La mujer que fue encerrada y torturada durante 25 años por amar al hombre equivocado

La mujer que fue encerrada y torturada durante 25 años por amar al hombre equivocado

Por: Olympia Villagrán -

A veces el amor de una madre rebasa los límites de la cordura o quizá fue el desamor el que llevó a Madame Blanche a hacer sufrir a su propia hija.

A veces el mundo real resulta más trágico e insoportable que cualquier historia de horror y sangre que podamos escuchar, pero lo que es difícil de creer es que un sentimiento como el amor sea el causante de tales actos de maldad. El amor de una madre, por ejemplo, se percibe como el más incondicional que pueda existir sobre la faz de la Tierra, por lo que nunca se esperaría que una mujer dañará de manera consciente e intencional a sus propios hijos.

«El dolor es el alimento esencial del amor».
Maurice Maeterlinck

Si eso es verdad, el amor más puro e infinito fue el de Blanche Monnier por el hombre que le trajo el peor de los dolores, la desaprobación de una madre y con ella, el castigo eterno e infernal con el que decidió torturarla durante 25 años de su vida.

Pero ese no fue el caso de Mademoiselle Blanche Monnier, quien parecía una persona perfectamente normal y además, una mujer altruista que junto con su familia se había ganado un premio de la "Comisión de las Buenas Obras" por sus generosas contribuciones a la ciudad. Viuda y a sus 75 años de edad, vivía en una finca adinerada junto con su hijo, un abogado llamado Marcel; de ellos no se sabía más, únicamente se les consideraba una familia respetable a la que le había tocado vivir una de las peores desgracias, la desaparición de una hija de 25 años de la que de un momento a otro no se supo nada más.

blanche-desnutrida

Así comienza esta historia más que real sobre el infierno en vida a la que Blanche Monnier apenas sobrevivió. Siendo una joven hermosa convencional, fue cautivada por la estela del amor que a todos nos arropa al menos una vez. Instantáneamente supo que aquel hombre la podría hacer la mujer más feliz del mundo y que por él sería capaz de abandonarlo todo, inclusive su propia vida.

Blanche se enamoró a sus 25 años de un abogado poco exitoso, según su madre, con quien deseaba más que cualquier otra cosa, contraer matrimonio para permanecer a su lado durante el resto de sus días. Como todo primer amor, tuvo la fuerza suficiente para convencerla que sería el único y con el mismo sentimiento por el que todos lloramos alguna vez al no poder estar con alguien, lo que la bella Monnier sentía por su amado era suficiente para desafiar a su madre, quien le pidió muchas veces que se olvidara de él y abandonara esa estúpida idea de casarse con quien traería la miseria y deshonra a su familia.

fmailia-monnier

Pero para Blanche no existía motivo alguno por el cual renunciar a la idea de una vida juntos, fue entonces cuando su madre se dio cuenta de que la joven pareja jamás desistiría de su deseo de unirse para siempre, por lo que Madame Monnier se sintió obligada a actuar de manera tajante para salvar de la desdicha a su hija y mantener la reputación de su familia, encerrando a su única hija en una de las habitaciones de la finca, prometiéndole con una mano en el corazón que jamás volvería a salir de ahí hasta que ella declarara a viva voz que accedía a romper con aquel muchacho y por supuesto, a terminar con todos esos planes que los unirían para la eternidad.

Evidentemente, la tenaz y enamorada Blanche se negó a renunciar a él y a todo lo que sentía, pasando días enteros sin ver la luz del día dentro de cuatro paredes, mismas que fueron testigos de esos momentos que la hicieron retorcerse en la desesperación por salir, la ansiedad de estar alejada de su gran amor y la confusión de ser lastimada de esa manera por su propia madre. Poco a poco el grave castigo se fue convirtiendo en una tortura inhumana, pues Madame Monnier dejó de alimentarla con más frecuencia, no le permitió salir del cuarto para asearse ni para hacer cualquier otra cosa que sus necesidades físicas demandaran.

Por lo que al pasar de los días, meses y años, Blanche se convirtió en una especie de presa que moría lentamente en un cuarto de su propia casa. El olor se volvía cada vez más insoportable pues se revolcaba en su propio excremento y orina, su estado era deplorable debido al asco que le provocaba lo que se había convertido en su celda, pues además de comer pocas veces durante varios días, no podía dejar de vomitar por la misma condición anímica y física que la estaba matando.

castigo-de-madame-blanche

Relacionadoviolacion-como-castigo-en-la-antigua-romaViolación como castigo en la antigua Roma

Y cuando la joven estaba a punto de morir, casi como un milagro, la Procuraduría General de París recibió una carta dirigida al procurador general para hacerle saber que una mujer había sido encerrada en la casa de Madame Monnier. A pesar de la incredulidad del procurador, se puso en marcha una investigación en la que se inspeccionó la finca donde Blanche había sido encerrada. Al encontrar una puerta con extrañas y exageradas cerraduras que llamaron la atención de la policía francesa, se dispusieron a vencer el candado que impedía entrar en aquel cuarto.

carta-blanche-monnier
No fue necesario abrir demasiado la puerta para percibir el fétido olor que el cuarto de Blanche despedía, cuando lograron soportarlo, vieron a la chica en un estado raquítico y con la tez verdusca y ulcerada tendida sobre la cama, casi inmóvil y respirando entrecortadamente; Blanche alcanzó a cerrar los ojos que no soportaban la luz que entró por la puerta abierta, pues la ya no tan joven mujer había pasado 25 años sin ver la luz del día.

Finalmente, el caso de la supuesta desaparición de la hija de Madame Blanche se esclareció, la señora fue juzgada y llevada a prisión, pero no pasaron más de diez días cuando ya había muerto en la enfermería por el acoso de otras mujeres que le repudiaban en la cara la atrocidad con la que había castigado a su propia hija, el hermano de Monnier fue liberado de sus cargos, pues demostró que nunca había impartido ningún tipo de violencia durante el encierro de su hermana y el joven abogado del que Blanche fue separada ya había muerto cuando la víctima fue encontrada.

La que alguna vez fue una hermosa y enamorada joven que soñaba con reunirse y correr entre los brazos de su prometido, terminó por internarse en un psiquiátrico en donde intentaron sanarla, pero Blanche no solamente había sido herida física y orgánicamente, a ella la había atacado el sufrimiento más doloroso y letal de todos: el desamor.
blanche-monnier

Relacionadolas-hermanas-que-se-quitaron-la-vida-por-depresion-y-cautivaron-al-mundoLas hermanas que se quitaron la vida por depresión y cautivaron al mundo

Amar al hombre equivocado fue el acto de amor que dejó a Blanche completamente trastornada, destruyó a su familia y la alejó del cariño de aquél por el que sufrió toda su vida y al que jamás tuvo oportunidad de volver a ver.

Al parecer ni el amor de una madre ni el de su casi prometido pudo salvar a Blanche de casi perder la vida, pues aunque no murió durante los días que fue enclaustrada en las peores condiciones imaginables, sí murió una gran e importante parte de ella: la esperanza. Pues después de 25 años de permanecer encerrada, ella sabía que alguien que nunca tuvo intención de sacarla de ahí, jamás la habría esperado para amarla ahora que era libre.

El amor es una fuerza que mueve montañas, abre mares y baja estrellas, pero ese mismo poder puede ser la fuente de la que broten actos inexplicables y terroríficos como los de Madame Blanche, una madre que buscaba “proteger” a su hija de una mala decisión, castigándola durante 25 años de la manera más cruel, sin importarle estar matando súbitamente a su propia hija.
histoira-blanche
Historias como ésta comprueban que el ser humano no siempre es amoroso, al contrario, el egoísmo puede llevar las acciones de una persona a límites inimaginables, pues por alguna razón a esta persona le es imposible discernir entre lo bueno y lo malo. Como en todas las historias de los Libros que muestran la oscura realidad del ser humano y las vidas de aquellos personajes que pasaron a la historia por la frivolidad de sus crímenes, tal fue el caso de La aterradora historia de la mujer que coleccionaba pieles tatuadas.

Te podría interesar: 

El síndrome con el que te haces daño para tener la atención que necesitas

La mujer genio que superó a Da Vinci y la historia olvidó

La verdadera historia detrás de la mujer que afirma ser viajera en el tiempo

Referencias: