PUBLICIDAD

HISTORIA

Conoce la historia del mejor bourbon del mundo



Humphrey Bogart era uno de los famosos con más devoción por el bourbon. Pasó años enteros en búsqueda de la mezcla perfecta para lograr rescatarse de la melancolía y ser feliz de una vez por todas. Incluso después de detectarle cáncer de esófago, Bogart contrató un cocinero filipino que le preparara todos los días un plato diferente con este elixir como ingrediente principal. 

Cuando filmaban "La reina africana", él y su amigo, el director John Houston, no enfermaron de cólera a diferencia de todo el reparto, porque aseguran, nunca bebían agua.

La historia del bourbon comenzó cuando esos británicos acostumbrados al scotch decidieron hacer algo para saciar su sed. De Kentucky, el bourbon está hecho de maíz en un 51 %, nunca menos, y permanece en barricas nuevos de roble americano cuyo interior ha sido carbonizado por mínimo dos años. Elaborado con granos, agua y levadura, su contenido etílico no puede sobrepasar el 80 %. 



Los sabores y el color que caracteriza al bourbon se da por la barrica donde se filtra de forma natural: los taninos, azúcares y otros sabores maduran y el bourbon pierde alrededor del 4 % del líquido. Lo especial: el agua que viene de un depósito de piedra caliza, actúa como un filtro natural y le da un sabor único. El agua sólo proviene de los mantos acuíferos de Kentucky, es 100 % pura y tiene un contenido intenso de calcio. 



El bourbon más famoso y típico en todo el continente probablemente sea el de Jim Beam, el que constituye toda una tradición en Estados Unidos. En 1760, Inglaterra se convertía en la dueña de casi todo América del Norte. Ese fue el nacimiento de una nueva nación. Cuando comenzó la expansión hacia el oeste y observaron que en una ciudad existían acres inmensos de maíz, los nuevos colonos decidieron hacer algo.

Una nueva bebida que rememoraba tradiciones escocesas nació: el whisky hecho de maíz era único y una moneda de intercambio bastante popular en las fronteras del estado. Como un producto que los pobladores podían comercializar, lo trasladaban en barricas río abajo por el Mississippi.



Todos querían probar ese delicioso elixir proveniente de Kentucky y una familia de apellido Beam puso manos a la obra para crear su propio sello. Por la década de 1790, Jacob Beam se trasladó a Kentucky para cultivar maíz y con su producto, crear el  más delicioso whisky. Una de las primeras marcas nacionales en producir el licor.

En 1894, James Beauregard lo llevó a niveles que nadie imaginó cuando creó Jim Beam, como le gustaba que lo llamaran. La ley seca de 1920 los obligó a cerrar la destilería y por años la familia incursionó en otros negocios hasta que pudieron volver a abrirla en 1933.

Su secreto en la receta los hacía únicos. Una levadura bourbon que incluían a la mezcla después de la fermentación permanece desde la época de la prohibición y gracias a eso, su sabor y calidad se mantiene a pesar de haber transcurrido más de 75 años. Ése ha sido el tesoro que durante años y generaciones la familia cuidó como si se tratara de aquello sin lo que no podían vivir. Hasta nuestros días, la receta no ha cambiado, de la misma forma que el sigilo permanece para nunca revelarla a los competidores o cualquier persona que sea ajena.



Jeremias y Booker Noe, quienes en ese momento estaban a cargo de la empresa, enviaron bourbon a los militares en el extranjero y en 1964, lograron que se convirtiera en el producto distintivo de Estados Unidos. Ahora, Kentucky es reconocido por ser el único estado que produce bourbon en todo el mundo y Jim Beam es la marca que ha permanecido como número uno desde esas fechas que ahora aparecen en los libros de historia.



 
Jim Beam es la casa productora de bourbon número uno en el mundo. Descubre los distintos productos que se adaptan a cualquier paladar con moderación. 




 

Podría interesarte
Etiquetas:drogas
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD