El Joker real: el hombre que le quitó la vida a 4 jóvenes en el metro de Nueva York

El Joker real: el hombre que le quitó la vida a 4 jóvenes en el metro de Nueva York

Por: Abril Palomino -

A principios de los años 80 un sujeto en el metro de Nueva York decidió dejar de ser una víctima para tomar justicia por sus propias manos. Una escena parecida a la última adaptación cinematográfica de uno de los villanos más temidos de Gotham.

La fascinación que ha causado el Joker o Guasón,  el payaso triste y violento interpretado por Joaquin Phoenix, radica en que da voz a los marginados que sufren de injusticias y reprimen su ira ante las mismas.

Relacionadohistorias-reales-maldicion-hill-house-fantasmasHistorias reales que inspiraron la maldición de Hill House

El sentimiento de impotencia que se genera tras una injusticia, puede desatar una ira incontrolable y lamentablemente la realidad muchas veces supera a la ficción. Bernahard Hugo Goetz, era un ciudadano promedio de la ciudad de Nueva York en Estados Unidos; un ingeniero electrónico de 36 años, alto y delgado, de temple calmado. Nadie sospecharía que sería capaz de matar una moscaEste hombre disparó a cuatro sujetos que intentaron asaltarlo en uno de los vagones del peligroso metro de Nueva York aquel frío 22 de diciembre de 1984. El conductor del convoy detuvo la marcha al escuchar el tiroteo, Goetz, aprovecho la confusión para huir a su casa y tras nueve días en su casa, el ingeniero se entregó a la Policía de New Hampshire pronunciando contundentemente «Ustedes no se imaginan lo que es ser una víctima».

Relacionadoaccidente-metro-ciudad-mexico-mas-mortiferoEl trágico accidente del metro de la CDMX más mortal de la historia

La gente de aquella época conoció el motivo del ataque de Goetz y mostraron su apoyo pidiendo su libertad y haciendo manifestaciones públicas defendiendo el derecho de “el Vigilante”, sobrenombre que le dieron a Goetz tras el incidente, para defenderse por propia mano. Estas manifestaciones comenzaron con poca concurrencia pero al pasar los días a la oficina de la policía llegaron miles de cartas pidiendo que le fueran retirados los cargos.
El Joker real: el hombre que le quitó la vida a 4 jóvenes en el metro de Nueva York 1Foto: Daily UKOtras personas crearon un fondo para costear los gastos de la defensa del Goetz y hasta el club de tiro de nueva York lo nombró "ciudadano del año" y donó mil dólares para su defensa. El apoyo de la ciudadanía también quedó registrado en una de las principales avenidas de Manhattan, con un enorme graffitti que decía «Power to the vigilante! N.Y. loves ya!». Poder al vigilante, Nueva York te ama, en español.

Relacionadowall-street-venta-de-esclavos-nueva-yorkLa oscura historia de la venta de esclavos en Wall Street

Estas movilizaciones causaron inquietud en las instituciones de seguridad del metro de Nueva York; Gene Russianoff, consejero legal de una organización encargada de la limpieza y seguridad del metro de Nueva York, expresó

«Es muy malo tener ladrones y malhechores en el metro, pero si cientos de ciudadanos comienzan a armarse podría ser algo realmente terrible. El metro no debe ser escenario de películas de mafiosos y la gente no debe actuar como si lo fuera».

La polémica permeó las calles de Nueva York, la gente discutía si lo de Goetz fue un caso de justicia necesaria con buenas intenciones o un caso de racismo disfrazado de defensa personal. Los que criticaban la acción de Goetz señalaban el exceso al atacar a un grupo de jóvenes que si bien lo querían asaltar, no estaban armados; la contraparte respondió que los afilados destornilladores que llevaban los asaltantes eran una arma letal que se usaría en contra de Goetz. En el calor de estas discusiones se descubrió que años antes Goetz había sido asaltado en una ocasión, por lo cual quizás el ataque en el metro había sido una venganza personal.
El Joker real: el hombre que le quitó la vida a 4 jóvenes en el metro de Nueva York 2Foto: All that's interestingLa reconstrucción policiaca de los hechos concluyo lo siguiente: el 22 de diciembre, Bernhard Goetz, un ingeniero de 36 años, de raza blanca, delgado y frágil, abordo un vagón de metro en Manhattan. Allí se topó con cuatro adolescentes negros que se dirigían a robar máquinas de videojuegos. Dos de ellos llevaban destornilladores en los bolsillos. El vagón estaba ocupado también por otros 20 pasajeros.

Relacionadotong-wars-sociedades-secretas-sque-dominaron-new-yorkLa sociedad secreta china que dominó Nueva York antes que la mafia italiana

Los adolescentes se aproximaron a Goetz y le pidieron cinco dólares. Goetz simuló no prestar atención, pero uno de los jóvenes, Troy Canty, le pidió directamente: «Dame tu dinero». Goetz se paró, extrajo de su chamarra un revólver Smith and Wesson calibre 38 y disparó a los miembros de la pandilla. A uno de ellos, Darrel Cabey, que se encontraba sangrando en el piso, le dijo: «Parece que no estás tan mal, toma otra bala». Disparo hasta agotar las balas, el último disparo hirió a Cabey en la columna vertebral y lo dejó paralítico de por vida.

Relacionadostudio-54-el-legado-de-una-epocaStudio 54, el legado de una época

Todos los delincuentes quedaron malheridos, vivían en los sectores más pobres y peligrosos del Bronx y contaban con una amplia trayectoria delictiva. En 1984 se reportaron en los pasillos y vagones del metro de Nueva York: 8 asesinatos, 19 mujeres violadas, 209 hurtos, 838 asaltos y 5 mil 458. Es obvio que la gente ya se encontraba rebasada ante la inseguridad.
El Joker real: el hombre que le quitó la vida a 4 jóvenes en el metro de Nueva York 3Foto: Daily UKEn esos días William Raspberry, un columnista del Washington Post, cuestionó en el periódico sobre las funciones del estado y la defensa legítima: 

«La gente apoya la ley pues entiende que la sociedad no puede funcionar sin ella. Pero cuando la gente se convence de que la ley ya no es capaz de protegerlos a ellos sino que sólo protege a aquellos que la desafían -ya sea a los matones callejeros, a los asalta-bancos, o a los terroristas internacionales- el apoyo a la ley desaparece».

Bernahard Goetz, fue trasladado a una celda especial en Rikers Island, donde compartió muros con Mark Chapman, el asesino de John Lennon, y con Christopher Thomas, acusado de haber asesinado a 10 personas en la masacre de Palm Sunday. Goetz recibió un generoso subsidio por parte de las personas que lo apoyaban para pagar su fianza por los delitos de cuádruple intento de asesinato y  portar un arma de fuego sin licencia. Un bar en Manhattan creó un cóctel nombrado ‘el vigilante’ en su honor y destinaron la mitad de las ganancias como donación para este subsidio.

En portada: La nación España

También te puede interesar:
La rata gigante y otros mitos del metro de la CDMX que deberías dejar de creer
El misterio de las 138 personas que se perdieron en el metro y nunca más aparecieron
10 muertes ridículas en la Historia

Referencias: