocurriendo principalmente en eventos. Sin embargo, el silencio y la omisión de sus actos se terminó después de que en 1979 Margaret Thatcher decidiera hacer de conocimiento público que Blunt había actuado como espía para la Unión soviética y que el acto había sido acallado entre las esferas de poder. 

Relacionadoel-monstruoso-invento-de-la-cia-para-convertir-gatos-en-maquinas-de-espionajeEl monstruoso invento de la CIA para convertir gatos en máquinas de espionaje

Ante al suceso, la reina inmediatamente le retiró su título de “Sir”, un acto que de acuerdo con la historia y la dramatización a The Crown, ella creía necesario, pero que se veía incapaz de imponer cualquier tipo de represalia (como un despido) con el fin de no demeritar la imagen pública de la corona y el MI6 en su momento. Aunque existen otras teorías como que Blunt tenía información privilegiada que podía afectarlos, entre ellos la correspondencia entre el Eduardo VIII —el tío de Isabel II y líder de la monarquía por un breve periodo antes de abdicar— y Hitler, misma que la reina deseaba que se mantuviera oculta.  La historia de Anthony Blunt, el espía soviético que se infiltró en la realeza 6Captura de The Crown en Netflix.

Blunt como historiador de arte

A pesar de que Anthony Blunt es recordado por su papel como espía, lo cierto es que el hombre tenía una pasión por el arte y es responsable no sólo de que la casa real aceptara abrir su colección y mostrarla al público (en 1961), sino también de fungir como director en otros institutos. Por ejemplo, en 1945, Blunt fue nombrado director del Courtauld Institute of Art en Londres, los críticos explican que durante su dirección, este historiador consiguió que se convirtiera en una institución privilegiada. 

Relacionadohistoria-de-la-muerte-de-trotski-traicion-espias-y-politicaTraición, espías y política: la historia del asesinato de León Trotsky

Hacia el final de su vida, Blunt escribió una autobiografía, misma en la que se constata que decidir ser espía probablemente fue la peor decisión de su vida, aunque de acuerdo con la Encyclopaedia Brittanica en dicho libro Blunt no ahondó en su labor como espía. Del mismo modo, el libro fue restringido al público durante varios años, hasta el 2009, cuando la Biblioteca Británica lo lanzó al público. La historia de Anthony Blunt, el espía soviético que se infiltró en la realeza 7Isabel II con Anthony Blunt en 1959. / Foto: Town & Country Mag

Pero más allá de haber sido el peor error de su vida, su labor como espía trascendió al arte y la historia, haciendo evidente un difícil proceso diplomático que todas las naciones atravesaron durante la Guerra Fría.

Te podría interesar: 

La doble vida de 5 mujeres espías que cambiaron el curso de la historia

Espías, ¿héroes o traidores en la historia?

Gabriel García Marquez, ¿espía comunista?