Cosas que no sabías sobre Francisco I. Madero y su papel en la Revolución Mexicana
Historia

Cosas que no sabías sobre Francisco I. Madero y su papel en la Revolución Mexicana

Avatar of Alejandro I. López

Por: Alejandro I. López

21 de febrero, 2017

Historia Cosas que no sabías sobre Francisco I. Madero y su papel en la Revolución Mexicana
Avatar of Alejandro I. López

Por: Alejandro I. López

21 de febrero, 2017

Francisco I. Madero es uno de los personajes más importantes de la historia nacional. Estos datos sobre su origen, hermanos y hasta espiritismo puede ayudarte a conocer mejor al hombre que se inconformó con el gobierno de Porfirio Díaz y que inició la Revolución Mexicana.


Francisco Ignacio Madero nació en Parras, Coahuila, el 30 de octubre de 1873. Era un terrateniente, hijo de una familia poseedora de grandes negocios en el norte del país. Formó parte del Partido Liberal Mexicano (PLM) como oposición al régimen de Porfirio Díaz, pero se desvinculó del mismo reafirmando sus intenciones antes de publicar "La sucesión presidencial" en 1908, donde plasmó la necesidad de transformar al país en un sistema democrático para terminar con el gobierno de Díaz y su perpetuación en el poder.


En 1910 y luego de salir de la cárcel, Ignacio proclamó el Plan de San Luis, donde llamaba al grueso de la población a levantarse en armas contra el gobierno el 20 de noviembre de 1910 a las seis de la tarde. Se trata de los aspectos oficiales que conforman la biografía de libro de texto que le da el carácter de "héroe" y "prócer" de la patria; sin embargo, existen distintos episodios poco conocidos sobre el terrateniente que murió traicionado junto a José María Pino Suárez en la Decena Trágica. ¿Quién era realmente Madero y qué mitos se levantan sobre su figura? Descubre estas facetas poco revisadas de su vida: 



El espiritismo de Francisco I. Madero


post-image


A pesar de su alta instrucción en universidades del extranjero y el roce con la vanguardia intelectual del momento, Francisco creía con vehemencia en la doctrina espiritista y su capacidad para comunicarse con los muertos. Durante su estancia en París, Madero se adentró en la lectura de Allan Kardec y siguió por el camino de esta práctica espiritual y pseudocientífica.


No sólo eso: de vez en cuando pedía consejos a sus familiares fallecidos y otros seres queridos para tomar decisiones políticas y personales. En su natal Coahuila, el liberal fundó y presidió la Sociedad de Estadios Psíquicos de San Pedro, en la cual organizaba reuniones con otros creyentes y fungía como médium. La prensa mexicana y sus adversarios políticos no dudaron en burlarse de sus creencias hasta el último de sus días.


Te puede interesar: Madero, el que inició una revolución

-

El inicio de la Revolución Mexicana


post-image


A pesar de que en la versión oficial y en los libros de texto Madero aparece como el hombre que se encargó de prender el polvorín de indignación y rebeldía que explotó a finales de 1910, la realidad es que la Revolución se gestó ideológicamente desde al menos una década antes, con antecedentes como el diario Regeneración, el Congreso Liberal de 1901 y el ala más radical del Partido Liberal Mexicano, que llevó a cabo un movimiento subversivo en distintas células con eco en los levantamientos obreros de todo el país organizado por hombres como Jesús, Ricardo y Enrique Flores Magón; Juan y Manuel Sarabia; Práxedis Guerrero y Librado Rivera.



-

Educación y origen


post-image


A pesar de lo que se pueda creer, Madero no era parte del grueso de los mexicanos que laboraban como mineros, agricultores, jornaleros, en la industria textil, del henequén o en las grandes haciendas organizadas económicamente como producción con mano de obra asalariada y esclava.


Sus orígenes fueron apenas menos humildes: Francisco nació en el seno de una de las familias más poderosas de Coahuila, dueña de haciendas agrícolas y empresas mineras en el norte del país. Su padre era parte de la élite política que había sido perjudicada una vez que la industria extranjera penetró en el país y lo envió a estudiar a Baltimore, Berkeley y Versalles antes de entrar de lleno en el movimiento armado. 

Te puede interesar: El legado de Porfirio Díaz, un héroe que creímos villano


-

Los hermanos de Francisco I. Madero


post-image


Dos hermanos de Francisco formaron parte activa de la Revolución: Raúl y Gustavo. El primero formó parte de la campaña de Francisco por el norte, y a través de Abraham González conoció a Francisco Villa. Después de participar en distintas campañas juntos, Raúl decidió formar parte de la División del Norte y se subordinó a las órdenes de Villa, quien en 1915 lo nombró gobernador de Nuevo León.


Cuatro años después se marchó a Nueva York y volvió a México después de la Revolución como empresario. Del otro lado, Gustavo dedicó su vida a los negocios y al igual que Franscisco, fue traicionado por Huerta y falleció en la Decena Trágica el 13 de febrero de 1913.



-

Madero y Villa


post-image


En busca del poder, Madero intentó agrupar a las distintas facciones en contra del régimen de Díaz en una campaña política sin precedentes; sin embargo, la promulgación del Plan de San Luis, reformista y liberal, no surtía ningún efecto para transformar de fondo la situación de millones de mexicanos. Después del levantamiento zapatista, el villismo mantuvo una posición de lealtad y respeto hacia Madero, hombre que Villa respetaba y en quien confiaba sobremanera.


En junio de 1912, Villa es detenido por órdenes de Huerta e intenta comunicarse con Madero en 19 cartas para pedir su absolución; no obstante, fue ignorado por el terrateniente. Hasta el día de su muerte en 1913, el Centauro del Norte creyó ciegamente en Francisco, sin advertir que su proyecto de nación dejaba de lado al movimiento más popular de la Revolución.


Te puede interesar: 7 cosas que no sabías sobre Porfirio Díaz

-

Conoce más sobre otros personajes de la Revolución Mexicana luego de leer estos datos curiosos de Pancho Villa que nunca imaginaste. Descubre las mejores fotografías de la Revolución Mexicana en esta serie que retrata a los vencedores y vencidos del movimiento armado que forjó al México contemporáneo.


Te puede interesar: 

¿Por qué festejamos la Revolución Mexicana el 20 de noviembre?


Referencias: