Historia

Razones históricas por las que nunca encontrarás a tu "príncipe azul"

Historia Razones históricas por las que nunca encontrarás a tu "príncipe azul"

¿Alguna vez has sentido que simplemente no llega el amor de tu vida cabalgando su corcel? Una vez que conozcas el verdadero origen del término "príncipe azul", todo será más claro.



Alguna vez te has preguntado "¿por qué aún estoy sin pareja?, ¿por qué mi soltería parece impenetrable?, ¿por qué mis amigos ya tienen pareja y yo aún no?, ¿por qué no he encontrado a mi príncipe azul?". Esa última pregunta es la que quizá muchas veces te ha rondado la cabeza por las noches mientras tu mejor amigo o amiga te cuenta de lo excelente que va su relación amorosa, y tú simplemente te preguntas qué es lo que hacen o hicieron para conseguir una pareja; y recuerdas aquellas veces que leyendo cuentos durante tu infancia te prometían que llegaría cabalgando su corcel aquel encantador príncipe, el príncipe azul que te salvaría de tu soledad y se enamoraría de ti. Pero años después de leer una y otra vez esos cuentos te has ido dado cuenta de que en realidad es mucho más difícil encontrarlo.


Lamentamos darte esta triste noticia, pero debemos decirte que desafortunadamente no llegará aquel príncipe azul por ti para rescatarte de esa soltería que te agobia. Por un simple motivo: el príncipe azul no existe. Lo sabemos, quizá la respuesta sea un poco sorpresiva para ti, pero en realidad es demasiado obvio.



post-image



Pero entonces si no existe el príncipe, ¿de dónde proviene ese término que todos conocemos? Curiosamente, el término “Príncipe Azul” se ha ido modificando y malinterpretando a través de los años, hasta nuestros días en que es casi un accidente literario, te explicamos por qué. En realidad, el adjetivo azul hace referencia al carácter real del personaje; es decir, a que forma parte de la familia real. Y es aquí donde todo se pone un poco más confuso, pues la historia sobre el origen de la expresión “sangre azul” para referirse a la familia real no es única, sino que hay y han habido muchas especulaciones. Sin embargo, dos destacan por su frecuencia, respaldo y posible veracidad a los ojos de los literatos.


La primera nos dice que dentro de la aristocracia, los miembros de la familia real no salían al sol, lo que les provocaba tener una tez pálida con la cual eran más evidentes las venas en su rostro blanco. Aunque también se dice que el motivo de querer tener una piel pálida y venas que se distinguieran fácilmente era el querer demostrar que su linaje no se había mezclado con la sangre de moros o judíos.


Razones históricas por las que nunca encontrarás a tu "príncipe azul" 1


Y la segunda propone un origen más cercano al título de nobleza; pues si recordamos, los reyes eran relacionados con una procedencia celestial, razón por la cual se le daba esta adjetivo a su sangre, es decir, “sangre celestial” que con el paso del tiempo y las distintas traducciones a otros idiomas se volvió “sangre celeste”, que terminó por popularizarse como “sangre azul”. Sin embargo, no está claro el cuándo se utilizó por primera vez este adjetivo junto con el título “príncipe”, aunque se cree que fue en el cuento húngaro “El príncipe azul de las lágrimas”. Cabe destacar que el término “príncipe azul” es principalmente utilizado en el idioma español, pues en otros idiomas es más común escuchar la expresión “príncipe encantador” para referirse a este emblemático personaje.


Ahora que ya sabes de dónde viene la atribución del color, ¿por qué se le puso este adjetivo al príncipe?, ¿por qué no al rey o al plebeyo? Muy sencillo, por los atributos atractivos que se le otorgan a este personaje, como lo son la juventud, honra, belleza, valentía, fuerza y amor. Razón por la que en el mundo de la psicología existe "el síndrome del Príncipe Azul”. Este síndrome puede afectar tanto a hombres como a mujeres, y quienes lo padecen tienden a imaginar a su pareja o buscar en la misma a la persona perfecta, persona sin errores; fantasía la cual los lleva a buscar inconscientemente a alguien como la persona más perfecta que conocen: el padre o la madre, figuras que buscan reflejadas en la pareja.


Razones históricas por las que nunca encontrarás a tu "príncipe azul" 2


Sin embargo, a pesar de la constante búsqueda, lo último que logran obtener las personas con este síndrome es una pareja, pues por su deseo de alguien perfecto se dan cuenta de que muy pocas personas lo cumplen, por lo que llegan a sentir rencor hacia el género del que se busque pareja, provocando que cuando estén en una relación maltraten a la pareja de manera psicológica con constantes reproches de que no son lo suficientemente buenos. Y esta situación lleva la relación a su final inevitablemente.


Ya sea que hablemos de medicina, de literatura o de psicología, el príncipe azul simplemente no parece ser el mejor camino para llegar al amor. ¿Y por qué debería serlo? Nunca es bueno simplemente quedarte con los brazos cruzados en una torre de soledad esperando a que algún día llegue alguien a salvarte y vivir felices por siempre. Mejor levántate de esa cama donde comes helado de chocolate mientras miras alguna película romántica adolescente, y sal a luchar por el amor que te mereces teniendo claro quién eres y el valor que tienes. El príncipe azul no llegará, pero si es posible tener un final feliz.


**


Si ya encontraste al yin de tu yang, a la jacaranda de tu primavera, te recomendamos seguir estos consejos para que tu relación no se vuelva tóxica. Y si ya estás en una relación y sospechas que es momento de terminarla, lee el siguiente artículo que te dirá si tu relación tiene remedio o es momento de emprender el vuelo.



Referencias: