Cosas que hoy te parecen asquerosas pero eran normales en la Antigua Roma
Historia

Cosas que hoy te parecen asquerosas pero eran normales en la Antigua Roma

Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

25 de enero, 2017

Historia Cosas que hoy te parecen asquerosas pero eran normales en la Antigua Roma
Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

25 de enero, 2017



Coliseos inundados de sangre y plazas atiborradas de pensadores. Así, en el mejor de los casos, es la pintura  que guardamos en nuestra memoria sobre la Antigua Roma. Gracias a series de tv como “Rome”, producción que marcó la pauta para una nueva generación de dramas históricos y una perspectiva hipersexualizada –si no es que novelesca– del viejo relato humano, es que pensamos en aquella época como el mejor escenario para una sociedad semidesnuda, colmada de belleza sin igual, promiscuidad a la menor provocación y sensual coquetería. Nada tan suculento para nuestro imaginario pero tan alejado de lo que en verdad se vivía alrededor del 753 a.C.

costumbres romanas mano

Desde “Ben-Hur” hasta “Gladiator”, además de sembrarse en nuestras cabezas la idea de que la historia romana es tremendamente aburrida, llena de diálogos cansados sobre el perdón y la llegada del Mesías –recordemos a ese Charlton Heston de 1959–, el entendimiento en torno a los tiempos del gran Imperio ha sido marcado por las omisiones del cine o el mal tratamiento del tema durante el colegio y sus visiones fantásticas de la civilización antaña.

costumbres romanas beso

No todo era filosofía tierna y delicada, la ciudad tampoco era un paraíso de mármoles o amplios jardines donde el sexo femenino jugueteaba con uvas entre los dedos; Roma fue, como cualquier otra cultura, sitio de contrastes, decepciones, malas costumbres y altibajos. No obstante, la guardamos en un lugar legendario de nuestra imaginación, le mantenemos como la tierra de las epopeyas históricas y una vida glamorosa; sí, quizá sea un poco repugnante lo que estás por descubrir de esa maravillosa edad, pero incluso tal información hace más fascinantes a los viejos romanos.

-

Tomaban un energetizante de estiércol

Por ejemplo, podríamos comenzar con el hecho de que a falta de bandas curativas o estimulantes más efectivos que el café, los romanos preparaban un emplasto de estiércol de cabra que servía como sanador natural y una bebida que consumían cuando estaban realmente exhaustos.

costumbres romanas bebida

-
Vomitaban para seguir comiendo

Este dato no es del todo nuevo. Todo aquel que haya leído a Séneca recordará que incluso existía una habitación especial para esto –el vomitorium–; y resulta que no era una ficción, de verdad era una costumbre vomitar durante un banquete para poder continuar con la degustación hasta el hartazgo.

costumbres romanas vomitorium

-
Fueron los primeros en insultar con sus genitales

Ese acto tan europeo de bajarse los pantalones y exponer las nalgas o sus genitales en son de protesta, burla u ofensa, sí, fue popularizada por el ejército romano para enfurecer a los judíos contrarios de Jerusalén.

costumbres romanas palaistra

-
Creían en la protección del pene

En forma de collares, amuletos y cualquier otro tipo de colguije que pudieran usar o dejar en casa, los penes eran objeto de adoración y fe en la Antigua Roma. De acuerdo con viejos escritos, el tener la imagen de un pene en casa o como accesorio de vestimenta era un llamado a la buena fortuna.

costumbres romanas penes

-
Pompeya estaba adornada con dibujos obscenos

Siguiendo de cerca los hallazgos arqueológicos en esta ciudad sepultada por un volcán, podemos observar el gran culto que tenían los romanos de esa zona por la prostitución, el libertinaje, los placeres, la mítica lujuriosa y los diversos caminos del amor.

costumbres romanas prostitucion

-
Las mujeres se untaban sudor de gladiador para cuidar su piel

El destino de los perdedores era, obviamente, la muerte; sin embargo, el de los ganadores tenía que ver absolutamente con el honor y la fuerza viril. Por ello, no resulta extraño enterarnos que los residuos de ese aceite que se frotaban los competidores y se impregnaba de su sudor, era después recolectado como una codiciada crema entre el pueblo femenino para fines de belleza y placer sexual.

costumbres romanas mujer

-
La sangre de los gladiadores era medicinal

O eso pensaban. Aparentemente, los romanos creían que esta sangre tenía el poder de curar la epilepsia y por eso la recolectaban después de una batalla; los ciudadanos más salvajes, cuentan, extirpaban los hígados de los contendientes y los comían crudos.

costumbres romanas gladiadores

-
Morían por explosiones de metano

De acuerdo con registros acerca de sus medios sanitarios, hoy se sabe que en sus baños se corría el riesgo de morir tras una inesperada explosión. Nada fuera de lo común a decir verdad, aunque en su momento es obvio que ellos no pudieron preverlo: la colección de metano en las fosas sin mucha posibilidad de escape hacía que los gases allí guardados tarde o temprano estallaran y le quitaran la vida a alguien que sólo necesitaba liberar su cuerpo.

costumbres romanas explosion

-
Compartían una esponja para limpiarse el trasero

Sí. A pesar de sus grandes avances tecnológicos en cuanto a sistema de aguas y construcción de espacios compartidos, los romanos fallaron en un caso extremadamente especial. El de los baños públicos. Un sitio al que asistían centenas de personas al día, pero al parecer sólo contaba con una esponja para cada tanto de usuarios y con la cual cada asistente se limpiaba tras defecar.

costumbres romanas banos

-
Se limpiaban sus dientes con orina

Además de darle otros usos a la orina (detergente o medicina), en algunas áreas de Roma la gente utilizaba la orina como un enjuague bucal que se afirmaban era un recurso natural para mantener una dentadura blanca y brillante.

costumbres romanas orina


**
Quizá rompimos tu corazón pero es necesario saber estos datos no sólo para conocer los funcionamientos de la antigüedad, sino para entender cómo es que la humanidad ha llegado hasta este punto. Así como existen estas revelaciones, también podemos hallar otras 10 curiosidades sobre el sexo que sucedían en la Edad Media y 7 costumbres de la Edad Media más asquerosas de lo que imaginaste.

costumbres romanas medicina





Referencias: