Por qué el primer contacto entre América y Europa puede compararse con el contacto extraterrestre

El impacto que supuso para ambos continentes es catalogado por muchos historiadores como el mayor impacto cultural de todos los tiempos.



El siglo XV es posiblemente el siglo más importante para la historia de Europa. El paulatino abandono de la oscura Edad Media, y el progresivo acercamiento a la Modernidad —con el Renacimiento como principal motor de esta situación— supusieron un giro de 180 grados para el viejo continente. Este siglo está plagado de hitos para la historia, la invención de la imprenta, la caída de Constantinopla y el paso de un pensamiento teocéntrico a uno antropocéntrico. Pero es, posiblemente, el último gran hecho del siglo el que eclipsó al resto de acontecimientos, dejándolos a la sombra: la llegada de los europeos a América. 


El impacto que supuso para ambos continentes es catalogado por muchos historiadores como el mayor impacto cultural de todos los tiempos. Debemos entender este golpe cultural no como una confrontación de dos civilizaciones, sino como la fusión que impulsó a Europa y a América hacia una nueva etapa de sus historias. Como todo gran cambio, trajo consigo cuestiones positivas y negativas. Lo que es innegable es que las hojas de ruta de ambos continentes cambiaron por completo. Ahora, abandonemos por un momento las cuestiones más subjetivas y más profundas de nuestro ser sobre el “descubrimiento” de América —como son las conquistas o el trato hacia la población autóctona—, y enfoquemos la atención en los beneficios mutuos que tuvieron ambas caras del planeta, sólo así podemos entender que la unión entre estos continentes tuvo dos grandes facetas: por un lado la cuestión humana y por otro lado la cuestión material.





En la cuestión humana nunca podremos ni imaginarnos qué significó para ambas partes verse por primera vez. Nuestra mente puede jugar y plantearse distintos escenarios de lo primero que se le ocurrió a un español al ver a un indígena y viceversa. Si acudimos a las fuentes escritas que aún se conservan, podemos leer el asombro de los primeros españoles que pisaron Tenochtitlan; la absoluta fascinación que les produjo ver semejante ciudad plagada de maravillas. O para aquellos que vieron por primera vez el Amazonas y se introdujeron en él; aquellos que surcaron los grandes ríos americanos. Por otro lado, jamás seremos capaces de comprender qué supuso para un indígena americano ver por primera vez a esos hombres tan diferentes; hombres blancos cubiertos de metal con la cara barbuda, subidos en bestias gigantes que corrían a gran velocidad, acompañados de unos pequeños animales feroces como pocos hay, con unas armas que son de un material extrañísimo y durísimo que expiraban fuego.





Hay quien sostiene que en la actualidad un choque así sólo sería igualado por un primer contacto con extraterrestres. Lo que es fundamental es el gran sincretismo que se produjo. Ambas culturas se fusionaron y generaron una nueva manera de entender el mundo. Esta fusión ha llegado hasta nuestros días.

La cuestión material también supuso un enriquecimiento cultural enorme. Todas las facetas de la vida en general variaron. Por ejemplo, en la gastronomía el flujo de nuevos alimentos, frutas, animales o plantas entre Europa y América fue enorme. La gastronomía es un buen referente para comprender esta fusión entre ambas partes.





En definitiva, podemos entender los siglos XV, XVI y XVII como un momento esencial para la historia de la humanidad. América y Europa habían entrelazado sus historias y ya jamás podrían separarlas. Por supuesto, de esta unión se pueden ver facetas muy negativas, pero no es el tema de esta entrada. Este contacto significó el nacimiento de una nueva era que alzaba al hombre a la posición central, el nacimiento de una ola de inventos y avances para la humanidad; así que el surgimiento de conceptos nuevos para el mundo fueron producidos por el contacto entre estos dos continentes.


**


Conoce más historias sobre la Conquista y descubre una de las estrategias de evangelización más utilizada en el Valle de México y la campaña española para convertir a Huitzilopochtli en un demonio. O bien, descubre la importancia de las Pléyades para las culturas prehispánicas y las misteriosas estrellas que guiaron la vida y muerte de los mayas.




Referencias: