La Cárcel de Belén: la historia de la prisión más cruel del siglo XIX
Historia

La Cárcel de Belén: la historia de la prisión más cruel del siglo XIX

Avatar of Beatriz Esquivel

Por: Beatriz Esquivel

5 de julio, 2019

Historia La Cárcel de Belén: la historia de la prisión más cruel del siglo XIX
Avatar of Beatriz Esquivel

Por: Beatriz Esquivel

5 de julio, 2019

Conoce la historia de la Cárcel de Belén, un lugar que empezó como un espacio de oración y de educación, y que se tornó en un lugar en el que las enfermedades, el hambre y la inmundicia reinaban.

Casi dos siglos de la apertura de la Cárcel de Belén, el inmueble que por años fue sede de todo tipo de abusos y malos tratos comenzó como un sitio pensado para las mujeres pobres, viudas y solteras. Su nombre era “Recogimiento de San Miguel de Bethelm”, fundado hacia 1683 por el padre Domingo Pérez Barcía. Allí llegaron decenas de mujeres que por casi 70 años vivieron gracias a patrocinios.La Cárcel de Belén: la historia de la prisión más cruel del siglo XIX 1 

Sin embargo, a pesar de darle un hogar a estas mujeres, el lugar pasaría a ser una escuela, el Colegio de Niñas de San Miguel de Bethlem para niñas pobres, categoría que mantendría por un par de décadas hasta 1862 cuando debido a las Leyes de Reforma, impulsadas por el gobierno de Benito Juárez, expropió todos los bienes de la Iglesia, entre ellos el de este recinto. 

Relacionadoestado-mexico-baja-california-benito-juarez-desprecioEl estado que Benito Juárez siempre despreció y ofertó a los Estados Unidos

La Cárcel de Belén: la historia de la prisión más cruel del siglo XIX 2Foto: MX CityPronto, las estudiantes serían reubicadas, sin importar su condición y para 1863 el lugar comenzaría a ser utilizado como una prisión. Allí llegaron hombres, mujeres y niños que fueron sometidos a condiciones precarias de vida sin importar los crímenes que los habían llevado hasta allí o que el inmueble nunca haya estado adaptado para poder albergar a tanta gente. La Cárcel de Belén: la historia de la prisión más cruel del siglo XIX 3Foto: El Universal

De tal forma, los reos se enfrentaron a una dura realidad en la que los excusados no eran suficientes, por lo que era necesario realizar sus necesidades en baldes o en otros sitios poco higiénicos. Aunque cabe destacar que en la propia organización de la cárcel y su posterior ampliación, era posible habitar celdas separadas que solían tener mejores condiciones higiénicas, no obstante, se trataban de celdas (llamadas de primera clase) a las que sólo tenían acceso quienes podían pagarlas.

Relacionadofotos-aref-karimi-carcel-mujeres-afganistanFotografías de cómo es la vida en una cárcel de mujeres en Afganistán de Aref Karimi

La comida diaria incluía de desayuno un pambazo y un atole, y para la comida se servía un caldo que suponía ser de res y dos piezas de pan. Sin embargo, ante la falta de recursos, muchos prisioneros ni siquiera tenían platos en los cuales servirse, por lo que existen registros de éstos comiendo directamente desde sus sombreros en los casos más extremos. La Cárcel de Belén: la historia de la prisión más cruel del siglo XIX 4Foto: MX City 

Estas condiciones de vida, en la que los prisioneros por lo general dormían en el suelo y había una importante sobrepoblación de la cárcel —cerca de mil 432 presos, a pesar de que el inmueble no había sido diseñado para albergar a tanta gente— provocó la propagación de todo tipo de enfermedades como la sarna o el escorbuto, piojos e incluso infecciones venéreas y tifoidea. La Cárcel de Belén: la historia de la prisión más cruel del siglo XIX 5Foto: MX City

Relacionadofotos-noel-celis-vida-en-carcel-quezon-filipinasCómo es vivir en la cárcel más sobrepoblada del mundo en 35 fotografías de Noel Celis

Por otro lado, como parte del estilo de vida que se adoptaba en esta cárcel, cuando se trataba de las mujeres, se cuenta que muchas de ellas se veían obligadas a prostituirse con los guardias y celadores, puesto que esa era la única manera en las que al salir podrían reinsertarse en la sociedad… o por lo menos tener un ahorro que les permitiera continuar con la mayor normalidad posible. La Cárcel de Belén: la historia de la prisión más cruel del siglo XIX 6Foto: El Universal

La sobrepoblación penitenciaria y que la Cárcel de Belén no estaba diseñada como tal también propició una serie de escapes, que solían ser tan comunes como lo era el contrabando en la cárcel en la que podían encontrarse alcohol y otras sustancias con relativa facilidad. Por otro lado, se reporta que en el lugar la segunda vía de escape más común era el suicidio, lo cual en ocasiones sumaba a la problemática de la higiene en la prisión, pues además de lidiar con enfermedades, también debían hacerlo con los cuerpos. 

Relacionadoconcurso-de-belleza-en-prision-fotografias16 fotografías de Omar Martínez Noyola sobre cómo es un concurso de belleza dentro de la cárcel en México

La terrible vida en esta prisión llegó a su fin en definitiva en 1934 cuando el inmueble (así como el del Palacio de Justicia del Ramo Penal) fue demolido y en su lugar se construyó el Centro Escolar Revolución. No obstante, antes de dicha fecha, hacia 1900, la Cárcel de Belén vio un decremento en sus prisioneros dada la inauguración de el Palacio de Lecumberri, una de las penitenciarías más afamadas en la historia de México y que ahora alberga el Archivo General de la Nación. La Cárcel de Belén: la historia de la prisión más cruel del siglo XIX 7Foto: MX City

Te podría interesar: 

El catálogo de mujeres que Maximiliano creó para controlar las ITS
El día que la Iglesia acusó a Silvia Pinal de hereje por salvar una película
La leyenda del niño que se convirtió en tlacuache

Suscríbete a CC News a través de Google News dando clic aquí.