INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

«¡Mami, quiero a mi mami!»: la tragedia de los niños migrantes encerrados en jaulas en Estados Unidos

20 de junio de 2018

Rodrigo Ayala Cárdenas

ProPublica ha difundido un audio que le enseña al mundo la tiranía de los Estados Unidos en contra de los menores de edad centroamericanos que intentan cruzar la frontera.


Entre llantos de un miedo agudo, los niños provenientes de América Central imploran la presencia de sus padres: “¡Mami!” “¡Papi!”.


De pronto, una voz de adulto irrumpe para decir en tono burlón: “Bueno, aquí tenemos una orquesta, ¿verdad? Falta el maestro”. Otra voz remata: “¡No lloren!”.


Son las voces del racismo y sus víctimas. Durante la actual administración de Donald Trump se ha implementado una ley cuya principal víctima son los menores de edad: éstos han comenzado a ser separados de sus familias por agentes fronterizos cuando intentan cruzar la línea divisoria entre México y los Estados Unidos.



Los menores son llevados a centros de detención en medio de la confusión y el miedo, mientras que sus familiares son llevados a otros sitios para ser interrogados. A pesar de que más de la mitad de los habitantes de los Estados Unidos se han pronunciado en contra de esta medida, el deseo de acabar con el paso migratorio ilegal ha sido más fuerte. Trump, un blanco propenso a la bebida y de carácter bravucón, no ha tenido piedad con el miedo infantil.



Apenas en días pasados fue difundido un audio a través del medio ProPublica en el cual una niña salvadoreña de seis años de edad, separada de su madre, habla con un agente de la Patrulla Fronteriza pidiendo hablar con su tía. Pese a los intentos de los agentes y los trabajadores consulares de calmar la desesperación de la niña y otros que la acompañan en la misma situación, el horror de verse separados de sus familias es lo único que impera en el ambiente.



El audio es suficiente muestra para que el mundo abra los ojos ante la política racista y despiadada de un país decidido a recuperar una supremacía obsoleta y un modo de vida ‘puro’ que utiliza como carnada a los más débiles.


Autoridades como la secretaria de Seguridad Interior, Kirstjen Nielsen, al ser interrogada sobre el audio difundido, se escudan en argumentos endebles para justificar sus acciones: “creo que reflejan el enfoque de aquellos que publican esas narrativas. Las narrativas que no vemos son las narrativas del crimen, los opioides, los traficantes, las personas que son asesinadas por miembros de pandillas, niños estadounidenses que son reclutados. No tenemos una vista balanceada de lo que está pasando. La frontera está siendo invadida por aquellos que no tienen derecho a cruzarla. Como he dicho antes, si buscas asilo ve a un puerto de entrada. No tienes que romper la ley para buscar asilo”.



Desde abril pasado, más de dos mil infantes centroamericanos, muchos de ellos menores de cuatro años, han sido víctimas de esta tolerancia cero: ya existen fotografías sobre la manera en que son separados en jaulas y clasificados por edades en almacenes que han sido adaptados como centros de detención.


Para darse una idea sobre la falta de criterio en el pensamiento de Trump respecto a sus ideas antimigratorias, basta leer los comentarios que causaron una fuerte repercusión en el Senado de su país: "Tenemos un montón de gente entrando al país, o tratando de entrar, y a muchos de ellos los detenemos. Ustedes no podrían creer lo mala que es esa gente, no son siquiera personas, son animales”. En contraposición a sus palabras, Chuck Schumer, líder de los demócratas en el Senado, escribió vía Twitter: “Cuando nuestros antepasados vinieron a América, no eran ‘animales’, y esta gente tampoco lo es”.



California es uno de los estados que más resistencia han puesto hacia la tolerancia cero de Trump. Ahí, sus dirigentes demócratas se han declarado en contra de leyes que buscan desprestigiar a comunidades al generalizarlas como violentas o peligrosas. Para ellos las políticas han rozado la crueldad y la inmoralidad porque se ceban injustamente sobre niños que pueden resultar lastimados de por vida.



Cabe destacar que en las leyes de los Estados Unidos no existe la autoridad para retener a los menores de edad y separarlos de sus familias, como si se tratara de criminales. Todo ello ha sido un invento desesperado de Trump para recuperar simpatizantes que ha ido perdiendo en el tiempo que lleva al frente de la Casa Blanca.


La crueldad del presidente ha llegado a límites donde ha faltado a sus propias leyes. Aunque en últimas horas ha tratado de calmar la turbulencia pública que se ha generado argumentando su deseo por “mantener a las familias juntas. Es muy importante. Voy a firmar algo pronto sobre inmigración que va a hacer eso”, el presidente ha tenido que soportar la oleada de protestas entre sus propios simpatizantes republicanos.



Sobre toda política e interés de ostentar un estúpido poder, están esos llantos, esas peticiones de reunirse con sus familias, ese número de teléfono memorizado por una niña que lo único que anhelaba era estar protegida por un rostro cercano. El miedo infantil a la tiranía es lo último que le falta a este mundo. Los desprotegidos merecen un trato más digno en lugar de saciar las fantasías ególatras de una bestia rubia de traje y corbata.


*

Ahora lee:


12 crudas fotografías de los niños migrantes separados de sus familias y encerrados en jaulas en Estados Unidos


El santo mexicano acusado de pedófilo y asesino que ayuda a los migrantes


TAGS: Historia mundial Estados unidos Donald Trump
REFERENCIAS: ProPublica

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Günter Grass, no sólo escribió "El tambor de hojalata", estas son otras de sus obras The Coolest Street Markets In NYC You Should Hit Up This Weekend Te explicamos la diferencia entre blush, bronzer e iluminador 5 Skills You Need To Develop To Become A Successful Blogger Imágenes inéditas de la grabación del último disco de los Arctic Monkeys Dark Truths Hiding Behind The American Dream: The Photo League’s Radical Photography

  TE RECOMENDAMOS