Historia

La mujer latinoamericana que luchó durante 40 años contra una dictadura para encontrar a su nieta robada

Historia La mujer latinoamericana que luchó durante 40 años contra una dictadura para encontrar a su nieta robada

En el marco del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, recordamos a Chicha Mariani y a las Abuelas de la Plaza de Mayo, quienes dedicaron toda una vida a recuperar a los bebés robados durante la dictadura argentina.


La historia de las Abuelas de la Plaza de Mayo es emblemática y una resistencia importante a las atrocidades y violaciones de derechos humanos que la dictadura argentina llevó acabo. Este grupo de abuelas se creó inspirado en las Madres de la Plaza de Mayo, quienes reclamaban al gobierno que les regresaran a sus hijos en plena dictadura.


post-image


Y precisamente la historia de Chicha Mariani y su familia es el ejemplo perfecto de esas violaciones de derechos humanos, en las que entre todas las desapariciones del régimen se incluía el robo de niños de las madres que eran apresadas —o asesinadas— y dichos niños eran asignados a las familias de militares, oficiales y colaboradores del gobierno, sin el conocimiento ni consentimiento de sus madres o familiares cercanos


post-image


Así comienza la historia de Chicha Mariani —o María Isabel Chorobik—. En 1976, Diana Teruggi fue asesinada en un ataque a una granja de conejos —que en realidad servía como imprenta de periódicos de un grupo guerrillero de izquierda— y su esposo, Daniel Mariani —hijo de Chicha—, fue asesinado ocho meses después. Mientras que la hija de ambos, Clara Anahí de tan sólo tres meses fue secuestrada en el ataque donde su madre perdió la vida. Convirtiéndose en uno de los casos más inusuales de esta práctica —pues no siempre se robaban niños en operativos o ataques—.


post-image

[Clara Anahí]


Al encontrarse en una reunión de las Madres y coincidir con otras abuelas, estas «dobles madres» decidieron comenzar su propio grupo en 1977, con Chicha a la cabeza junto con otras abuelas fundadoras. Su petición era una sola: que les devolvieran a sus nietos, sus familiares. Su búsqueda implicó visitas a orfanatos, investigar las adopciones recientes, recuperar documentación original de sus nietos, así como fotos que en un principio fueron los únicos medios para intentar reconocerlos. Y, por supuesto, implicaba un gran riesgo para las propias abuelas, pues cuando la dictadura seguía sus manifestaciones eran vistas como una oposición al régimen y por lo tanto corrían el peligro de que también a ellas las desaparecieran.


post-image


El grupo estimó que al menos 500 niños fueron secuestrados durante siete años de régimen militar; 500 de más de 30 mil personas secuestradas y asesinadas durante la dictadura. Y si bien una vez terminada la cruenta dictadura fue más sencilla la búsqueda, sin duda fue la inclusión de exámenes de ADN lo que ayudó a localizar a los nietos perdidos, así como la ayuda internacional que Mariani organizó con sus múltiples viajes al extranjero que les otorgaba visibilidad, recursos financieros y sin duda una gran presión al gobierno argentino de explicar y resolver los crímenes cometidos. 


post-image

[La genetista Mary Claire King explica a las Abuelas Estela de Carlotto y Nélida Navajas cómo se determina el "índice de abuelidad" en 1983]


No obstante los avances, de acuerdo con El País, sólo cuatro análisis al año dan un resultado positivo, y en total han logrado encontrar a 128 personas, lo cual aún no es una cifra consecuente para el número de niños desaparecidos a lo largo de la dictadura, pero sin duda habla del enorme esfuerzo realizado, que ha incluido campañas para movilizar a esos niños que ahora son adultos a preguntarse por su propia identidad y su historia.


post-image


La búsqueda de Chicha Mariani pareció tener su fin en el 2015 cuando una mujer de Córdoba alegaba ser su nieta con el respaldo de unas pruebas hechas en un laboratorio privado, las cuales después serían desestimadas por el Banco Nacional de Datos Genéticos. Dejándola en el mismo lugar donde había comenzado, tal vez con la satisfacción de haber ayudado a otras familias, pero sin poder dar con la suya



Chicha falleció recientemente, el 20 de agosto de 2018 después de más de cuatro décadas de luchar por la memoria contra una de las más cruentas dictaduras de América Latina. Las Abuelas de la Plaza de Mayo siguen en la búsqueda de Clara Anahí en honor a Chicha y el enorme trabajo, esfuerzo y desgaste emocional que implicó la localización de todos los nietos e hijos raptados por la última dictadura argentina. 


«Despedimos con enorme tristeza a quien fuera compañera de Abuelas de Plaza de Mayo y actual presidenta de la fundación Clara Anahí. Una mujer fundamental en los inicios de la búsqueda de los niños y niñas apropiados por el terrorismo de Estado y un símbolo de la lucha por los derechos humanos. [...] Querida Chicha, la seguiremos buscando, junto a todos los nietos y nietas que faltan».

-Abuelas


*

También te puede interesar: 


La terrible historia del robo de bebés durante la dictadura en Argentina

5 artistas latinoamericanos que fueron asesinados por su propio gobierno