NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Canibalismo, la manera en que los europeos millonarios curaban sus enfermedades

30 de enero de 2018

Diego Cera

En un intento desesperado por obtener salud, los millonarios europeos acudieron a esta prácticas que en otros tiempos habían repudiado hasta la muerte.



¿Por qué comemos carne?


No son pocas las personas que aseguran que el cuerpo humano no está hecho para comer a otros animales; pero más allá de una cuestión alimenticia, hay un asunto religioso y mágico que incluso hoy —debido a nuestro amor hacia la desconocido— podríamos ver como algo fascinante. El carnivorismo masivo del hombre nació casi a la par de las primeras religiones cuyo centro era la fuerza de la naturaleza. Comer un ciervo y usar su piel era necesario para adoptar la fuerza con la que el animal sobrevivía a su entorno.



Incluso nosotros todavía fuimos beneficiarios —o víctimas— de esta creencia primitiva. Quienes digan que no fueron obligados a tomar emulsión de hígado de bacalao, pueden sentirse ampliamente afortunados de no haber sentido en sus lenguas esa sustancia aceitosa que, según madres y abuelas, ayudaría a crecer con fuerza y buena memoria. Lejos de las vitaminas que contienen estos suplementos, quienes recomiendan su consumo prefieren decir que una simple cucharada del jarabe convertirá a los niños en una especie de seres superdotados.



Más allá de haber o no probado ese horrible brebaje, podemos sabernos bendecidos de no haber nacido en la Europa del siglo XVII, de lo contrario tendríamos al pescado en la sopa y –literalmente– a los humanos en la medicina.


La idea de que podíamos obtener la fuerza y la salud de algún ser con sólo consumir su carne no sólo se relacionó con los animales: durante este periodo fue muy común que la gente utilizara polvo de huesos o cadáveres pulverizados para calmar sus afecciones. Incluso las mentes más brillantes de la época avalaban la posibilidad de que algo como una transferencia de fuerzas pudiera ser posible siguiendo estos procedimientos. A propósito de ello, Leonardo da Vinci escribe:


«Conservamos nuestra vida con la muerte de los demás. En una cosa muerta, permanece la vida insensata que, cuando se reúne con los estómagos de los vivos, recupera la vida sensible e intelectual».


Por supuesto que con el tiempo, comer huesos y pieles de momias se volvió asqueroso. Sin embargo, renunciar al canibalismo no era una opción viable; en lugar de suprimir esta práctica, decidieron "refinarla" y comer sólo carne fresca de gente recién fallecida para así poder obtener su salud y un pedazo de su alma justo antes de que a ésta se le ocurriera si quiera abandonar el cuerpo que habitaba.



Aunque la carne no era lo único que estos caníbales renacentistas decidieron consumir para "mantenerse vivos". Como si se tratara de hígado de bacalao, algunas personas preferían beber sangre fresca; ya fuera de personas recién fallecidas, condenados a muerte o incluso personas vivas. Quienes esperaban tener acceso a este "vital líquido" pagaban una pequeña cantidad de dinero por obtener al menos un vaso de éste. Para los que no soportaban el hecho de beber "sangre cruda", inventaron una técnica para volverla mermelada: al igual que ocurre con la industria alimenticia, alrededor de la carne y sangre humana se creó todo un mercado que —para fortuna de muchos— desapareció con el paso de los años y los avances científicos que permitieron conocer mejor el cuerpo y establecer las bases para la medicina moderna.



En ese sentido, no comemos carne porque encontramos en ella nutrientes que no encontraríamos en otros alimentos; se trata de un juego de poder en el que entramos casi desde nuestro primer día como especie. Ninguna frase obedece tanto a su significado igual que "comer o ser comido"; sin lugar a duda, el carnivorismo —ya sea caníbal o no— es el reflejo de nuestro intento constante de llegar al poder cueste lo que cueste.



TAGS: Historia mundial Rituales Renacimiento
REFERENCIAS: All that is interesting 20 minutos

Diego Cera


Articulista Senior

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

16 cosas que no sabías que le pasarán a tu cuerpo al morir Los mejores cortos sobre asesinos y tus peores fobias que puedes ver en menos de 1 min 15 tatuajes que puedes hacerte con tu pareja para prometerse amor eterno 10 formas de adelgazar la cintura sin ponerte a dieta 25 ilustraciones eróticas de Chelsea Zahara S que te recordarán las escenas porno más perversas Trucos de maquillaje que puedes intentar para adelgazar tu rostro

  TE RECOMENDAMOS